ÚLTIMOS COMENTARIOS

viernes, 13 de abril de 2012

VOLANDO ALTO: Haz lo que quieras, tú que puedes, pero no me digas que lo haces por España


María se paga la carrera cuando su padre taxista engancha otra carrera: la tuya o la de los que tienes detrás. Haz lo que quieras.

Antonio se sabe de memoria cada arco del acueducto de Segovia, pero lo sigue explicando como el primer día, también por la propina. Haz lo que quieras.

Pilar sonríe en inglés cuando pone el café del hotel por la mañana, antes de irse a la academia para ver si también puede decir algo y la cogen de recepcionista. Haz lo que quieras.

Y tú no sabes cómo vas a costear tus vacaciones, Mauricio. Que no es tu nombre, sino el de las islas que frecuentas. Ni qué pasará con el Mercedes que tenías en mente, el de dos plazas.

Tantas como las puertas que hoy estarán cerradas en el taxi del padre de María. Tú que puedes. 

Como las horas que esperará Antonio en su acueducto antes de irse porque no vienen belgas que le escuchen. Tú que puedes.

Y las que dormirá Pilar, porque no la han llamado para el café y tiene que ir a poner copas si quiere pagar la academia. Tú que puedes.

Pero tu eso no lo sabes, o no te importa; o ambas. Y dices que lo haces por defender a España.

Para eso eres piloto de Iberia y vas a hacer huelga todos los lunes y viernes de aquí a julio. Y dices que lo haces por defender a España.

Cargándote el turismo, nuestra economía, y el futuro de María, Antonio y Pilar. Y dices que lo haces por España.

Haz lo que quieras, tú que puedes, pero no me digas que lo haces por España.