ÚLTIMOS COMENTARIOS

jueves, 16 de febrero de 2012

EXPERIENCIAS QUE MARCAN: Incendio


Terrible. Cosas como la que pude presenciar ayer son las que te marcan. Y no se olvidan.

Frente a mi casa. En un sexto. Primero empecé a ver humo, y luego más humo. Hasta que asomó una llamarada por la ventana. Aunque no se veía, había gente dentro.

Unos minutos angustiosos, hasta que por fin empezamos a oír sirenas. Todos nos sentimos aliviados: Por fin habían llegado los bomberos.

Uno que parecía el jefe se puso a dar instrucciones ante el alivio general. Por no hablar de los que estaban  dentro de la casa.

No había ya más tiempo. Pero por fin se iba a terminar la pesadilla.

Comenzaron a sacar las mangueras, oyéndose los primeros gritos en el edificio. Las extendieron por la calle.

Luego el jefe de bomberos hizo una inspección del portal, anotando los posibles puntos débiles del edificio.

Fue entonces cuando vimos aparecer a una señora con un niño en brazos. En el balcón. Desesperada.

Los bomberos se organizaron junto al edificio. Mirando con detenimiento el denso humo que salía ya de todas partes.

La gente empezó a impacientarse, y les gritaba que tenían que entrar ya.

El jefe de bomberos sacaba repetidamente un transmisor, para contactar con alguien de fuera, ante la impaciencia de los que nos agolpábamos en la calle.

Tras un tiempo que se nos hizo eterno, los bomberos anunciaron que se iba a modificar el sistema contra incendios de la normativa municipal. Y que había que esperar.

La tensión se transformó en enfado. Desesperación para los de dentro del edificio en llamas. Pero el jefe de bomberos nos indicó con firmeza que…

Las medidas que se están adoptando no surtirán efecto a corto plazo, pero que servirán en unos meses.

Pobres incendiados. Y quemados que estamos todos. A corto plazo.