ÚLTIMOS COMENTARIOS

jueves, 27 de junio de 2013

LOS AFECTADOS DE BANKIA: Pedro al desnudo


Esta semana ha tenido lugar la Junta General de Bankia en Valencia.

A pesar del fuerte dispositivo de seguridad, numerosas personas se agolparon a las puertas para protestar por lo que consideran un atropello de la entidad a sus ahorros por las preferentes, y una indefensión por parte de los poderes públicos.

Por la mañana, Bankia nos desayunaba con el siguiente tweet de su cuenta oficial:

“Hoy, contamos con una entidad capitalizada, un balance bien provisionado y con una excelente situación de liquidez”

TRADUCCIÓN: Tras los 20.000 millones de euros de dinero público que los españoles han tenido que meter en Bankia, hoy –obviamente- tenemos mucho capital, unas cuentas saneadas y mucho dinero líquido.

Volvemos a traer al blog una de nuestros primeros artículos, que sigue siendo el más leído: Seguiremos aquí del lado de todos aquéllos que han visto cómo unas finanzas mal entendidas han puesto a las personas al servicio de unos intereses económicos que nunca debieron separarse de las personas; y menos aún aprovecharse de ellas.

_________________________________


Pedro López (podrías ser tú). Aparejador. 43 años. Casado. Compró un piso en la nueva zona de Madrid -Sanchinarro- en 2006. Hipoteca a 30 años, por valor de 70 millones de pesetas, el 110% del valor de tasación.

Se quedó en el paro -su mujer ya lo estaba- hace 1 año. A los 3 impagos de hipoteca, ante la amenaza del banco por embargarlo, propuso devolver el piso. El banco le respondió que lo sentía, que su valor real actual era de 45 millones. Quedaban por pagar 63.

Le embargaron, porque "no es responsabilidad del banco su situación de paro, pero el piso debe pagarse"; y además le quedó una deuda de 18 millones. Pedro, mujer e hijo, se fueron a vivir a un pueblo de Ávila, de donde era la familia de ella.

El banco embargó durante los 6 meses siguientes a 6,000 pedros, se quedó con 6,000 pisos... Todos ellos contabilizados en su balance a precio de tasación inicial: Ahora que la vivienda era del banco, decía que el ex-piso de Pedro valía 70 millones, no los 45 que le había tasado a Pedro para calcular lo que le debía.

Pero al poco tiempo, el Banco de España obligó a los bancos a actualizar sus balances, y a rebajar los valores de tasación de los pisos que tenían en propiedad un 20% (todos sabían que los precios estaban inflados). Nuestro banco estalló en cólera: "¡Cómo es eso posible! ¡¡Nos van a llevar a la ruina!!".

Así que el banco se vio forzado a rebajar el valor en su balance del ex-piso de Pedro de 70 a 56 millones. "¡¡Indignante!!", decían; olvidando que ellos se lo habían retasado a Pedro en 45. Pero el hecho es que ahora al banco le faltaban 14 millones en su balance que reponer hasta los 70; tenía ese primer agujero.

Pero como el banco tenía 6.000 pisos de 6.000 pedros, esos 14 millones de agujero se convirtieron en 84.000 millones de pesetas. Gran expectación: ¿Qué diría el Banco de España al antiguo banco de Pedro? ¿Le soltaría lo mismo que ellos a Pedro? ¿ Que "no es responsabilidad del Banco de España vuestros números rojos y debéis pagarlos"? ¿Le quitaría el Banco de España al banco sus pisos y la licencia bancaria?

Pues no. El Banco de España, el Estado, acudió al rescate del banco. Porque claro, Pedro puede irse a un pueblo de Ávila, pero que caiga un banco está feo.

Así que el Estado acudió primero a los fondos de la seguridad social (del paro), y le quitó parte del subsidio a Pedro para poder rescatar al banco que le había quitado su piso. Pero como no era suficiente, emitió bonos que le vendió a "los mercados". Y con el dinero que le dieron los mercados al Estado, pudo rescatar al pobre banco. Bonos –junto con los intereses- que tendrían que pagar Pedro, sus hijos y hasta sus nietos. Por un piso que su abuelo compró y que ya no tenía.

Pero el tiempo pasó, y llegó el momento de devolver el dinero a "los mercados"; y el Estado no lo tenía. Así que decidió emitir más bonos, para pagar los primeros y sus intereses, y luego más... Hasta que había tantos bonos que cada vez valían menos, y ya nadie los quería.

Entonces "los mercados" –ellos sí–, le dijeron al Estado lo que el banco le había dicho a Pedro: Que "no es responsabilidad de los mercados que el Estado les deba dinero, que la deuda debe pagarse".

El Estado se indignó. Llamó especuladores a los mercados, ¡ruines!, y acudió al Banco Central Europeo para que comprara sus bonos –que ya nadie quería– y poder pagar así a los mercados. Pero entonces Europa impuso al Estado unas condiciones muy duras, y tuvo que hacer grandes recortes. Ahora Pedro, sin piso y con menos paro, no podía tomarse ni siquiera la cerveza de los domingos.

¡Qué malos son los mercados! Que piden al Estado lo mismo que el banco pidió a Pedro antes de quitarle su piso. ¡Qué bueno es nuestro sistema financiero!, al que hay que ayudar para evitar la mala imagen que daría que un banco cayera. Por eso, Pedro, no te preocupes: En Ávila, sin tu piso y sin la cerveza del domingo, puedes estar tranquilo, porque el sistema financiero –que te los quitó y te endeuda a ti, tus hijos y nietos- será rescatado por el Estado.

Y ahora nos preguntamos: ¿Por qué no le damos el dinero del rescate a Pedro, para que se tome la cerveza del domingo y no cierre el bar de la esquina; para que busque trabajo y lleve a la mujer al cine alguna vez y no cierre el centro comercial; y para que se quede con su piso de Madrid y no haya que rescatar al banco por haberse quedado con ese piso de Pedro?

Los que nos dirigen hablando de teorías y de grandes cifras, haciendo pactos y organizando reuniones... Y el pobre Pedro en Ávila abandonado a su suerte... Porque no es un gran número, la bolsa ni una prima de riesgo… Sólo un ciudadano normal. Y pobre.


miércoles, 26 de junio de 2013

Intervención en
MÁS SE PERDIÓ EN CUBA
Intereconomía
22 de marzo de 2013

SIGNOS DE RECUPERACIÓN

minuto 35:15



CASO JOSÉ BRETÓN

minuto 25:20
minuto 31:46

MONTORO Y LAS FINCAS DE LA INFANTA

minuto 06:35



martes, 25 de junio de 2013

LOS TRES CERDITOS Y LOS PELIGROS DE LA ECONOMÍA


En un lugar no muy lejano, vivían tres cerditos. Aunque eran hermanos, el hecho de ser de la misma familia no los hacía iguales en el trabajo.

Por eso, cuando decidieron construirse una casa cada uno, el resultado fue bien distinto.

El primero era alegre pero poco hacendoso. Le costaba mucho esforzarse y, cuando lo hacía, enseguida anunciaba un brote verde. Su casa era de paja.

Él sabía que aguantaría poco, pero no le importaba. "Ya me refugiaré en casa de otro cerdito", se decía.

El segundo sólo se preocupaba en tratar de dar una buena imagen a los vecinos con su vivienda. Por eso, en vez de construir unos fuertes cimientos, se dedicaba únicamente a darle una capa financiera por fuera para hacerla brillante.

No es que fuera una casa muy estable, pero confiaba en que el brillo espantara todos los males. Y si no, siempre podría refugiarse en casa de otro cerdito.

El tercero se esforzaba en tener una casa fuerte por dentro y por fuera. Trabajaba cada día sabiendo que, si quería resguardarse en ella, necesitaría unos buenos cimientos reales para resistir a los peligros; además de la capa financiera que la protegiera.

Al cabo de un tiempo, los tres terminaron sus viviendas, y felices se refugiaron en ellas.

Pero llegó la semana pasada, y EEUU anunció que en breve quitaría los estímulos artificiales a su economía. Aunque ése era un país lejano, la brisa que llegó desde allí tiró la casa del primer cerdito, que ni siquiera estaba preparada para eso. Y desaparecieron los signos de recuperación.

El segundo seguía durmiendo tranquilo, porque su capa financiera le resguardaba. Además, sus exportaciones estaban creciendo, y se sentía feliz. Pero de repente la crisis no remitió tan rápido como se esperaba, y los países de alrededor dejaron de comprar sus productos. Como no tenía cimientos reales con un consumo interno fuerte, poco a poco las empresas fueron cerrando; hasta que se derrumbó la casa.

Así que se fueron los dos corriendo a resguardarse a la casa del tercer cerdito. Llegaron a la puerta y la empujaron para entrar.

Pero no pudieron: La puerta no se abría hacia adentro, sino hacia afuera; para no dejar entrar a nadie.

Era alemana...


lunes, 24 de junio de 2013

LA RECUPERACIÓN BOTA, BOTA... ¿Y rebota?


Hoy vamos a mostrar, por medio de un experimento, cómo una pelota puede rebotar con más fuerza de la que cae.

Paso 1:

Cójase una pelota del tamaño de un balón de fútbol.

Paso 2:

Láncese hacia arriba con fuerza.

Paso 3:

Obsérvese cómo sube en el aire y luego empieza a caer.

Paso 4:

Ver cómo la pelota llega hasta el suelo, rebota y sube aún más alto.

- Un momento, Jesús, creo que haces trampas.

- ¿Trampas? Pero si están indicados todos los pasos...

- Sí, claro, pero ¿y cómo rebota más alto? En todo caso dará un pequeño rebote, pero como algo no vuelva a empujarla hacia arriba, volverá a caer en breve.

- Entonces cuando una pelota llega al suelo, ¿no rebota más alto?: Pues algunos dirigentes y economistas dicen ahora que la economía ha tocado suelo, y subirá de nuevo con fuerza.

- Como haya algo que la empuje hacia arriba, sólo dará un pequeño rebote, para caer al poco de nuevo.

- Pues sí, o la empuja el crédito -que sigue sin llegar- o el consumo -que no remonta con los altos impuestos y salarios tan bajos- o no hay nada que hacer.

- Bajará de nuevo la pelota, la economía, y se quedará en el suelo.

- Y nosotros sin la anunciada recuperación.


jueves, 20 de junio de 2013


¿Y dices que un cliente nos ha pedido que le quitemos
la cláusula suelo
porque otros bancos lo hacen?



ASÍ, NO

LA CRISIS NO ES SÓLO ECONÓMICA


miércoles, 19 de junio de 2013

ALEGRÍA, ALEGRÍA, LLEGÓ EL FIN DE LA SEQUÍA... Manolo, ¡ya no hay crisis!


Al principio fue algo sin importancia. Solamente los más viejos del lugar notaron que el pantano tenía algo menos de agua.

Pero al poco tiempo la diferencia del nivel ya era perceptible por muchos, aunque otros no querían darse por enterados.

Tal vez si todos se hubiesen aplicado con prontitud, no hubiera sido tan abrupto lo que vino después: El pantano perdió tanta agua que se llegaron a ver hasta las piedras del fondo.

Ciertamente el uso para beber y de la agricultura lo vaciaron, pero eso siempre había sucedido. La diferencia estuvo en que se desperdició mucha agua para llenar piscinas, y sobre todo en que había dejado de entrar más por el río.

Y no entró por mucho tiempo, o llegó muy poca, y por eso el pantano prácticamente se secó. La gente tuvo que beber menos, y los campos se secaban; por no decir de los peces, que casi desaparecieron.

Estaban todos los habitantes de los contornos desesperados, cuando un buen día comenzaron a sonar las sirenas del pantano. Ante semejante alboroto, todos acudieron a la presa, al lugar de las oficinas.

Salió entonces Manuel -el director- sorprendiendo con su cara sonriente. Y tras unos segundos de pausa anunció con firme voz: “¡La sequía ha terminado!”

A la perplejidad siguió la algarabía: ¡Por fin se habían acabado los problemas! Algunos empezaron a pensar en los nuevos cultivos que sembrarían; y unos pocos incluso lanzaron cubos de agua al aire como festejo.

Terminado el alboroto, se hizo el silencio a un movimiento de mano del director, que señaló a la entrada del río en el pantano: Se esperaba la gran avalancha, la enorme ola de agua.

Y entonces todos pudieron contemplar un pequeño hilo de agua que entraba, zigzagueando, poco a poco; en mitad de la gran extensión seca del pantano.

Algunos pusieron cara de incredulidad, otros de indignación, y todos quedaron decepcionados. Fue entonces cuando se dieron cuenta de que la salida de la sequía era un proceso, lento, trabajoso, y no cosa de un día.

Los más viejos del lugar se marcharon meneando la cabeza, como reprochando la ligereza de Manuel, el director del pantano: Con su algarabía había hecho que la gente no se diera cuenta de la forma en que se recuperaría el pantano.

Así quién podía prepararse.


martes, 18 de junio de 2013

LA FIESTA ECONÓMICA ESPAÑOLA (II): El Presidente tiene unos zapatos grandes


A estas alturas y después de tantos reportajes, todos sabemos que el problema del Titanic surgió no sólo por golpear el iceberg, sino por la enorme grieta que provocó una imparable vía de agua en su lateral.

Semejante brecha provocó que el agua llegase a más de los cuatro compartimentos que el barco podía soportar inundados; y se inclinó hacia adelante, de tal forma que se fue anegando todo el barco.

Las máquinas para achicar agua comenzaron a funcionar desde el principio. Pero cuando el agua comenzó a llegar en mayores oleadas, se volvieron insuficientes, de tal forma que entraba más líquido del que se evacuaba.

Y el Titanic se hundió.

En el año 2007 la deuda pública española era del 36% del PIB. Eso significa que su volumen era equivalente a todo lo que produce nuestro país (PIB o Producto Interior Bruto) en 4 meses. Algo muy sostenible y fácil de repagar.

La deuda pública, obviamente, es lo que el Estado tiene que pedir prestado para gastar más de lo que ingresa por impuestos, lo cual conlleva sus intereses correspondientes como cualquier préstamo. Y a un nivel del 36% los intereses son fácilmente soportables.

Pero vinieron los años de José Luis Rodríguez Zapatero, donde la deuda se disparó al 69% del PIB, fruto de un gasto sin control. Además, se trató muchas veces de un gasto en cosas efímeras, no de inversión en temas que pudieran ayudar a la economía en el futuro.

Y los intereses de esa enorme deuda crearon un círculo vicioso: Comenzaron a pedirse nuevos préstamos para poder pagar los intereses de la deuda; y los nuevos préstamos generaban nuevos intereses...

La llegada del nuevo Gobierno auguraba aires de austeridad, pero nos encontramos un 2012 en el que se produjo el mayor aumento de la deuda pública en la historia reciente de España, que pasó del 69% al 84% de todo lo que se produce en nuestro país en un año.

Y los intereses siguieron subiendo, de tal forma que ahora pagamos más de 30.000 millones de euros por ellos al año, y hemos de pedir más préstamos para poder pagarlos: El agua comienza a no poder achicarse…

Ahora nos hemos enterado que en los tres primeros meses del 2013, en sólo un trimestre, la deuda pública ha pasado del 84% al 89% del PIB, con un ritmo que en breve alcanzará el 100%. Y pronto también no habrá máquinas, o país suficiente, como para poder pagar los intereses por toda esa deuda…

Ya debemos casi un Billón de euros: Un millón de millones de euros. 1.000.000.000.000 euros. 166.386.000.000.000 pesetas.

Y vemos a España pagar unos intereses no por inversiones que nos traigan un mejor futuro, sino para cubrir el agujero del pasado. De los intereses del presente. Porque el agua no para de entrar.

A ver quién tapa las grietas, porque las máquinas para sacar agua no bastan. Habrá que impedir que siga entrando. Que sigan entrando tantos gastos inútiles. En el barco.

Que no aguanta más. Que no aguantamos más…


lunes, 17 de junio de 2013

LA FIESTA ECONÓMICA ESPAÑOLA (I): Con DJ alemán y ¿copas gratis?


Antonio siempre fue un hombre precavido, y conservador en lo que atañe al dinero. Tal vez por eso no había progresado demasiado, pero tenía una vida sin sobresaltos; y tranquila, sobre todo tranquila.

Luis era más emprendedor, y su sueño de una vida mejor le había llevado a pedir dinero prestado para montar una fábrica. Su éxito era suficiente para pagar el préstamo, el elevado número de trabajadores y una existencia con algunos caprichos.

Federico siempre había estado en la cresta de la ola, pero ahora la cosa había cambiado, y la escasez de dinero le había llevado a recurrir con demasiada frecuencia al banco para continuar con su tren de vida. Y aparentar en sus fiestas que todo seguía como siempre y no pasaba nada.

Durante los últimos meses se ha creado una cierta polémica en los medios económicos especializados acerca de qué cantidad de deuda pública es bueno tener.

También hemos sabido ahora que la deuda española está creciendo a un ritmo como no lo ha hecho nunca. De hecho, el primer trimestre de este año se ha desbocado.

Cuando aún tenemos en la memoria el estado lamentable en que quedaron las arcas públicas con el anterior Presidente del Gobierno, ahora nos damos en la cara con datos que superan incluso ese período.

La deuda pública española ha llegado ya al 90% del PIB español, es decir, que pronto alcanzaremos la cifra de deber tanto dinero como todo lo que producimos en un año.

Y el caso es que alguno podrá plantearse que él también debe tanto o más de lo que produce en un año, y no digamos si tiene hipoteca, que deberá que pagar en muchos años.

Pero la diferencia es que, como hemos dicho más arriba, puedes no deber nada y ser como Antonio, o deber dinero como Luis porque has construido una fábrica o una casa, que estás pagando poco a poco.

El problema surge cuando eres Federico, que te endeudas para mantener un tren de vida que ya no te puedes permitir; sin fábrica y sin casa.

Y si uno mira las cuentas españolas, se da cuenta de que la deuda que vamos contrayendo ahora no paga la inversión en proyectos que nos darán de comer cuando estén terminados, sino que va en buena parte a los gastos de Federico.

Antonio, Luis o Federico, esos son los modelos: ¿Cuál es nuestro modelo?

Porque lo malo es cuando la fiesta no la pagamos ya nosotros, sino los que nos prestan; y entonces nos ponen condiciones.

Condiciones escritas en alemán...


viernes, 14 de junio de 2013

EL BANQUERO PERVERSO: Una deuda de dimensiones bíblicas


Lo ocurrido estos días con la banca ya fue ilustrado hace 2.000 años, tal y como recoge una conocida escritura que adaptamos a su versión financiera actual.

El Reino Financiero es semejante a un Estado que quiso ajustar cuentas con los banqueros. Al empezar a ajustarlas, le fue presentado uno que había generado un agujero de 10.000 millones.

Como no tenía con qué pagar, ordenó que fuese encarcelado él, su mujer y sus hijos (que habían participado del negocio), y que se le embargara todo cuanto tenía para que así pagase.

Entonces el banquero se echó a sus pies, y postrado le decía: ‘Ten paciencia conmigo, que todo te lo pagaré’. Movido a compasión el Estado, le dejó en libertad y le dio un préstamo barato de dinero público al 0,5% con el que sanear su banco.

Al salir de allí aquel banquero, se encontró con uno de sus clientes, que le debía diez mil euros de la hipoteca; lo agarró y, ahogándole, le decía: ‘Paga lo que debes’. Su cliente, cayendo a sus pies, le suplicaba: ‘Ten paciencia conmigo, que ya te pagaré. ¿No ves que los intereses son muy altos por la cláusula suelo?’. Pero el banquero no quiso, sino que fue y lo echó en la cárcel hasta que pagase lo que debía.

Al ver los otros clientes lo ocurrido, se entristecieron mucho, y fueron a contar al Tribunal Supremo todo lo sucedido.

Un Juez entonces lo mandó llamar y le dijo: ‘Banquero malvado, te dieron un préstamo al 0,5% porque lo suplicaste. ¿No debías tú también compadecerte de tu cliente, del mismo modo que se compadecieron de ti, y cobrarle unos intereses menores quitándole la cláusula suelo?’

Y encolerizado el Juez, lo entregó a los funcionarios de Soto del Real hasta que pagase todo lo que le debía, y le quitó la cláusula suelo a los clientes.


miércoles, 12 de junio de 2013

¿POR QUÉ DECÍAS QUE TENÍA QUE AYUDAR YO A LOS BANCOS?


En mayo del año pasado, como siempre, nos posicionamos en contra de unas ayudas públicas a los bancos -40.000 millones de euros- que sabíamos no traerían el crédito a nuestra economía.

Ya entonces sacamos un vídeo que hoy cobra de nuevo actualidad, cuando se les quiere dar otros 10.000 millones del dinero público.

Las preguntas siguen siendo las mismas: ¿Por qué hay que ayudarles? ¿Acaso luego ayudan ellos a la economía, a las personas, a las empresas?

Y en definitiva: ¿Por qué tenemos que ayudar a unas empresas privadas como son los bancos y no a otras? ¿Porque cumplen una labor social?

¿Cuál?



lunes, 10 de junio de 2013

EL VENENO EN LA LECHE INFANTIL Y LAS PREFERENTES


Luis de Guindos. Ministro de Economía
Sesión de Control al Gobierno
17 de julio de 2012:

"La colocación de preferentes entre minoristas se produjo a partir de 2009, cuando dejaron de comprar las instituciones”

Traducción:

“Cuando los expertos en temas financieros dejaron de comprar preferentes porque se dieron cuenta de que perderían su dinero, los bancos las colocaron entre los clientes particulares”

Otra traducción:

“Cuando los que sabían del tema dejaron de comprar preferentes, los bancos se aprovecharon de la confianza que muchos españoles han tenido en ellos toda la vida para colocarles esas preferentes”


¿Y si hubiera ocurrido con otro tema?

"La colocación de leche infantil envenenada directamente entre los consumidores se produjo a partir de 2009, cuando se dieron cuenta del veneno las grandes marcas y dejaron de comprarla”

Traducción:

“Cuando las grandes marcas se dieron cuenta de que había veneno en la leche infantil que se estaba produciendo y dejaron de comprarla, los que la producían la vendieron directamente a los padres y madres”

Otra traducción:

“Cuando los expertos rechazaron comprar leche infantil con veneno, los productores se aprovecharon de la confianza en ellos de muchos consumidores para colocársela directamente para sus bebés”


Luis de Guindos. Ministro de Economía
Entrevista
9 de junio de 2013:

“Nunca debían haberse vendido preferentes a ahorradores normales, pues son un producto muy difícil de entender”.

¿Ocurriría lo mismo con la leche infantil?

“Nunca debía haberse vendido leche infantil envenenada a los consumidores, pues el veneno es muy difícil de detectar”.


¿Qué habría que hacer ahora con los que han visto morir a sus hijos?
¿Qué habría que hacer ahora con los que han visto morir su futuro?

¿Decirle a los afectados que acudan a los que les colocaron las preferentes para un arbitraje?
¿Decirle a los padres que acudan a los que han vendido la leche envenenada para que decidan cuánto dinero les quieren dar?

Preferentes. El veneno de tantos futuros.
De tantos ciudadanos solos.


viernes, 7 de junio de 2013

EN LA ECONOMÍA NO TODO ES LO MISMO: Como Alejandro Sanz


CASO 1:

Una persona coge 1.000 euros y se marcha al casino. Después de no demasiado tiempo, pierde todo. Se marcha a su casa pensando en la mala suerte que ha tenido.

CASO 2:

Un padre de familia con 3 hijos en una delicada situación económica, coge 1.000 euros y se marcha al casino. Después de no demasiado tiempo, pierde todo. Se marcha a su casa pensando en la mala suerte que ha tenido.

CASO 3:

El administrador de una comunidad de vecinos coge 1.000 euros de los recibos de los vecinos y se marcha al casino. Después de no demasiado tiempo, pierde todo. Se marcha a su casa pensando en la mala suerte que ha tenido.


Ayer me tocó estar en un debate, donde salieron los recientes casos que afloran en la justicia de diferentes dirigentes económicos y financieros que acuden al reclamo de la justicia.

Además, de vez en cuando se puede también oír la defensa de algunos políticos que, como todo el mundo –afirman– también se equivocaron con la crisis y por eso perdieron dinero.

A todos ellos vuelvo a pedirles que se lean los tres casos anteriores, para que vean, a la hora de las responsabilidades y de los riesgos a asumir, si el propio dinero, el de la familia, o el dinero público, son lo mismo a la hora de manejarlo y disponer de él.

No, no creo que sean lo mismo. Porque uno con su dinero puede hacer lo que quiera, pero con el de los demás, que tanto trabajo cuesta conseguir (y tanto necesitan especialmente algunos en estos duros momentos) no se puede hacer cualquier cosa.

No, no es lo mismo. Porque sabemos que "hay gente que trata de confundirnos", y que “no es lo mismo conformarse que pelear”. Que es en lo que estamos muchos. Y otros lo cantan…




Y el lunes hablaremos de la proteína de la economía que apuntamos el miércoles...


miércoles, 5 de junio de 2013

SALIENDO ADELANTE: De Rodríguez en la economía


Los Rodríguez estaban muy preocupados: Su niño de 3 años tenía un desarrollo físico muy por debajo de lo normal. Por mucho que lo habían llevado a los mejores médicos durante todo este tiempo, seguía sin mejoría.

Pero todo se debía a una mala alimentación, sobre todo por la falta de una proteína; hasta tal punto, que fue incluirla en su dieta diaria y empezar a crecer de una manera inmediata.

Los padres estaban felices: A las pocas semanas, la ropa empezó a quedársele pequeña al niño. Nunca la madre había empleado dinero con tanta alegría: pantalones, pijamas, camisetas...

Y qué decir del padre, que corrió en busca de una cama más grande para el niño, porque con la emoción pensó que la de ahora se le quedaría pequeña muy pronto.

La casa de los Rodríguez era ahora un continuo ir y venir de amigos. "Desde que el peque creció, su vida se ha transformado", era lo que más se oía en boca de todos.

Aparte de felicitarnos por la mejoría de la salud del hijo de los Rodríguez, analicemos qué ha supuesto desde el punto de vista económico:

- Compra de ropa: Impulso para las fábricas, que tendrán que comprar más telas; también más actividad para los distribuidores y tiendas al público.

- Adquisición de una cama: Lo mismo que lo anterior, con la suma de trabajo para el transportista que la entregó.

- Visitas de amigos con algo para picar: Gasto en alimentación.

¿Y todo lo anterior por qué?: Porque el peque creció.

La economía española decrecerá este año un 1,5%, y el año que viene sólo crecerá un 0,4%: No llegaremos ni al 1%.

Se estima que para que nuestra economía cree empleo, ha de crecer en torno al 2%.

Ésta es nuestra grave enfermedad: la falta de crecimiento. Y el paro es la consecuencia de la fiebre causada por esa enfermedad.

Necesitamos crecer, aunque de esto poco se habla. Tal vez porque es algo más difícil: Nos hace falta esa proteína, que en el caso económico es... algo que tendremos que pensar para mañana.


martes, 4 de junio de 2013

LA TROIKA APRUEBA A ESPAÑA. Y Luisito prueba el salchichón


La Troika es el grupo de los tres organismos encargados de supervisar la economía española tras habernos prestado 40.000 millones de euros para la banca.

Luis Ortega tiene 8 años y vive en un barrio de Granada.

Está compuesta por representantes de La Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo.

La familia Ortega se compone de los padres y tres hijos, uno de ellos ya mayor de edad; todos en paro desde hace más de dos años.

La Troika viene cada cierto tiempo a nuestro país, para analizar cómo se están empleando los 40.000 millones y ver los progresos que hace nuestro sistema financiero.

Los Ortega estuvieron viviendo del paro el tiempo que duró, y ahora de la pensión del abuelo del padre, de la que tiran todos y no da para comer cada día.

Nuestros bancos han superado las expectativas, y el dinero está sirviendo para que se hagan más fuertes y eficientes.

Ayer su puso en marcha el programa de la Junta de Andalucía para dar de comer a los 50.000 niños andaluces que, como Luis Ortega, no consiguen hacerlo todos los días en sus casas.

El portavoz de la Troika se mostró ayer satisfecho por los progresos realizados, si bien pidió que España no se relajará con sus medidas de ajuste.

El director del colegio de Luis explicó que los niños van con una pequeña cartera donde se depositan el zumo, pan y algo de embutido para el desayuno y la merienda. Y que en unos días completarían las tres comidas.

Nuestros dirigentes económicos se felicitaron por los resultados del examen financiero, que mostraba que estamos en la senda correcta.

El director aseguró que esas comidas eran las únicas en condiciones que niños como Luis harían cada día.

Nuestro sistema financiero poco a poco va recuperándose.

Luis recibe alimentos racionados en el colegio.

Ésta es nuestra economía real. La realidad de España. La que nuestros abuelos vivieron. La que nos toca vivir.

En las calles de España: Reales.