ÚLTIMOS COMENTARIOS

martes, 24 de abril de 2012

¿CUIDADO CON LA ECONOMÍA?: Cómo se acuerdan de ti ahora...


Ayer. 1:45 p.m. De viaje como siempre. Bar de carretera de la A-4 dirección Madrid. Tomando un bocadillo.

Suena el móvil. Mi tía Luisa:

- Dios mío, Jesús: ¿Te has dado cuenta?

Me agacho instintivamente, preparado para el impacto inmediato sobre mi cabeza del techo del local u otro objeto contundente. Pasan los segundos, pero no sucede cosa alguna.

- Pues no me ha pasado nada, tía.

- ¿Pero estás tonto o qué? ¿Dónde vives?

- Ahora en la carretera; y la verdad, el desastre natural, invasión extraterrestre o lo que sea, no ha llegado a la provincia de Ciudad Real, donde estoy de paso…

- ¿Es que no has oído las noticias?: ¡La bolsa ha bajado un 3%! ¡¡ La prima de riesgo en 430!! ¡¡¡España se hunde!!!

- Ah, ya… Pues sí, es tremendo. Y supongo que más para ti: No me habías comentado que habías invertido en acciones del IBEX-35...

- ¿Y eso qué es?

- Mujer, pues las 35 empresas más importantes de la bolsa española, y que ahora están en picado.

- ¿Bebes conduciendo? Estoy yo como para meter el dinero en bolsa... Si no llego a fin de mes, sacando horas extras y encima buscando un trabajillo para los fines de semana.

- Ah, ya… Entonces lo dirás por el dineral que vas a perder con tus bonos del Estado si España entra en default.

- Mira, Jesús, me parece muy bien que sepas inglés, pero a mí háblame en cristiano… ¿Default?

- Es cuando un Estado no puede pagar su deuda, pero ya veo que no te preocupa mucho...

- Pues la verdad, como comprenderás me preocupa más lo que han subido las naranjas y la leche en el súper, que ahora todo parece destinado sólo a privilegiados.

- ¿Me quieres decir entonces por qué puñetas te preocupas hasta el extremo de llamarme así, y hacer que el bocadillo se me atragante pensando que se hunde el mundo?

- Es que como he visto lo que dicen hoy las noticias de economía, y cómo nos ponen las cosas, pues me he dicho: seguro que mi sobrino está yéndose de España…

- Desde luego las cosas están mal, no te digo que no. Pero a ver… ¿Recuerdas cómo hace pocos años algunos se enriquecían día a día con la bolsa, que estaba disparada viviendo en una burbuja artificial de beneficios, fruto de una economía poco sólida?

- Pues la verdad, yo de eso no me enteré, porque a mí el sueldo siempre me ha dado para lo justo; y para ahorrar un poco que es de lo que vivimos ahora en casa.

- Entonces, si antes no te beneficiabas de esa burbuja, y nadie la compartía contigo... No hagas ahora demasiado caso cuando tratan de preocuparte en exceso. O lo que es peor: tratan de hacer que pagues tú por “excesos pasados” que no has tenido.

- Vale. Pero lo de la prima de riesgo ésa no me dirás que no es para echarse a temblar…

- ¿Sabes lo que es la prima de riesgo?

- Hombre, ya me explicaste que es la diferencia entre el interés que España paga por su deuda y el interés que paga Alemania.

- ¿Y tú le has prestado a España o a Alemania?

- No. Pero si España se arruina nos arruinamos todos…

- Eso sí. Y no habría que llegar a ese extremo para exigir responsabilidades a todos los que han provocado eso. Pero estarás conmigo en que a ti, que ahora estás en sacar a los primos adelante, no es justo que te hagan responsable de algo que no has creado; y que te asfixien cuando las cosas vienen mal dadas, tú que lujos siempre has tenido los justos.

- Pues dicho así… La verdad es que me quedo más tranquila. Bueno no, más tranquila no, porque las cosas están mal, pero al menos no me siento culpable.

- Sí, pero no olvides que -nos guste o no- dependemos de cómo van las cosas a nuestro alrededor, y de las decisiones que se toman. Y como eso no lo controlas, y no se van a acordar de ti cuando más lo necesites, tú sigue preocupándote por tu familia, la economía de tu familia; que no hay nada más real -economía real- que eso. 

Y, como hablamos hace poco, haz despensa -como las hormigas- con el poco dinero que tengas, para preparar el invierno. Que a los mortales no nos llega nunca el dinero que vemos pasar allá arriba en el cielo -ayudando a otros- cuando somos nosotros los necesitados.

Y ahora te dejo que tengo trabajo con Repsol...

- ¿Por lo de Argentina?

- No, por las horas de trabajo que me cuesta poder llenar el depósito…