ÚLTIMOS COMENTARIOS

viernes, 31 de mayo de 2013

CUANDO EN ECONOMÍA SE GANA PERDIENDO (II): El caballo de Bankia


Vimos en el último artículo cómo una persona que ha apostado por un caballo perdedor puede ganar mucho dinero si lo que apostó fue que perdía.

En efecto, lo importante no era que su caballo venciera, sino averiguar qué iba a hacer; en este caso perder.

Con la bolsa sucede lo mismo: Si sabemos o intuimos que una acción va a bajar, podemos invertir a que baja; y ganaremos con ello mucho dinero.

Sólo hay que seguir el siguiente procedimiento:

Supongamos que una acción vale 200€, y por el motivo que sea intuimos que va a bajar.

Podemos dirigirnos a alguien que tenga 10 acciones y que no tenga pensado venderlas, de tal forma que le pedimos que solamente nos las ceda a cambio de darle al cabo de unos días otras iguales más una pequeña cantidad de dinero.

En cuanto tenemos las 10 acciones, las vendemos, y conseguimos 10 x 200€ = 2.000€ con la venta.

Al cabo de unos días, cuando tenemos que devolver las 10 acciones, resulta que hemos acertado, y el precio de cada acción ha bajado de 200€ a 100€.

Compramos entonces 10 acciones para poder devolverlas, y nos cuestan 10 x 100€ = 1.000€ por la compra.

Por tanto, terminada la operación tenemos lo siguiente:

- Hemos sacado vendiendo las acciones al inicio: 2.000€

- Hemos comprado acciones al final por valor de: 1.000€

- Hemos ganado un total de: 1.000€

Y todo ello a cambio de la pequeña cantidad que acordamos pagar al que en un principio tenía 10 acciones, y que luego recibió de nuevo otras 10 acciones.

Obviamente, el dueño de esas 10 acciones (y que no tenía pensado venderlas) ha visto cómo su propiedad ha bajado hasta la mitad de precio, y nosotros nos hemos quedado con la diferencia.

Pues eso es lo que ha sucedido con las acciones de Bankia estos días...

Resulta que la gente que tuvo la desgracia de verse enganchada en las preferentes, en vez de recibir su dinero, se enteró de la noticia de que el banco los iba a compensar dándoles acciones del propio banco.

Como la cantidad de acciones que iban a recibir todos era muy alta, lo lógico y previsible era que el valor de las acciones de Bankia bajara, porque se preveía que en cuanto las recibiesen saldrían en masa a venderlas para recuperar parte de su dinero.

Mientras esos dueños de preferentes estaban esperando a recibir sus acciones, algunos adelantados se hicieron con acciones de Bankia ya existentes y las vendieron antes de que su valor bajara (los 2.000€ que vimos).

Cuando los dueños de preferentes recibieron sus acciones el precio de Bankia bajó, y los adelantados aprovecharon para comprar al precio bajo (los 1.000€ que explicamos), y ganaron con el trámite mucho dinero (1.000€ del total de la operación).

Hasta ahora hemos hablado de 10 acciones, y se ganaban 1.000€. Pero, ¿y si algunos adelantados hubiesen comprado 1 millón de acciones de Bankia antes de que bajaran? ¡Habrían ganado 1.000 millones de euros!

El resultado final es que cuando los dueños de preferentes recibieron sus acciones, el valor bajó: El caballo de Bankia había perdido.

Pero los que se hicieron con acciones antes de que bajaran, para venderlas y luego comprarlas, se conviertieron en millonarios.

Bankia perdió, y muchos ahorradores vieron cómo sus ahorros se esfumaban: Tanto los que tenían acciones y no las vendieron antes de que cayeran, como los dueños de preferentes que recibieron acciones cuando ya habían caído.

Pero unos pocos daban saltos de alegría: Los que habían vendido a un precio y comprado a otro mucho menor.

Ahora se dice que se va a investigar qué ha sucedido...

Ha sucedido que en vez de devolver el dinero a los que fueron enganchados con preferentes, han hecho ricos a los que apostaron por el caballo perdedor. Sabiendo que iba a perder.