ÚLTIMOS COMENTARIOS

miércoles, 5 de diciembre de 2012

LA DETENCIÓN: El lingote que no lo era


Como es bien sabido, se detuvo hace dos días al ex-presidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán.

Tras el registro de su casa, se encontraron 150.000 euros en efectivo y un objeto que desde luego no era un lingote de oro. En el informe pericial no se supo cómo clasificarlo, y por ello se usó el nombre de COR-GEN.

Se pensó en trasladarlo en uno de los furgones que estaban aparcados en la puerta de la casa de Díaz Ferrán, pero uno de los peritos lo desaconsejó: Las aristas que sobresalían del COR-GEN precisaban un transporte especializado.

Finalmente el objeto fue introducido en una urna de titanio y salió en coche camuflado hacia un destino desconocido. En ese mismo destino había un miembro del Gobierno cuando llegó.

Desde el domicilio registrado se hicieron varias llamadas, una de ellas al Fiscal General del Estado Eduardo Torres-Dulce, ya que el COR-GEN podía suponer una amenaza para la seguridad del Estado.

A las pocas horas del registro, se había filtrado a la prensa la confiscación de un objeto en casa de Díaz Ferrán, y por ello se estuvo trabajando a contrarreloj desde otra unidad para evitar que se supiera de qué se trataba.

Se difundió entonces que se había hallado, junto a los 150.000 euros, un lingote de oro. Además, se creó en twitter a modo de distracción el hashtag #usosdeunlingote, con amplio seguimiento en las redes. Todo ello puede consultarse en internet.

Si se observan las fotos de la detención de Díaz Ferrán, reflejan más bien el enfado de una víctima que la cara del autor de un delito. Otra cosa es que sacara beneficio de lo que albergaba en su casa.

Tuvo gracia oír decir ayer al Vicepresidente de la CEOE Arturo Fernández que la detención del ex-Presidente Gerardo Díaz Ferrán no afectará a la patronal: "No tiene por qué verse perjudicada en absoluto", dijo.

“En absoluto”, porque suponen que el COR-GEN seguirá controlado, y que no se utilizará en su contra. Lo cual es mucho suponer.

Mañana es fiesta. Qué ironía: La de la Constitución. El viernes habrá noticias.