ÚLTIMOS COMENTARIOS

martes, 10 de abril de 2012

MEDIDAS ECONÓMICAS CON SENTIDO COMÚN (II): Urgencia con acierto


Todo sucede en un instante. A 120 km por hora. Ese agujero en  mitad de la autovía. Y el coche se va por el terraplén.

Te despiertas en la ambulancia. Llegando al hospital. Lo siguiente la UVI. Llena de médicos de gran prestigio.

La pierna te sangra, a chorros; que se llevan tu vida...

Un médico ordena el instrumental, con pausa. Otro se lava las manos.

La pierna te sangra, a chorros; que se llevan tu vida...

El cirujano llega al quirófano, y pregunta por las causas del accidente. Varios especialistas le narran con detalle el suceso.

La pierna te sangra, a chorros; que se llevan tu vida...

Te desesperas. Gritas que por qué no se apresuran a curarte. "Estamos creando las circunstancias que harán que mejores pronto", recibes por respuesta.

La pierna te sangra, a chorros; que se llevan tu vida...

Se acerca una enfermera, que te empieza a vendar la pierna, sin ser operada. Te alarmas, y preguntas qué sucede. "Esto no te curará ahora, pero mejorarás a medio plazo", te dicen.

La pierna te sangra, a chorros; que se llevan tu vida...

La economía es como la vida: en situaciones de urgencia hace falta urgencia. Urgencia o muerte. Y acertar.

¿Las medidas adoptadas surtirán efecto a medio plazo?

¿Estamos creando las condiciones para el crecimiento futuro?

Tenemos que vivir, ahora. Con urgencia. Y con acierto.