ÚLTIMOS COMENTARIOS

lunes, 31 de octubre de 2011

MOMENTOS CUMBRE DE LA HUMANIDAD... Mientras te quedas sin piso y sin trabajo

Lo bueno de esperar unos días antes de publicar nada sobre las cumbres europeas, que tanto abundan últimamente, es que uno descubre su verdadera repercusión para la vida real.

Para aquéllos que no hayan tenido tiempo de seguir la bolsa en estos días, podemos hacer un resumen que resultará muy útil, pues siempre ocurre lo mismo ante este tipo de reuniones, y que las coloca en su verdadera dimensión:

1) Mérkel y Sarkozy anuncian una próxima cumbre europea para dar soluciones a la crisis: Sube la bolsa.

2) Los dos dirigentes se reúnen y constatan sus diferencias en el modo de solucionar las cosas: Baja.

3) Fuentes oficiales señalan que Alemania y Francia están acercando sus posiciones: Sube.

4) Mérkel y Sarkozy retrasan la cumbre europea por no haber llegado a un acuerdo previo: Baja.

5) Se reúnen finalmente todos los líderes europeos y anuncian una serie de medidas para relanzar la economía europea: Sube.

6) La falta de cifras concretas difunde la sensación de que se trata sólo de un decálogo de buenas intenciones, sin compromisos firmes: Baja.

Y así mientras todos esperan una nueva reunión...

Podríamos ahora hablar de las tres medidas adoptadas en dicha cumbre: hacer que los bancos sean más solventes, reducir la deuda griega y ampliar el fondo para rescates, pero eso sería entrar en juegos macroeconómicos que tanto gustan a nuestros dirigentes; y que tan poco afectan a nuestra vida real.

¿De qué sirve comentar esas reuniones de grandes líderes, si tenemos cinco millones de parados en España?

¿Para qué vamos a analizar las medidas adoptadas, si de los jóvenes entre 16 y 24 años que no tienen más remedio que trabajar en vez de formarse, el 48% no encuentra empleo?

¿Qué nos importa el recorte de la deuda griega, si se están produciendo desahucios a un ritmo de 16.000 por trimestre?

Cuando comiencen las cumbres europeas sobre el crecimiento económico, el paro y el colapso hipotecario de los hogares, haremos un análisis pormenorizado de las medidas y sus consecuencias.

Mientras tanto, sólo nos queda temblar cada mañana al ir al trabajo por si el jefe nos llama a su despacho. Y mirar la cola que hay en los comedores de Cáritas cuando salimos al mediodía.

En las cumbres europeas ya no se hacen la "foto de familia" de todos los líderes juntos. O a lo mejor sí se la hacen pero no nos la enseñan. Porque nosotros estamos en otro mundo... Y ellos en el suyo.