ÚLTIMOS COMENTARIOS

jueves, 31 de mayo de 2012

¿RESCATE?: Está cantado... por Manolo Escobar


¿Qué nos está pasando?

¿Por qué se habla ya con total naturalidad de nuestro rescate?

¿Cómo es posible que vayamos ahora suplicando a quienes nos van a asfixiar con sus exigencias?

¿Cómo hemos llegado a esto?

No necesitamos al Banco Central Europeo, ni a Ángela Merkel, y ni siquiera al Fondo Monetario Internacional para tener respuesta a esas preguntas.

Tampoco hacía falta haber llegado a esto para saber, desde hace muchos meses, lo que se nos venía encima.

¿Poseemos una bola de cristal?: No

¿Acaso un grupo de afamados analistas con pensiones millonarias?: Tampoco

¿Qué tenemos entonces que nos lleva a no equivocarnos?

Pues lo de siempre, lo que nos guía desde hace muchas generaciones, y raramente falla:

EL REFRANERO ESPAÑOL

1) Juan Palomo: Yo me lo guiso, yo me lo como.

Si cualquier político electo tiene un horizonte vital de cuatro años, en el que desde el primer día está pensando en cómo ganar las siguientes elecciones.. Pero tiene a su disposición el dinero de la caja de hoy, el de los próximos cuatro años, y el de los siguientes 40 a base de endeudarse...

¿Qué hará?: Pues construir lo necesario, lo accesorio y lo incomprensible... Para inaugurarlo y así apuntarse el tanto. Y como ese político, o sus amigos de partido, son los que aprueban el gasto o la deuda a 40 años que contrae... Pues él se lo guisa y él se lo come.

¿Y qué se come?: Nuestro dinero de ahora, y el futuro; el nuestro y el de nuestros hijos y nietos. Porque pagar, lo pagamos nosotros: vaya si lo pagamos.

2) Al pan pan, y al vino vino.

Inyectar dinero público es sacar dinero del bolsillo de los ciudadanos para meterlo en otro sitio; normalmente un banco. Claro y nítido, y rojo como el vino, al igual que nuestros rostros al comprobarlo.

Sanear es limpiar, y limpiar quitar algo sucio; y luego perfumar. Pero perfumar sin limpiar no es sanear, sino tapar con perfume algo que acabará oliendo peor.

Y sanear el sistema financiero sin limpiarlo de suciedad -material y personal-, y echarle el perfume del dinero público, es apestar el conjunto. Porque ya huele...

3) Dime de qué presumes... Y te diré de lo que careces.

Tener un sistema financiero ejemplar no es decirlo, sino tenerlo. Y también vigilarlo, para que no acabe con un agujero de 50.000 millones de euros... Que hay que tapar.

Soltar la frase chulesca de que no puedes caer porque caerían todos, hace que los que no te deben dejar caer se vayan... Y te dejen solo para que no les arrastres. Y Alemania huye de nosotros como del diablo.

Decir primero que ves brotes verdes (Elena Salgado), más adelante que ves un rayo de sol (Luis de Guindos), y todos negando que necesitásemos rescate para luego pedirlo con ansiedad, es no haber llamado al pan pan a tiempo, y haber estado presumiendo cuando había que poner remedio. 

Y ahora vendrán otros a guisárselo y comérselo, pero de fuera, imponiendo.

Tantos dirigentes, tantas instituciones, tantos supervisores, para que al final tenga razón el refranero...

Y el cancionero, con aquello de "Mi carro me lo robaron, anoche mientras dormía" que cantaba Manolo Escobar.

Escobas, Manolo, escobas. Y muchas. Las necesitamos.