ÚLTIMOS COMENTARIOS

viernes, 22 de marzo de 2013

POMPAS DE JABÓN Y POCA LIMPIEZA: Chipre y España


Durante ya demasiados años nos han estado hablando de la burbuja inmobiliaria. Dicha burbuja ha supuesto además un estigma general, incluso para aquellos que no hicieron pompas.

"El ladrillo", "la culpa es del ladrillo", sufrimos "la burbuja inmobiliaria", vivimos las consecuencias de la "crisis inmobiliaria", han sido expresiones que nos han lanzado continuamente.

Sin embargo, muchos no han caído en la cuenta de que el problema de la "burbuja inmobiliaria" no es sólo la segunda parte -inmobiliaria- sino la primera -burbuja-.

Burbujas han habido muchas en la historia, aunque tal vez nunca tan seguidas como hasta ahora. Y Chipre nos revela la última: la burbuja de los bonos de deuda pública.

Lo explicaremos:

- Imagínate que tienes 1.000 euros y quieres invertirlos.

- Puedes comprar bonos del Estado alemán que te dan un 0,5% de interés, o bonos griegos con un 10%.

- Un bono es un papel que le compramos a un Estado (pongamos que por 1.000 euros) y que nos da derecho a un tipo de interés cada año; y a recuperar los 1.000 euros cuando finalice el plazo del bono.

- Como Grecia formaba parte del euro, se suponía que al final del plazo de sus bonos siempre pagaría el dinero que debía, pues toda Europa respaldaba sus deudas en caso de dificultad.

- Por tanto, decides comprar bonos griegos y no alemanes, pues te dan un 10% de interés frente al 0,5%.

- Pasas unos años ganado un dineral, pero de repente quiebra Grecia, y para tu sorpresa Europa no respalda esos bonos, sino que decide que valgan la mitad.

Hagamos un cálculo sencillo:

- Pagaste 1.000 euros por tu bono griego, y al 10% ganaste cada año 100 euros. Si fueron 2 años, has ganado 200 euros.

- Pero si ahora los bonos griegos valen la mitad de los 1.000 euros, has perdido 500 euros.

- Por tanto, ganas 200 euros con el interés pero pierdes 500 al valer tu bono la mitad, y tus pérdidas totales son 300 euros.

¿Y qué ha pasado en Chipre? ¿Cuál ha sido su burbuja?

- Chipre tenía un sistema bancario inmenso, más grande que el español, que ya es decir.

- Así como los bancos españoles invirtieron mucho en ladrillo, los chipriotas lo hicieron en bonos griegos.

- Para hacernos una idea: Tenían en bonos griegos 28.000 millones de euros, más de vez y media lo que produce todo Chipre en un año.

- Si tus 1.000 euros se redujeron a la mitad, imagínate lo que supone que todos esos millones se reduzcan a la mitad.

Por tanto, al quebrar Grecia, estalló la burbuja de los bonos griegos (como estalló la burbuja del ladrillo en España), y con ello quiebran también los bancos de Chipre.

Y las preguntas son las mismas que nos hacemos en nuestro país:

- ¿Cómo se permitió que hubiera tanto ladrillo (tantos bonos griegos)?

- ¿Por qué nadie controló el ladrillo (bonos griegos)?

- ¿Cómo se dejó que la banca se llenase de ladrillo (bonos griegos)?

Y la pregunta fundamental:

- ¿Por qué tienen que pagar los ciudadanos que no han comprado esos bonos griegos los platos rotos de la fiesta bancaria?

Al final ya sabemos lo que pasa en Europa, en España:

Hay fiesta en el ático, y cuando se les va de las manos, llaman a los de abajo para que limpien.

Y eso en Chipre. En España.