ÚLTIMOS COMENTARIOS

jueves, 6 de octubre de 2011

COMPRE TESORO PÚBLICO: Abuela, deja la peineta

Ayer me crucé en el portal de casa con mi vecina Juanita. La vi especialmente contenta, y con ganas de que le preguntarán el motivo. Pero no me dejó hacerlo, directamente disparó: “Mira, tú que sabes de economía, tengo unos ahorrillos: ¿sabes dónde puedo meterlos?”.

Se ve que no ha calado aún lo que siempre le he dicho: “Juanita, de economía saben las amas de casa, el sentido común; no los que conocen los tecnicismos”.

Así que, tras felicitarla por pertenecer al escaso porcentaje que aún tiene ahorros, y reprimir mi primer impulso de decirle que los enterrara bajo tierra hasta dentro de diez años, le dije que me lo pensaría.

Me fui al bar de siempre a desayunar, armado con la prensa económica del día. Tras pasar los sustos cotidianos de portada, me encontré un anuncio a página completa:

“Seguridad, tranquilidad, confianza”

No tuve que seguir leyendo: "¡Es un anuncio para hacerse político o consejero de un banco! Casi me apuesto el café a ello con el camarero". Pero seguí mirando.

Aparecía más abajo una persona mayor, muy sonriente. Que podría ser la abuela de todos nosotros. Y a continuación:

“Yo compro Tesoro Público. Ya a la venta desde 1.000 euros”.

Mal debe de estar nuestro Tesoro –pensé con maldad– cuando se vende todo él por 1.000 euros. Pero me di cuenta de que lo que se anunciaba era la venta de Letras y Bonos del Estado. En definitiva: que compremos parte de la deuda que tiene España.

Y entonces volví la mirada a las tres palabras de la cabecera del anuncio, que me trajeron a la cabeza lo siguiente:

Tranquilidad:

- Los mercados están en máxima agitación desde hace meses.

- A pesar de los titánicos esfuerzos por salvar a Grecia, entregándole miles de millones de euros, no se ve claro que eso sea posible.

- Se le acaba de retrasar a los griegos una ayuda de 8.000 millones de euros, porque no han cumplido los objetivos que se les habían marcado. Siguen gastando mucho más de lo que ingresan.

- Hay un gran temor de que Italia o España sean los próximos en estar en la cuerda floja de la quiebra.

Confianza:

- Como se ve que Grecia es incapaz de pagar toda su deuda, se está hablando de forzar a los acreedores a perdonarle la mitad de ella.

- La deuda de España crece a un ritmo de 7 millones de euros cada hora, es decir, casi 1.200 millones de pesetas.

- El Estado tiene marcado un objetivo este año de que no gastar más de un 6% de lo que ingresa. No lo está cumpliendo.

Seguridad:

- El seguro que los fondos de inversión se hacen, por si España quiebra y no les devuelve el dinero, está en torno al 4%. Es decir, que hay 1 posibilidad entre 25 de que no les pague.

- Como los bancos y fondos de inversión no se fían de la deuda española, no la compran. Por eso el Banco Central Europeo, una vez que las ventas se quedan desiertas, tiene que acudir a comprarla.

- El crecimiento de España es prácticamente 0%, y se espera que el año que viene no supere el 0,5%. Esto supone que la economía no crecerá, el Estado no podrá recaudar más impuestos, y la deuda seguirá creciendo.

Miro ahora de nuevo el anuncio de lejos, como con más perspectiva:

“Tranquilidad, seguridad, confianza”

Y me doy cuenta de que la foto de la abuelita es sólo de medio cuerpo.

Le han cortado la peineta... La de la mano.