ÚLTIMOS COMENTARIOS

jueves, 23 de febrero de 2012

EL ESTADO DE NUESTRA ECONOMÍA: ¡A por la calle!


Ahora que a nivel político se discute tanto sobre lo que ocurre en la calle, podemos analizar lo que está pasando allí; comercialmente.

Lo que sucede en la calle es que se está quedando vacía. Y más en concreto los comercios que la pueblan, que se sustituyen por otros de menor entidad.

En este sentido, la calle es un buen índice de nuestra marcha económica, y para ello sólo basta con echar un vistazo a los bajos comerciales de aquellos lugares por los que nos movemos, y ver cómo evolucionan.

Por mi parte, he ido observando esa evolución en mi calle, con estos resultados:

- Comenzó cerrando un comercio cada mes, para pasar luego a uno cada veinte días. En la actualidad sucede cada quince días.

- De cada dos comercios que han ido cerrando, uno sigue vacío, y otro se ha ido ocupando por negocios que aportan servicios de una entidad menor que los anteriores.

Mirando el sector de la calle que antes era más representativo, hace tres años estos eran los comercios que lo poblaban mirando la acera de izquierda a derecha:

- Banco Espirito Santo
- BBVA
- Librería con más de 40 años de existencia
- Caja de Ahorros del Mediterráneo
- Tienda de ropa de marca
- Pizzería
- Banco de Sabadell
- Zapatería
- Peluquería
- Inmobiliaria
- Agencia de Viajes
- Banco de Santander

Ésta es la situación actual:

- Banco Espirito Santo   SIGUE IGUAL
- BBVA   LOCAL VACÍO
- Librería con más de 40 años de existencia   TIENDA DE FOTOCOPIAS
- Caja de Ahorros del Mediterráneo   OFICINA DE TRABAJO TEMPORAL
- Tienda de ropa de marca   TODO A 100 CHINO
- Pizzería   DONER KEBAB TURKO
- Banco de Sabadell   SIGUE IGUAL
- Zapatería   TIENDA CHINA DE ROPA BARATA
- Peluquería   LOCAL VACÍO
- Inmobiliaria   LOCAL VACÍO
- Agencia de Viajes   SIGUE IGUAL
- Banco de Santander   SIGUE IGUAL

Se puede comprobar que, del disparate de tener 5 oficinas bancarias juntas, hemos pasado a 3. Pero aún así resulta claro que ese número tendrá que reducirse en ese pequeño tramo.

Han aparecido dos comercios chinos y uno turco, y todos los cambios de negocios han supuesto un menor valor añadido, con menos personas contratadas.

Permanecen cerrados 3 locales de doce existentes en ese sector.

Cada día, cuando paso por allí, percibo el estado de nuestra economía: La real, la de la calle; en este caso mi calle.

Por eso, cuando se habla de economía, no dejo de preguntarme si algún dirigente se fija en este índice de los comercios.

Entiendo que se trata de un índice distinto: Hay que analizar la calle con detenimiento. Pero allí no hay sedes de partidos ni sindicatos. Y los coches oficiales sólo se detienen unos segundos. En el semáforo.