ÚLTIMOS COMENTARIOS

jueves, 9 de mayo de 2013

RAJOY, EL MONJE Y LA MONTAÑA AZUL


A lo largo de la serie de artículos con más de un año que estamos publicando, puede verse que se van cumpliendo unas previsiones simplemente por el hecho de que se realizan con sentido común.

Ese mismo sentido es el que necesitamos para adoptar medidas que comiencen a sacarnos de la crisis.


Mayo de 2013:

Tras haber llegado España a los 6 millones de parados, Mariano Rajoy decide visitar al Gran Monje de la Montaña Azul para oír sus consejos. Se organiza una misión secreta para evitar que Ángela Merkel, poco dada al misticismo, boicotee el viaje. Finalmente el Presidente llega a la Montaña:

- RAJOY: Oh gran monje, que conoces nuestros inescrutables destinos y eres más grande que nuestra deuda autonómica, dime qué he de hacer para solucionar el problema del paro.

- GRAN MONJE: Te lo diré sin ser prolijo, la respuesta la tendrás si resuelves tres veces un acertijo... Éste es el primero:

Un barco está escorado y los marineros cayéndose al mar. ¿Qué harías en primer lugar: Tratar de salvarlos o estudiar la manera de subir más?

- RAJOY: (Tras pedir una previsión de respuesta a Luis de Guindos para hacer lo contrario):  

Tratar de salvar a los que se caen, y solucionar el problema del barco, pues de nada sirve intentar montar a más gente si la nave sigue escorada. 

GRAN MONJE: Has respondido con verdad, así que te daré el segundo acertijo sin maldad:

Si una cañería tiene un agujero, ¿qué harás para que llegue agua al otro extremo?: ¿Echar más agua o taparlo primero?

- RAJOY: (Después de realizar una videoconferencia con los responsables hidrológicos de varias comunidades autónomas que, obviamente, no se pusieron de acuerdo): 

Tapar el agujero, porque si no lo hago, ¿de qué me valdrá echar más agua?

- GRAN MONJE: Me impresiona tu sabiduría, oh Presidente, así que podrás responderme al acertijo siguiente:

Un jinete va montado en un burro y al llegar a una gran cuesta ve que no puede más, ¿qué hará?: ¿Golpearle con la vara para hacerlo avanzar, o bajarse del burro para que tenga menos peso y que pueda subir más?

- RAJOY: (Esta vez se da cuenta de que necesita el consejo de alguien especialmente avispado, así que llama a un sindicalista con sueldo millonario en una caja de ahorros): 

Pues lo mejor será bajar del burro, y más bien ayudarle a subir.

Y ahora, Gran Monje, dime la solución al problema de paro...

- GRAN MONJE: La respuesta, oh Mariano, tú mismo te la has dado (y desapareció).

Tras mucho cavilar en vano qué habría querido el Monje decir, y sobre todo el sentido de sus extrañas palabras, Rajoy decidió acudir a uno de los treinta empleados de la empresa pública dedicada a la interpretación del lenguaje monacal con cargo a los Presupuestos del Estado; y le respondió lo siguiente:

- El barco escorado es nuestra economía, y los marineros que caen los parados. Lo primero que hay que hacer es evitar que despidan a los que tienen trabajo, que se están yendo al agua, tratando de reflotar el barco mediante la creación de negocio; lo cual creará también más puestos de trabajo. De otra forma, si solamente se estudia la manera de subir más gente a un barco en esas condiciones, aguantarán allí tal vez un rato, pero al poco tiempo acabarán yéndose al mar como los primeros.

- La cañería son los bancos, con sus agujeros por los que se escapa el dinero que se les da, tratando de tapar sus propios problemas. Sólo llegará el crédito al otro extremo (a las empresas), y por tanto se creará empleo, si buscamos vías alternativas y seguras que garanticen que el dinero no se quede en el camino.

- El burro es nuestra economía real, la que crean empresas y familias con su trabajo, y el jinete el Estado con sus impuestos. Si en tiempos de crisis el Estado en vez de ayudarle le fustiga aún más con sus impuestos, sólo conseguirá reventar al burro. Lo que tiene que hacer es más bien tratar de aliviar su carga, y en todo caso impulsarle a salir adelante.

Entusiasmado estaba Rajoy con las tres lecciones, tanto que se dirigió inmediatamente al aeropuerto de vuelta a España... Pero en ese momento se despertó: ¡Se había quedado dormido en la replica de la contrarréplica de la sesión parlamentaria sobre el gran pacto contra el desempleo!