ÚLTIMOS COMENTARIOS

martes, 12 de marzo de 2013

NUESTRA ECONOMÍA Y EL TERNERO EN EL BANCO


Una de las discusiones más típicas de la economía plantea si las políticas monetarias, a través de abaratar el dinero, pueden hacer crecer la economía.

Sin embargo, como vimos ayer, simplemente inyectando dinero en la economía -dando dinero a los bancos- no provoca necesariamente el crecimiento.

Nuestro ternero (la economía), vio cómo recibía más pienso (más dinero para los bancos), y el vaquero observaba engordar al animal. Sin embargo, luego resultó que todo ese pienso se había transformado en grasa (inflación o subida de los precios), pero no en músculo que pudiese al ternero.

Por tanto, lo importante es el músculo, el motor de nuestra economía, que tira de ella hacia delante y crea empleo.

Porque imaginemos que inyectamos dinero en los bancos: ¿Qué puede suceder?

1) Que los bancos no lo distribuyan entre los negocios, no lo presten, sino que lo usen para sus propias necesidades.

En este caso, la medida no servirá para nada. Por desgracia tenemos un ejemplo cercano de este caso, dado que nuestros bancos se han dedicado a usar el dinero que les ha prestado el Banco Central Europeo (a intereses muy bajos) a guardarlo para lo que pudiese venir, y no a prestárselo a pymes y autónomos.

2) Que los bancos lo usen para prestárselo al Estado.

De nuevo la medida servirá de poco. Aquí la larga experiencia española ha sido que los bancos prefieren prestar al Estado, comprando su enorme deuda, antes que entregarlo a las empresas.

Además, esos bancos han recibido el dinero a un interés muy bajo del Banco Central Europeo, y se lo han prestado al Estado a un interés alto, por lo que han hecho un gran negocio con el pase, mientras las empresas y negocios no veían un euro.

3) Que los bancos lo distribuyan entre los negocios, y se lo presten a intereses razonables.

Esto es lo único que puede hacer que el motor de la economía se mueva, y que el ternero gane músculo.

Y si cada uno tratamos de recordar el número de pymes y autónomos que han recibido préstamos en los últimos tiempos, después de ver que la lista se reduce casi a cero, podremos darnos cuenta del motivo por el que no crecemos; y no creamos empleo.

Pero esta es una historia que continuaremos mañana.