ÚLTIMOS COMENTARIOS

lunes, 26 de marzo de 2012

Y AHORA QUÉ HACEMOS (I): Ahórrate disgustos, paloma


- De acuerdo, Jesús, ya me he leído las entradas de "POR QUÉ LA CRISIS DURA TANTO". Me parecen bien, pero... ¿Y ahora qué? Porque algo tendremos que hacer. Pero no me hables de la economía en general: qué tengo que hacer YO.

- ¿Lo quieres largo o corto?

- ¿Cómo?

- Que si quieres muchos párrafos de explicación o pocos.

- Hombre, pues si son pocos mejor, que tampoco voy a estar una hora leyendo en la oficina.

- Bien, pues te lo digo en una palabra: AHORRA.

- Pues vale, estoy yo como para ahorrar; y encima si lo meto en el banco seguro que lo pierdo.

- Es que no me refiero a que lo metas en algún producto bancario, sino que lo tengas en billetes o en una cuenta de donde puedas sacarlo en medio segundo en caso de necesidad, o cuando oigas que ese banco está mal.

- Pero si es que apenas llego a fin de mes, así que poco voy a rascar.

- Pues ese poco es lo que tienes que guardar, porque lo vas a necesitar en el futuro.

- Bien, pero mi primo Andrés me ha propuesto meterlo en un negocio que quiere montar.

- Ya, pues mira lo que hace el dueño de Zara:
Inditex conserva en la actualidad 5.000 millones de euros en caja, y no tiene deuda.
O sea, que no lo mete ahora en nada.

- De acuerdo, pero será la excepción, porque las grandes empresas tendrán que hacer negocio y estarán gastando en algo.

- ¿Seguro?:
Telefónica tiene actualmente 5.100 millones de euros en caja, sin contar la de sus filiales como la de Venezuela, y Gas Natural ha acumulado 3.100 millones de tesorería.
Las 35 mayores empresas españolas poseen 44.000 millones de euros en sus cuentas a la espera de tiempos mejores. 
- Pero Jesús, ¿no tenemos que gastar e invertir más para que la economía mejore?

- Gasta e invierte en tu familia, y ahorra todo lo que puedas para el futuro, que esto va para largo.

Y cuando la crisis se acabe, y estén cubiertas tus necesidades, usa lo que te sobre para mejorar la gran economía...

... Si es que la crisis ha traído a la gran economía las reglas de la economía doméstica; las reglas del sentido común: no gastar lo que no se tiene y pensar en el futuro.

Si no... Sigue esperando.

Y al vigésimo día del gran diluvio universal, Noé soltó una paloma para ver lo que traía. Pero volvió a encerrarse rápidamente en el arca.

... Había vuelto trayendo en el pico deuda española.