ÚLTIMOS COMENTARIOS

lunes, 16 de abril de 2012

CUENTOS ECONÓMICOS POPULARES: Luisillo y el lobo


En un lugar no muy lejano, existía un pueblecito blanco situado en un verde valle, lleno de ovejas. Los lugareños se alimentaban de la carne de sus rebaños, bebían la leche, y se vestían con su abundante lana.

Pero tras unos años de bonanza, llegó una gran sequía, y el prado dejó de tener hierba. Además, la pastora que cuidaba de las ovejas las había descuidado, entretenida en cantar hermosas canciones mientras el ganado se moría de hambre.

Por ello, los habitantes decidieron poner sus ovejas al cuidado del pastorcillo Luisillo, que se decía era un gran entendido en ganadería; y que las vigilaba ahora debajo de un frondoso guindo situado en medio de la pradera.

Un viernes, el pueblo se sobresaltó. Llegó Luisillo corriendo y gritando: “¡Que viene el lobo, que viene el lobo!”
Lobo = Intervención de España
Y les pidió dinero para poder evitarlo.
Subida del IRPF.
Mayor Impuesto de Sociedades.
Eliminación de deducciones.
Les dijo que con ese dinero construiría una valla más alta para que el lobo no pudiese entrar, por lo que se lo dieron gustosos.
Recorte en infraestructuras: 34%
Estaban tranquilos los lugareños cuando llegó el siguiente viernes, y vieron llegar de nuevo a Luisillo con grandes voces: “¡Que viene el lobo, que viene el lobo!” Y se puso a rebuscar en las casas a ver si encontraba más dinero.
Medidas para evitar el fraude de los autónomos.
Obligación de declarar las cuentas en el extranjero.
Prohibición de pagos en efectivo mayores de 2.500 euros.
Algunos se enfadaron al ver a Luisillo entrar de esa forma en sus hogares, pero se tranquilizaron pensando que serviría para conseguir mejores métodos con que evitar los ataques del lobo.
Recorte en Investigación y Desarrollo: 26%.
Pero ese viernes de nuevo apareció Luisillo con su cantinela: “¡Que viene el lobo, que viene el lobo!” Y les pidió que les dieran las medicinas que tuviesen para poder curar a las ovejas.
Copago farmacéutico y sanitario.
Eso ya fue demasiado, así que los vecinos decidieron ir a la pradera y ver el resultado de todo lo que Luisillo se había llevado.

Al llegar, se encontraron con que sus ovejas estaban famélicas, y no había valla ni nuevos métodos para evitar que las atacasen. Además, se percataron de que Luisillo, tratando de ordeñarlas en exceso, las había agotado e incluso algunas habían muerto.
Financial Times: España está descuidando las políticas de crecimiento.
The Economist: Hay profundos temores de los efectos de las nuevas medidas sobre una economía que está ya muy debilitada. 
Crecimiento previsto de España en 2012: Negativo. -1,7.
Con su enfado, no se dieron cuenta de que el lobo estaba llegando en ese momento. Y Luisillo gritó con una gran voz: “¡Que viene el lobo, que viene el lobo!”. Y salieron todos corriendo…

… En busca del lobo, y le pidieron que cuidara él de las ovejas.