ÚLTIMOS COMENTARIOS

jueves, 7 de junio de 2012

MERCADONA: Yo me incendio, tú te incendias, él... Dice que María es culpable


María fue a trabajar temprano, como cada día. En la enorme discoteca de las afueras de su ciudad.

Esa mañana estaba especialmente cansada, ya que Lolita -su bebé de cuatro meses- no había dejado de berrear toda la noche...

Al entrar en el local, salía Francisco -uno de los camareros- que le dijo que seguía con su "mala racha", y había dejado los cristales de al menos seis vasos rotos detrás de la barra.

Terminó su tarea María cinco horas después, con los ojos casi cerrándoseles; y con las mesas llenas de posos de las copas de la noche anterior sin limpiar bien.

Volvió a abrir la discoteca a las 12 de la noche, y entraron en tropel los clientes; que volvieron a oír cómo a Francisco se le caían algunos vasos, llenando el suelo de cristales.

Y de nuevo contemplaron las mesas con restos de copas de la noche anterior, porque María no había terminado bien su trabajo.

Al poco entró una despedida de soltero, con gente gritando estruendosamente; entre las luces de las bengalas que llevaban encendidas.

Para hacerlo más espectacular, uno de los de la fiesta encendió un gran fuego en medio de la pista, de donde surgían destellos de luz que acababan en enormes explosiones de petardos.

Y uno de ellos acabó por prender en una cortina, y de allí al techo, que comenzó a arder.

En menos de media hora todo el local estaba en llamas, ante las miradas de asombro y desesperación de los que poco antes estaban dentro.

Siniestro total, devastación completa, y el local reducido a escombros a pesar de los bomberos que habían acudido al rescate.

A la mañana siguiente un escueto comunicado del dueño:

"La discoteca ha ardido y ha quedado reducida a cenizas. Y todo ello por culpa de la poca cualificación de los camareros, que dejaban caer las copas, y de las limpiadoras, que no habían limpiado bien las mesas".

Un momento, Jesús: ¿Eso qué tiene que ver? No te niego que tal vez el camarero podría haber tenido más cuidado, y que la limpiadora tendría a lo mejor que haberse aplicado un poco más... Pero el fuego que acabó con el local lo provocaron otros...

Juan Roig, Presidente de Mercadona: "Tenemos que cambiar, y trabajar más todos", para evitar el rescate.

La banca tiene un agujero de 50.000 millones de euros. Para evitar la intervención, España está buscando la manera de inyectar dinero en las entidades, pero los mercados le han cerrado las puertas a menos que adopte fuertes recortes. 

María y Francisco: Culpables. ¿Ellos?