ÚLTIMOS COMENTARIOS

viernes, 27 de abril de 2012

¿TU DINERO ESTÁ SEGURO EN EL BANCO? (I): La cabra tira al monte


Hay pocas expresiones con tanto contenido como precisión, y lenguaje pegado a tierra, como ésa de: "La cabra siempre tira al monte".

La dice el afable, cuando ve que la persona en quien confiaba le ha engañado por segunda vez; el policía que comprueba cómo reincide el delincuente que ha salido a la calle por supuesta buena conducta; o la pareja que se casó con alguien a quien pretendía cambiar.

Cuando aún la banca no se ha recuperado de los excesos pasados, que le llevaron a dudosas inversiones millonarias.

Cuando aún se empeña en culpar de su agujero solamente a los que se metieron en pisos que no debían, pero que recibieron dinero en exceso por los que ahora les culpan.

Cuando aún el sistema bancario no ha limpiado esos montajes artificiales, por los que construyó productos financieros apoyados en el aire y en el humo.

Y…

Después de los miles de millones de euros públicos destinados al saneamiento de los bancos y cajas, sin haberlos si quiera limpiado un poco.

Después de haber construido el Estado algo tan artificial como el FROB (Fondo de Reordenación Ordenada Bancaria), que lo único que ha hecho es prestar dinero a la banca, para ahora no saber qué pasará con él.

Después de que los bancos hayan tomado prestados 300.000 millones de euros del Banco Central Europeo, o lo que es lo mismo: 300.000.000.000 euros, o aún más claro: 50.000.000.000.000 pesetas, a un exíguo 1%, para tapar sus agujeros y los de la deuda del Estado, y depositar el resto en el mismo BCE por si lo necesitan más adelante.

Ahora…La cabra vuelve a tirar al monte

PASO 1:

El Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), es el dinero que se guardaba cada vez que metemos dinero en el banco, a razón de 2 euros por cada 1.000.

El objetivo de ese Fondo es que si un banco quiebra, los que tengan dinero en él puedan recuperarlo, con un límite de 100.000 euros por persona: Esto era lo que todos presuponíamos cuando nos decían que “nuestro dinero estaba garantizado”: porque lo garantizaba el dinero del FGD.

PASO 2:

El año pasado se decide cambiar las reglas, y que el Fondo de Garantía de Depósitos se use para tapar los agujeros de las cajas y bancos.

El motivo es que el Estado tiene una deuda tan alta, que no puede permitirse ayudar a los bancos. Por ello, se echa mano de este Fondo que garantizaba nuestro dinero. Pero la mano se les va, tanto que se ha consumido todo el dinero.

De facto, por tanto, nuestro dinero en los bancos no tiene ya garantía: Sólo hay la promesa de que si alguno quiebra nos lo devolverán.

PASO  3:

Ante esta situación de vaciamiento del Fondo, se idean diversas fórmulas:

a) Que en vez de entregar al Fondo 2 euros de cada 1.000 depositados en cuentas, sean 3 de cada 1.000.

Los bancos se niegan, pues supondría cobrar más comisiones al público (cosa ya difícil), o destinar parte de sus beneficios a ese Fondo, pero eso afectaría al bolsillo de directivos y accionistas.

b) Crear nuevas fórmulas artificiales como las realizadas en el pasado.

Y aquí es cuando la cabra tira al monte… Al monte de los castillos en el aire, con nombre bonito, pero totalmente ficticios:

Se decide que el Fondo de Garantía de Depósitos, que no tiene ya dinero porque se ha gastado en tapar el agujero de la banca, tenga ahora papeles de préstamo de esa misma banca: El FGD poseerá, por tanto, papeles en vez de dinero.

Por tanto: ¿Qué pasaría si un banco quiebra y tienes tu dinero en él?

Pues que el Fondo de Garantía de Depósitos tendría unos papeles que dicen que un banco le ha prestado dinero para devolverte lo que tienes depositado.

Observemos la diferencia entre decir:

- Toma tu dinero de vuelta, que lo cojo de este depósito.

A decirte:

- Aquí hay unos papeles que dicen que un banco tiene dinero para poder devolverte lo que te debemos.

La cabra siempre tira al monte… Llevándose el dinero.