ÚLTIMOS COMENTARIOS

martes, 11 de octubre de 2011

EL ESTADO DE BIENESTAR: ¿Estás a gusto?

Ayer me encontré por la calle con mi prima Marisa. Me comentó que había salido a comprarse una chaqueta tipo “Ángela Merkel”. Supongo que será para exteriorizar lo que todos ya sabemos: que es ella la que manda en nuestra familia.

Luego me reprendió diciéndome cómo era posible que no hubiese hablado aún sobre el “estado de bienestar”. Será por mi aversión a los términos abstractos…

Ese concepto de “estado de bienestar” siempre me ha llamado la atención, porque ha elevado a abstracto algo tan común como el bienestar: el estar "a gusto". Es como si dijéramos: mejoremos el "estado de alegría".

Pero es en conceptos como ése donde se ve en toda su nitidez la separación entre la "gran economía" y la "economía a pie de calle". No se entiende de otra forma que se hable de si ha mejorado o empeorado el "estado de bienestar", cuando uno sale a la calle y desde luego nadie parece estar "a gusto".

Nuestro estado de bienestar:

El 56% de los españoles recibe ayudas de sus familiares. Si eres menor de 40 años, es prácticamente seguro que tu familia te está transfiriendo todos los meses algo de dinero para poder pagar la hipoteca, la ropa de los nietos…

Las casas particulares que alquilan habitaciones a extraños para poder llegar a fin de mes han subido un 500% en Madrid, y un 200% en otras ciudades como Granada.

El último trimestre se produjeron 16.500 desahucios, y quedaron 20.000 pendientes de ejecutar.

Actualmente hay ya más españoles que tienen que emigrar a otros países para buscarse un trabajo que extranjeros viniendo a España para una vida mejor.

Hace poco pudimos ver en las noticias cómo una arquitecto y un taxista habían tenido que enrolarse en la vendimia francesa, tras no encontrar trabajo durante casi dos años.

Pero, ¿qué expectativas de futuro tenemos?

- Actualmente la mitad de la población española tiene más de 65 años o menos de 16. Por tanto, los que están en edad de trabajar han de sustentarse a ellos mismos y a otra persona más.

- Si añadimos que tenemos un 21% de paro, nos podemos hacer una idea más clara de la magnitud del problema.

- Desde este año ya vamos a empezar a perder población en España. En los próximos diez años seremos medio millón menos.

Si alguna vez te compras un periódico económico, empieza por arrancar las primeras páginas: Ésas que hablan de Grecia, la crisis financiera y el rescate a la banca. Cuando llegues a las páginas interiores, verás una realidad más cercana.

Allí se empieza a hablar de datos de nuestra realidad más común, que parece que tienen menos importancia, pero que son los que sufrimos. Son esas cifras y relatos de personas sin trabajo, comercios que no venden, y hogares desahuciados.

Cuando veas que alguien dice “estado de bienestar”, tradúcelo por lo “a gusto” que estamos.

Porque con el “estado de bienestar” se les llena la boca a algunos… mientras el común de los mortales no tiene ni para comer.

Pero aquéllos, efectivamente, diciéndolo se quedan “a gusto”.