ÚLTIMOS COMENTARIOS

lunes, 13 de febrero de 2012

SALDREMOS DE ÉSTA (III): Te toca... Pero no lo tocas


Te tocó. No te lo podías creer cuando miraste el periódico, pero allí estaban los 5 números y las dos estrellas: pleno en el euromillón; 100 millones de euros.

Decides depositarlos en 20 bancos distintos por si alguno quiebra, y la mitad en dólares; y una buena cantidad en cajas de seguridad por si el sistema se va al garete. Pero como quieres contribuir a la economía española, dudas de si invertir una parte, y decides seguir asiduamente la prensa de negocios.

Lees lo siguiente:

- La reforma financiera hará que los bancos saneen sus balances, y las posibles fusiones entre ellos favorecerá su fortaleza. La estimación es que en uno o dos años se complete el proceso.

Bueno -piensas- me alegro por los bancos, pero eso a mí de poco me sirve. Te das cuenta de que no vas a oler un préstamo durante ese período. Y como te parece absurdo tener que invertir usando sólo tu dinero, sin ayuda de quienes están precisamente para eso, casi desistes de tu empeño por ayudar a reactivar nuestra economía.

Pero continúas con tu afan inversor, y sigues leyendo:

- La reciente reforma laboral dará más flexibilidad a las empresas para ajustar sus plantillas en caso de una mala racha económica.

Jajaja -te ríes-, estamos buenos. No he invertido aún mi dinero y ya tengo que ponerme a pensar en qué haré si todo me va mal... ¡Así no invierto!

Te dices a ti mismo que te da igual que ahora se pueda despedir con 20 días de indemnización en vez de 33, porque si te metes en algo es porque lo ves rentable, y entonces contratas a todo el que pase por la calle: ¡Lo importante es que haya negocio, no cuanto te cueste despedir a la gente!

Pero como sigues empeñado en ayudar a la economía con tus 100 millones, sigues leyendo. Te topas con la siguiente noticia:

- La producción industrial española cayó un 1,7% en 2011.

Vaya, tú que tenías en mente construir una fábrica como aquella que tenía tu abuelo para hacer pan, pero ahora tan enorme como a él le hubiese gustado... Y resulta que la producción está cayendo; cuando lo normal es que no baje nunca, sino que no pare de crecer en una economía sana...

Claro, ahora entiendes que el Producto Interior Bruto (PIB) de España está bajando: se está produciendo  menos. Y entonces se necesita menos gente y hay más paro.

Pensabas que la reforma financiera y la laboral acabarían con nuestros males, y podrías invertir tus 100 millones; y ahora resulta que te das cuenta de que esas dos cosas no hablan del principal problema que te has encontrado: nuestras fábricas -nuestra economía- está produciendo menos y echando gente a la calle.

Está claro que, antes de nada, lo que necesitas saber es por qué se están parando nuestras máquinas, ¡y como reactivarlas!

Pero estás ya muy cansado y -como no te gusta el golf a pesar de tu riqueza- te vas a tomar unas cañas con tus amigos de siempre. Mañana tratarás de resolver esa cuestión.