ÚLTIMOS COMENTARIOS

jueves, 10 de mayo de 2012

¡ENHORABUENA! Te ha tocado Bankia


Carnicería Rodrigo. Madrid. Hace un año.

- Hola, buenas: ¿tiene solomillo?

- Buf, la verdad es que hoy no lo tengo bueno. No creo que le interese.

- Bueno, mire a ver si en aquellas cajas le queda algo.

- A ver… Sí, aquí quedan un par de kilos si le sirven.

- Claro, póngamelo todo.

- ¿Se lo limpio?

- Sí, por favor.

- Aquí tiene, señor.

- No, no, póngame lo que ha tirado.

- ¡Pero si son las sobras!

- Por eso, póngamelas todas.

- ¿Y el solomillo?

- Quédeselo usted, que a mí no me interesa. ¿Cuánto le debo?

- Pues no sé…

- Ande, no sea tonto: Aquí tiene 100 euros.

- ¿100 euros por las sobras?

- Claro, hombre. Y avíseme si le llegan más.

10 meses más tarde…

Riiiiiiiiiiinnng

- ¿Quién es?

- Perdone, señor, soy Rodrigo, el de la carnicería.

- ¡Ah, sí! ¿Qué pasa? ¿Cómo estás?

- Mire, es que como me dijo que le llamara… Tengo ya cincuenta kilos de sobras.

- Muy bien. ¿Cuándo puedo recogerlas?

- Pues cuanto antes, porque la verdad es que necesito el dinero.

- Estupendo, ahora mismo te mando a José Ignacio para que se encargue de todo.

Ayer se anunció la próxima nacionalización de Bankia.

A finales 2010 se forma el “Banco Financiero de Ahorros” con siete Cajas de Ahorros, capitaneadas por Caja Madrid.

En 2011 se divide en dos partes:
La parte “mala”: Constituida fundamentalmente por sus propiedades de suelo y bienes de baja calidad, y difícil salida al mercado.
La parte “buena”: La bancaria, de sus oficinas que desarrollan su negocio principal.
El Estado le prestó casi 4.500 millones de fondos públicos para tratar de solucionar la parte mala.

Pero Bankia no soluciona sus problemas, y el Estado sigue implicándose…

El viernes pasado se reúnen el Ministro de Economía y los presidentes del Banco de Santander, BBVA y la Caixa, y deciden que tome el control de Bankia José Ignacio Goirigolzarri (Antiguo directivo de BBVA).

Ayer se acuerda que el Estado cambie los 4.500 millones de euros que le debe Bankia por quedarse con su “parte mala”, y de paso se convierte en el accionista mayoritario del conjunto del banco.

Por tanto, nosotros –los ciudadanos con nuestro dinero público–, no tenemos ya 4.500 millones que nos debe Bankia. Ahora, cuando se ha sabido la gravedad del problema, tan grande que los auditores externos no han querido firmar sus cuentas, nos hemos quedado con Bankia:

¡Enhorabuena!

P.D.: Ahora se está estudiando un nuevo préstamo a Bankia.