ÚLTIMOS COMENTARIOS

martes, 20 de septiembre de 2011

CRISIS GLOBAL: El día que acribillaron al Sheriff Timothy

Recuerdo a mi padre decirme de pequeño: “Hijo, si ves una pelea en la calle, no te metas; o acabarás recibiendo tú”. Sabiduría popular centenaria. Seguro que los Padres Fundadores de EEUU dijeron lo mismo a sus vástagos. Pero tal vez alguno olvidó transmitirlo…

La semana pasada vimos cómo la bolsa empezó una subida, que algunos intuyeron como el inicio de la recuperación en Europa. La causa: las expectativas generadas ante varios hechos. A saber: 

- Ángela Merkel y Nicolás Sarkozy habían tenido una videoconferencia con el Presidente griego, para discutir sobre la crisis de su país.

- El Banco Central Europeo comentó que podría empezar a hablarse de eurobonos.

- Los ministros de economía de la Unión Europea se reunieron para estudiar la próxima ayuda a Grecia.

Repetimos los verbos empleados en esas tres noticias positivas: “discutir”, “empezar a hablarse” y “reunieron”. Así podremos juzgar con claridad el resultado tras ellas: nada. O mejor dicho: una nueva caída en la bolsa ayer.

Porque esos verbos y esas noticias pueden animar a los ministros, e incluso a algunos espectadores. Pero cuando te juegas el dinero -como ocurre en la bolsa-, son otros los verbos que quieres escuchar: “decidieron”, “ejecutaron” o algo con un mínimo de realidad.

Por otro lado, por primera vez en la historia de la Union Europea, asistió a la reunión de los ministros de economía europeos el Secretario del Tesoro Norteamericano (el máximo dirigente del Banco Central de EEUU): Timothy Geithner.

Valentía no se le puede negar al Secretario, que al más puro estilo sheriff acudió a la reunión europea a tratar de poner orden.

Estaban los ministros de economía discutiendo en el Saloon (o cantina) de la Unión Europea. Y cuando todos se disponían a lanzarse las botellas, sillas, e incluso alguno amenzaba con desenfundar, apareció en las puertas batientes Timothy… Timothy Geithner.

Entró con paso firme a la reunión de ministros, tomó la palabra, y pidió a la asamblea que la Unión Europea manifestase su unidad, adoptando las medidas necesarias para salir del agujero. También los animó a ser solidarios, y que los países más ricos ayudasen a aquéllos en dificultades.

Se hizo el silencio… Y a continuación… Ahora sí… Empezaron a volar las botellas, sillas y hasta las mesas. Pero hacia el bueno de Timothy:

- El ministro de economía alemán le dijo a Geithner que ya habían ayudado bastante. Y que no estaban dispuestos a financiar ilimitadamente a países como Grecia.

- La ministra austriaca le soltó que cómo podía venir a la reunión de economía de Europa dando lecciones, cuando la situación en EEUU está peor (ahí Geithner no pudo dejar de recordar que -con Obama- la deuda de EEUU ha subido 4 billones de dólares, y el paro del 7,6% al 9,2%).

- Por último, el jefe de la reunión de ministros de economía europeos le dijo a Timothy que se fuera, porque comenzaban las deliberaciones, en las que no podía haber ningún extranjero.

Y fue así como Timothy… Timothy Geithner, tuvo que volverse humillado a su país, antes de tener que desenfundar en clara minoría. Gran algarabía europea, cuyos ministros seguían sin tomar decisión alguna, pero ahora tenían una víctima propiciatoria.

Llegó Geithner a EEUU, y se fue directamente a la Casa Blanca...

Ahora es el momento en que los espectadores de la película esperarían a todo un Presidente de EEUU dar un puñetazo encima de la mesa de su despacho oval, tras ver la humillación a su emisario.

Esperamos con ansiedad verle descolgar dos teléfonos: uno para retirar a todos sus embajadores en Europa, y otro para ordenar a la US Navy enfilar siete portaviones hacia el viejo continente: ¡Nadie trata así al enviado del Presidente!

Pero… No. Obama llama cordialmente a Sarkozy, y conciertan una reunión esta semana durante la visita del Presidente francés a la ONU en Nueva York.

¿Es éste el final de la película?: Sí. ¿No hay portaviones?: No. ¿Algún tiro?: Ni medio.

Aparecen entonces unas letras sobreimpresionadas en la pantalla del cine. De esas que nos explican al final de las películas americanas la historia real en la que se basan.

Y dicen así:

Antes de la crisis, Grecia emitió miles de millones de euros de deuda.
Esa deuda fue comprada por muchos bancos europeos.
Los bancos europeos se hicieron un seguro,
para que caso de que Grecia no les pagase,
el seguro les devolviera el dinero.
Esos seguros fueron hechos por
aseguradoras americanas.

Si cae Grecia, caen todos.

THE END