ÚLTIMOS COMENTARIOS

martes, 3 de septiembre de 2013

EL PARO Y EL GORDO: Porque es gordo


Aunque no fuera el momento más propicio, porque el buen tiempo invita a ciertos excesos, decidí bajar de peso durante el verano.

Aleccionado acerca de la necesidad de ponerme en manos de profesionales, decidí acudir al dietista; mentalizado de que me tocaría realizar un gran esfuerzo.

Mis expectativas se cumplieron: el programa que me impuso resultó ser duro, muy duro diría. Básicamente ha consistió en lo siguiente.

- Fin a cualquier tipo de exceso.

- Sólo podría comer ciertos alimentos.

- Tendría que hacer una hora de ejercicio diario.

Ahorro contar lo cuesta arriba que me ha resultado este tiempo. Pero el objetivo merecía la pena, las muchas penas pasadas.

Ayer por fin volví al dietista tras este duro tiempo, deseando saber el resultado de mis esfuerzos; porque el plan psicológico consistía en no pesarme hasta el final.

Me subí a la balanza con emoción… Miré el peso, y comprobé que había perdido… ¡31 gramos!

El dietista me miró con emoción y una enorme sonrisa, diciéndome que el plan había sido un éxito.

¡Un éxito! ¡31 gramos tras todo este esfuerzo!

Entonces me insistió en que tenía que entender que al menos había dejado de engordar, y que 31 gramos era un inicio.

Sin comer, haciendo ejercicio, y sin concederme nada… Y resulta que estaba en un inicio de gramos…

Desde hace ya mucho tiempo, los españoles hemos tenido que solucionar nuestros problemas económicos. Además, nos han hecho tapar el agujero en las cuentas públicas.

Hemos dado 61.000 millones de euros de dinero público para sanear la banca, por los malos negocios en los que ellos se metieron, supuestamente para reactivar la economía.

Todo ello ha salido de los bolsillos de los ciudadanos, de nuestro esfuerzo en tiempos de penuria, con unos impuestos que no paran de crecer.

Además, nos llegan cada día datos acerca de cómo la corrupción se ha llevado durante estos años buena parte de las reservas que ahora nos vendrían tan bien.

Y todo ese esfuerzo, penurias y malvivir, para… ¡31 parados menos en agosto!

Sí, se ha detenido el paro. Sí, es un inicio…

Sin comer, sin concedernos nada… Con la subida de impuestos, los 61.000 millones a la banca, y el dinero que nos falta por la corrupción…

Y resulta que estamos en un inicio de gramos… De 31 parados menos.

¡Con 6 millones que tenemos!