ÚLTIMOS COMENTARIOS

lunes, 8 de julio de 2013

SALIENDO DE LA CRISIS: Un médico eléctrico al teléfono


El viernes tuve un día bastante ajetreado, como viene siendo habitual últimamente.

Primero me tocó ir al médico a una revisión. Tras un rato esperando, me condujeron a una consulta adonde me esperaba ya el doctor.

- Buenos días, Jesús.

- Buenos días, doctor.

- En fin, al grano: ¿Cómo me ves, Jesús?

- Pues la verdad es que los signos del infarto no han remitido. Yo casi pediría primero una placa de tórax y luego un cardiograma.

- Está bien, Jesús. Te llamaré cuando tenga los resultados.

- Adiós, doctor.

Desde allí me fui a casa de un electricista:

- Hola, buenas, soy Jesús.

- Está bien, pase.

- Dígame, ¿qué le pasa?

- Pues Jesús, que en casa tenemos pérdida de potencia.

- Uy, eso es el transformador...

- Vaya, entonces habrá que cambiarlo. ¿Para cuándo estará?

- No se preocupe, mañana lo tendrá listo.

- Gracias, Jesús.

Finalmente, mientras volvía a casa, tuve tiempo de llamar a mi compañía de móvil, para ofrecerle una nueva tarifa que he sacado estos días.

Por eso...

- Espera, Jesús, hoy falla algo en tu artículo.

- ¿Perdón?

- Vamos a ver, tú eres economista, ¿no?

- Sí, ¿y?

- ¿Pues qué pintas recetando a un médico, arreglándole la luz a un electricista u ofreciéndole tarifas a compañías de móviles?


Estos días hemos sabido que el Estado tendrá que inyectar más dinero público, hasta un total de 30.000 millones de euros, a CaixaNovaGalicia y CatalunyaCaixa.

Ese dinero servirá para tapar los agujeros de sus malas inversiones, además de para pagar las pensiones millonarias de sus directivos.

¿Los bancos, las cajas, no son los que prestan a los ciudadanos?

¿O somos nosotros los que les prestamos a ellos?