ÚLTIMOS COMENTARIOS

lunes, 29 de agosto de 2011

DE PERDIDOS AL RÍO... Nuestra economía sin rumbo

Ya hemos comentado en varias ocasiones la necesidad de verdaderos líderes que miren mas allá de sus intereses, y tomen medidas realistas -tal vez dolorosas- sin mirar sólo los réditos electorales. Puede que así, con esfuerzo, salgamos a flote. Es lo deseable.

Pero me temo que el sentido común no impera en estos días cargados de prisas, tanto en las medidas económicas como políticas. Sin embargo, tiene mucha importancia distinguir las buenas intenciones de los hechos. Son estos últimos los únicos que nos sacarán del agujero en el que estamos metidos.

Así, la semana pasada se decidió reformar la Constitución, para poner un techo al gasto descontrolado de nuestras administraciones. Se trata de una buena intención, pero no supone un hecho de que nuestro ahorro estatal real. Y si no, una muestra:

Tras todo el revuelo constitucional, aparece una noticia que ha pasado casi desapercibida: ha “aflorado” ahora un gasto no detectado en las cuentas públicas de más de 1.000 millones de euros. Creo que será mejor ponerlo en pesetas, para darnos cuenta de lo que hablamos: ¡166.386 millones de pesetas!

¿Cómo puede 'aflorar' algo así? ¿Y cómo podemos tener un Ministerio de Economía, un Parlamento y sus comisiones de control, un Tribunal de cuentas, y “aflorar” 166.386 millones de pesetas?

Si ya resulta doloroso que tengamos que poner en nuestra Constitución algo obvio (que el Estado no debe gastar más de lo que tiene) porque nos lo impone una nación extranjera -Alemania-, más penoso se hace tener que reconocer que nos lo merecemos, observando nuestras alegrías y descontrol a la hora de disponer del dinero público y del que pedimos prestado a otros.

De todas formas, visto lo visto, no sé si una ley, un cambio constitucional, o cámaras en directo cada vez que se quiera disponer de los fondos públicos, harán que dejemos de tener el brazo mas largo que la manga. Pero mucho ojo, que aquí nos estamos jugando la vida. Ya nos ha amenazado dos veces Alemania con dejar de comprarnos la deuda (vease el articulo del día 27: “AGOSTO DE 2011: HEMOS QUEBRADO POR SEGUNDA VEZ. Y ahora a correr rápido...muy rápido”).

En estos días en que Ángela Merkel tiene encima a sus votantes -y hasta al Presidente de su país- por seguir prestando a los 'derrochadores estados del sur', el riesgo de que deje de apostar por nosotros vuelve a ser alto. Por tanto, hechos, hechos reales, y no buenas intenciones. Para que nos sigan prestando. Que lo necesitamos.

Pero vista la fiabilidad de nuestras buenas intenciones, pasemos a ver si impera en nuestros líderes el sentido común, y el realismo en estos momentos de emergencia. Y me refiero al realismo de verdad, al realismo de:

- El matrimonio que ha superado su vergüenza de ir a comer cada día al comedor de Cáritas, porque así puede costear los libros escolares de sus hijos.

- Los jubilados que, además de no llegar a fin de mes, ahora usan parte de su pobre jubilación para pasar una mínima ayuda a sus hijos ya mayores, que están en paro.

- La familia (como la de nuestro ya famoso Pedro del artículo del día 16 de agosto “EL RESCATE DE LA BANCA: La realidad al desnudo”), que se ha tenido que ir a vivir a la casa de los padres tras serle embargado el piso en el que vivían.

Y para todos ellos, ¿qué soluciones realistas, pegadas al terreno, urgentes y de sentido común escuchamos de nuestros líderes? ¿Qué acciones enérgicas, de cambio de rumbo, de impulso de nuestra economía?

Pues… la gran medida, fruto de un nuevo análisis en profundidad de nuestra situación, se centra en una competición a ver quién es el primero que… ¡sube los impuestos a los ricos!

Sin duda es un hecho de tal relevancia, y de tan gran esperanza y remedio inmediato de nuestros males, que harán que ese matrimonio que come en Cáritas, los jubilados que mantienen a sus hijos, y las familias que se han ido a vivir con los abuelos, vean sus problemas atajados o en vías de solucionarse rápidamente.

Es decir, que hemos necesitado quebrar dos veces, que Alemania nos imponga estrictas condiciones para rescatarnos, y que se modifique por la vía rápida la Constitución, para que ahora nuestros líderes anden enzarzados en ver quién sube antes los impuestos a los ricos.

Podríamos decir que el 3% que les quieren subir puede reportarnos como mucho 500 ó 600 millones de euros… (hace unos días el Estado emitió una nueva remesa de dedua de 5.000 millones)

Podríamos decir que la mayoría de los ricos no se verán afectados porque se llevarán o tienen ya sus fortunas fuera de España, en Suiza, Andorra y Luxemburgo (donde por cierto tenemos muchos lectores que saludamos desde aquí)…

Podríamos decir que los ricos son los únicos que tienen los medios para hacer ingenierías financieras de sociedades especiales que tributan a tipo prácticamente cero…

Pero no, diremos que ante tantas estrecheces, no llegar a fin de mes, contemplar cómo se cierran empresas y aumenta el paro, y en definitiva, viendo cómo perdemos el partido de la salida de la crisis… estamos profundamente consolados, porque nos han dicho que a los campeones les van a subir la cuenta de la fiesta de celebración de la copa.

Y nosotros oyendo la fiesta desde fuera, en el parking. Pero profundamente aliviados. Con esperanza. Política.