ÚLTIMOS COMENTARIOS

viernes, 14 de junio de 2013

EL BANQUERO PERVERSO: Una deuda de dimensiones bíblicas


Lo ocurrido estos días con la banca ya fue ilustrado hace 2.000 años, tal y como recoge una conocida escritura que adaptamos a su versión financiera actual.

El Reino Financiero es semejante a un Estado que quiso ajustar cuentas con los banqueros. Al empezar a ajustarlas, le fue presentado uno que había generado un agujero de 10.000 millones.

Como no tenía con qué pagar, ordenó que fuese encarcelado él, su mujer y sus hijos (que habían participado del negocio), y que se le embargara todo cuanto tenía para que así pagase.

Entonces el banquero se echó a sus pies, y postrado le decía: ‘Ten paciencia conmigo, que todo te lo pagaré’. Movido a compasión el Estado, le dejó en libertad y le dio un préstamo barato de dinero público al 0,5% con el que sanear su banco.

Al salir de allí aquel banquero, se encontró con uno de sus clientes, que le debía diez mil euros de la hipoteca; lo agarró y, ahogándole, le decía: ‘Paga lo que debes’. Su cliente, cayendo a sus pies, le suplicaba: ‘Ten paciencia conmigo, que ya te pagaré. ¿No ves que los intereses son muy altos por la cláusula suelo?’. Pero el banquero no quiso, sino que fue y lo echó en la cárcel hasta que pagase lo que debía.

Al ver los otros clientes lo ocurrido, se entristecieron mucho, y fueron a contar al Tribunal Supremo todo lo sucedido.

Un Juez entonces lo mandó llamar y le dijo: ‘Banquero malvado, te dieron un préstamo al 0,5% porque lo suplicaste. ¿No debías tú también compadecerte de tu cliente, del mismo modo que se compadecieron de ti, y cobrarle unos intereses menores quitándole la cláusula suelo?’

Y encolerizado el Juez, lo entregó a los funcionarios de Soto del Real hasta que pagase todo lo que le debía, y le quitó la cláusula suelo a los clientes.