ÚLTIMOS COMENTARIOS

martes, 7 de febrero de 2012

NO HAY EXCUSAS: Tu solidaridad es necesaria

Es en momentos como los presentes de crisis donde se pone a prueba la verdadera solidaridad de una sociedad.

Ver que nuestros sueldos -si somos funcionarios- se ven drásticamente recortados, o se nos está acabando la prestación por desempleo, no puede ser excusa para acercarnos a todos aquellos que, en la indigencia, pasan por una necesidad extrema.

Tal vez muchos estén pasando por verdaderas dificultades para llegar a fin de mes, y noten en sus carnes lo más duro de la crisis, pero aún así han de sentirse removidos por casos que piden una atención urgente.

Sabemos que los comedores de Cáritas no dan abasto cada día tratando de solventar lo que ya es una verdadera emergencia en nuestro país, y todos tenemos a nuestro alrededor casos desesperados que llaman a nuestra puerta, o tal vez no lo hacen por sentir la vergüenza de sentirse necesitados.

Pero ello no nos puede servir de excusa para atender casos de verdadera penuria, que merecen nuestra especial atención. El Gobierno ya ha atendido la llamada de esas personas necesitadas, pero no es suficiente: es el momento de que todos contribuyamos solidariamente para tratar de aliviar esta indigencia:

"Los presidentes y directivos de bancos y cajas que reciban ayudas públicas no podrán cobrar un sueldo de más de 600.000 euros (100 millones de pesetas) al año"