ÚLTIMOS COMENTARIOS

jueves, 23 de mayo de 2013

MI CARRO ME LO ROBARON (I): Y los ahorros en la caja no se sabe


A medida que va pasando el tiempo y seguimos descubriendo todos los tejemanejes realizados en las cajas de ahorros y algunos bancos, entrar en ellos se va convirtiendo en un ejercicio de riesgo.

Nuestros abuelos siempre pusieron al director de la sucursal a la altura de un buen amigo, y por eso su asesoramiento era tomado como consejo de alguien que pensaba en ti.

Luego, como es bien sabido, todo cambió, y se llegó al triste extremo de las preferentes. Pero… ¿Podemos decir que las cosas son ahora distintas? ¿Hemos vuelto ya a la buena senda?

“La Comisión Nacional del Mercado de Valores vigila el traslado de depósitos bancarios a fondos de inversión”

Una persona se encuentra con varias posibilidades para el dinero que posee, si es que tiene la suerte de poder ahorrar:

1) Guardarlo en un lugar escondido:

Esta opción tiene la ventaja de que el dinero lo controlas por ti mismo, pero la desventaja de que pueden robártelo (cosa que no hay que descartar en las otras posibilidades).

Además, como no ganas intereses con el dinero que guardas, al subir cada año el coste de la vida por la inflación (los precios de las cosas suben), tu dinero vale cada vez menos.

2) Meterlo en una cuenta corriente en un banco o caja de ahorros:

La ventaja aquí reside en que en teoría tu dinero queda a salvo de posibles ladrones. En principio podemos decir que está seguro.

El problema es que después de lo ocurrido en Chipre, nadie te asegura que no puedan tomar al menos una parte de esto que es tuyo para solucionar los problemas del sistema financiero.

La desventaja es que como te puedes llevar el dinero cuando quieras, el banco te da muy pocos intereses, y de nuevo la subida del coste de la vida hace que tu dinero vaya perdiendo valor, pues los intereses no compensan la subida.

3) Otras opciones:

Una vez que abandonas la opción de guardar el dinero en un lugar escondido o en una cuenta corriente, cualquier otra alternativa tiene un riesgo más o menos alto, o incluso altísimo.

En este caso, por mucho que traten de hacerte ver que no corres riesgos, siempre están ahí a niveles elevados. Por eso te ofrecen más interés por tu dinero, porque el banco lo va a usar en temas que si la cosa va bien ganas, pero puede ir mal y perderlo todo.

A muchos les dijeron que las preferentes eran como una cuenta corriente, pero como mayor interés, y que el banco se las compraría cuando lo deseasen. Lo que no les explicaron es que el banco podría no comprarlas, o hacerlo por muchísimo menos precio.

Pero tras esas lamentables actuaciones con las preferentes, ahora se detecta que muchos clientes están optando por cambiar sus depósitos en cuentas corrientes por fondos de inversión.

Y ésa es una historia para contar mañana…