ÚLTIMOS COMENTARIOS

viernes, 18 de enero de 2013

ESPAÑA Y LA COMUNIDAD: Frotándonos los ojos


Ayer reunión de mi comunidad de vecinos: Calentita, como era de prever; sobre todo porque estamos hartos de pagar y que no haya una sola reforma. Por no decir de los servicios como el agua caliente, que siempre anda estropeada.

Sin embargo, para sorpresa de todos, el presidente comenzó con un preámbulo que nos llenó de alegría:

- Sé que muchos estáis enfadados con la manera en que se ha conducido la comunidad a lo largo de estos últimos meses, pero las cosas van a cambiar en el 2.013.

Comenzamos a frotarnos los ojos, y otros a rascarse las ya incipientes calvas, de pura incredulidad.

- Nuestras cuentas están empezando a reflotar, y podemos hablar incluso de una situación desahogada. Y todo ello gracias a una subida de la contribución en un 4,2%, que esperamos sea aún mayor este año.

¡¿Cómo?!, ¿me estaban diciendo que la buena situación se debía a que nos habían cobrado más? Pues vaya una manera de solucionar los temas...

La recaudación por impuestos subió un 4,2% en España, y es uno de los datos que se exhiben como muestra de recuperación.

- Además, vecinos, hemos pasado de unos bancos que no querían saber nada de nuestra comunidad, a que ahora no tengo problema en ir a ninguno y pedir todo el dinero que quiera, incluso a unos intereses menores.

Bueno, eso era ya lo que me faltaba: ¿Tenía que aplaudir porque ahora nos endeudábamos sin problema? ¿No sería mejor suspender esas comidas del presidente con los proveedores, y los gastos en adornos y flores que no tenían utilidad? ¡Que dejásemos de gastar tanto y endeudarnos!

Los mercados han vuelto a prestar a España en abundancia, incluso a tipos de interés menor; y hemos pasado de pagar un 7% al 5% en el dinero que pedimos prestado a 10 años.

Total, que acabó la reunión de la comunidad de vecinos con el entusiasmo de la mayoría de los vecinos, que dada la buena situación aprobaron nuevos gastos y se fueron luego a comer a un restaurante cercano.

Yo me fui a mi piso, y me ahorré la comida: No veía motivos reales que celebrar.