ÚLTIMOS COMENTARIOS

miércoles, 29 de febrero de 2012

CANSADOS DE LA CRISIS: A derecha e izquierda la victoria es nuestra


Estos días hemos oído decir a un ex-ministro y ex-candidato a Presidente del Gobierno que las medidas tomadas por la derecha deberían haber sido adoptadas por la izquierda.

También hemos escuchado la extrañeza de algunos por el hecho de que un juez de tendencia sexual considerada progresista haya sido votado para su cargo por el bloque conservador.

Referido a la economía, se discute si un ministro de esconomía de la escuela de chicago (liberal), puede tomar medidas keynesianas (que se dicen de izquierdas).

Y mientras tanto, los que cada día salen a trabajar -ahora con el miedo de la crisis en el cuerpo-, ¿se preguntan continuamente si ellos son liberales, progresistas, conservadores, keynesianos, de derechas o de izquierdas?.

¿Hay que empeñarse en esas clasificaciones, normalmente ideológicas, de la realidad? Sobre todo en estos tiempos difíciles, donde lo que urge es evitar que la nave se hunda, con todos nosotros dentro: Tal vez necesitamos que en vez de grandes discursos de intenciones y clasificaciones haya hechos; y hechos útiles para el ciudadano de a pie.

Pero como es difícil evitarlas, podemos hacer una nueva clasificación: cansados y no cansados.

Cansados son los que llevan trabajando igual desde hace años: muchas horas y escaso sueldo.

Los que tenían el mismo piso antes, durante y después de la burbuja inmobiliaria.

Los cansados no han cogido un avión en estos años, y muchos menos en Ciudad Real o Castellón.

Les preocupa a los cansados su vecina en paro y la hipoteca impagada de uno de sus hijos; y cómo llegar a fin de mes. Los no cansados, en cambio, desde sus puestos hablan de las cosas de los cansados, sin haberlas vivido; pero tratando de solucionarlas como si las conocieran, de forma tantas veces irreal.

Por eso los cansados lo están de las propuestas abstractas que saben no acabarán con sus problemas. Y se preguntan si alguien aliviará esta crisis (ya han perdido la confianza en que se solucione), con medidas que lleguen a su mundo cansado.

Pero en el fondo, los cansados saben que la crisis sólo la solucionarán ellos. Y que esos ocurrirá cuando los otros también empiecen a cansarse, de tanto vociferar, y hagan lo que ellos:

Trabajar cada día, o ver la manera de encontrar un trabajo; por sus méritos y esfuerzo, y no por su clasificación.

Intentar llegar a fin de mes mirando el bolsillo con cada gasto, porque se lo pagan ellos, y se lo trabajan ellos, y no por su clasificación.

Ganarse el aprecio de sus familiares y vecinos, por ser personas de bien, y no por su clasificación.

Ésa es la gente cansada, gente normal, que no aparece en la foto vociferando a los demás, inaugurando cosas, quemando un contenedor o yendo a los juzgados. Que sólo ha vivido la burbuja cuando baña a sus hijos con jabón al llegar del trabajo,

Los cansados siempre han sacado y sacarán el país adelante. Y lo saben. Sólo hace falta que no se lo impidan. Que no les cansen más; los que no están cansados.

El capitán del crucero hundido en Italia (el Costa Concordia), se fue corriendo el primero en cuanto vio el peligro. No sabemos si era de derechas o de izquierdas, pero sí que se fue. Y que llegó a tierra firme sin cansancio.

La tripulación se quedó, y muchos –a pesar de su cansancio- consiguieron sacar a  tantos de aquel naufragio…

Porque no olvidaron que las guerras las ganan los soldados cansados. Como no debemos olvidar nosotros que vamos a salir de la crisis. Cansados, pero saldremos. Y que la victoria será nuestra.


martes, 28 de febrero de 2012

EL PAGO DE LA DEUDA DE LOS AYUNTAMIENTOS: Poca sardina y mucho pulpo...


La semana pasada estuve en una lonja de pescado. Era la primera vez que asistía a un espectáculo como ése.

En lo alto de un cajón, una señora gritaba los precios, en medio de un gran tumulto:

- ¿Quién ofrece 90? ¿Alguno 80? ¿He oído 70? A ver, aquél caballero ofrece 60. 60 a la una, 60 a las dos… ¡Adjudicado por 60!

Y tras esa espera, el alegre caballero recogía su mercancía; entre el fastidio general de los que no habían conseguido vencer en la subasta.

A los pocos segundos, el mismo proceso: 90, 80, 70… Sólo que esta vez se adjudicó en 50. Y así una vez tras otra.

Cansado ya del vocerío, salí de la lonja camino de algún sitio para comer. Me acerqué a un establecimiento típico de la zona; pero cuál sería mi sorpresa cuando, al llegar, me encontré comiendo amistosamente en una mesa a todas las personas que había visto pujar y ganar en la subasta.

Me resultó extraño aquéllo, así que cuando vino el camarero no pude reprimir la pregunta por el motivo de ese compadreo.

Me comentó que en realidad las subastas se repartían entre las grandes empresas, que conseguían llegar a precios que los demás no lograban alcanzar: ¡Cómo iba a ofrecer lo mismo uno de aquellos directores de multinacionales que un pequeño autónomo o pyme!

Así que al final el pescado se repartía entre unos pocos, y el resto no pillaba ni una triste sardina…

“Mientras se estudia el sistema a seguir para que las empresas empiecen a cobrar, el Ministerio de Hacienda ha anunciado que aquéllas que perdonen más deuda a los ayuntamientos tendrán preferencia para el cobro de las facturas pendientes”


lunes, 27 de febrero de 2012

LA BIBLIA Y LA ECONOMÍA: Ojo por ojo y diente por diente


CONCEPTO: Ojo por ojo y diente por diente.

DEFINICIÓN BÍBLICA: Justicia típica del Antiguo Testamento, consistente en saldar una deuda u ofensa aplicando al causante el mismo daño producido a la víctima, y en la misma proporción; sin tener contención ni compasión alguna.

APLICACIÓN ECONÓMICA: El ojo por ojo y diente por diente se aplica cuando ante la deuda de un moroso, y su falta de pago, se actúa contra sus bienes de manera expeditiva para cobrar dicha deuda, sin tener en cuenta ninguna circunstancia.

EJEMPLO ACTUAL: La semana pasada la Seguridad Social se presentó en un colegio, y sin tener contención ni compasión alguna por los menores de edad que en ese momento estaban en las aulas, se llevo los muebles y enseres, para cobrarse de modo expeditivo una deuda de un millón de euros.

EJERCIO PRÁCTICO DE COMPRENSIÓN DEL CONCEPTO: Comenta con tu compañero, a la luz del concepto explicado, las medidas que habría que tomar contra los muebles, enseres y personas en el caso del Banco de Valencia, que acumula una deuda de 2.100 millones de euros.

Expande tu explicación a la Caja de Ahorros del Mediterráneo, Caixanova Galicia y otros ejemplos, pero sin exceder las más de 20 horas que podría darte hablar del tema.

PRUEBA PARA SUBIR NOTA: Dibuja en un folio los muebles, enseres y otros objetos que las empresas y autónomos podrían llevarse de los organismos públicos que les deben dinero. Exclúyanse coches oficiales, tarjetas Visa ilimitadas y otros bienes de gran utilidad social.


viernes, 24 de febrero de 2012

NUEVAS MEDIDAS PARA EVITAR LOS DESAHUCIOS: Un mundo feliz, lleno de lirios

La crisis no puede ser una excusa para abandonar la confianza en la condición humana: Hemos de creer en la bondad innata de nuestros semejantes, pese a las dificultades que nos encontramos.

Por ello, suscribimos plenamente las nuevas medidas económicas y financieras que instan a los bancos a evitar los desahucios, e incluso a dar más crédito.

No se entienden por tanto las críticas al hecho de que se haya “instado”, “animado”, “exhortado” a hacerlo. Ni a los malos ojos con los que se ha visto que la medida se haya concretado mediante un “Código de buenas prácticas” voluntario y no obligatorio para la banca.

Pensamos que habría que seguir en esa línea, e incluso extenderla a otros ámbitos, basándonos en este nuevo planteamiento de confianza y convivencia, por lo que urgimos a otras medidas que ayuden a reafirmar ese compromiso voluntario:

1) ELIMINACIÓN DE LAS LEYES SOBRE IMPUESTOS:

Una vez eliminadas, elaborar un “Código de buenas prácticas” animando a los ciudadanos a pagar impuestos, IBI, tasa de basuras, etc. Posibilidad de que el pago del móvil sea también mediante un  compromiso de cumplimento por parte del cliente, con pago voluntario de facturas en las tiendas de telefonía.

2) SUPRESIÓN DE RADARES EN LAS CARRETERAS:

Igualmente, redactar un “Código de la buena conducción”, exhortando a los conductores a no sobrepasar los límites de velocidad. Si alguno lo hiciera, aunque estos casos serían muy escasos, instar a que los infractores se pasen por la comisaría más cercana a hacer un pago por haber tenido una mala conducta.

3) SUSTITUCIÓN DE LA POLICÍA POR ANIMADORES SOCIALES:

Se pueden encargar nuevos uniformes a Agatha Ruiz de la Prada, con grandes corazones en colores chillones para la fácil identificación de los agentes. Además, se cambiarían las armas por una flor (a ser posible un lirio), que entregarían a ladrones y comandos albano-kosovares, para hacerles deponer su actitud en pro de una mejor convivencia y tolerancia intercultural.

Por último, de manera desinteresada, sugerimos que el Ministerio de Economía haga un anuncio institucional sobre las nuevas medidas, usando una versión adaptada de la canción "Imagine" de John Lennon:

     Imagina un mundo bueno, donde sin felicidad no hay quién:
     El banquero abraza al pobre, y el político busca el bien.

     Un mundo sin paro ni crisis cada día,
     sin embargos, ni desahucios cada mañana.
     Te lo dice el Ministerio de Economía,
     Gobierno de España.


jueves, 23 de febrero de 2012

EL ESTADO DE NUESTRA ECONOMÍA: ¡A por la calle!


Ahora que a nivel político se discute tanto sobre lo que ocurre en la calle, podemos analizar lo que está pasando allí; comercialmente.

Lo que sucede en la calle es que se está quedando vacía. Y más en concreto los comercios que la pueblan, que se sustituyen por otros de menor entidad.

En este sentido, la calle es un buen índice de nuestra marcha económica, y para ello sólo basta con echar un vistazo a los bajos comerciales de aquellos lugares por los que nos movemos, y ver cómo evolucionan.

Por mi parte, he ido observando esa evolución en mi calle, con estos resultados:

- Comenzó cerrando un comercio cada mes, para pasar luego a uno cada veinte días. En la actualidad sucede cada quince días.

- De cada dos comercios que han ido cerrando, uno sigue vacío, y otro se ha ido ocupando por negocios que aportan servicios de una entidad menor que los anteriores.

Mirando el sector de la calle que antes era más representativo, hace tres años estos eran los comercios que lo poblaban mirando la acera de izquierda a derecha:

- Banco Espirito Santo
- BBVA
- Librería con más de 40 años de existencia
- Caja de Ahorros del Mediterráneo
- Tienda de ropa de marca
- Pizzería
- Banco de Sabadell
- Zapatería
- Peluquería
- Inmobiliaria
- Agencia de Viajes
- Banco de Santander

Ésta es la situación actual:

- Banco Espirito Santo   SIGUE IGUAL
- BBVA   LOCAL VACÍO
- Librería con más de 40 años de existencia   TIENDA DE FOTOCOPIAS
- Caja de Ahorros del Mediterráneo   OFICINA DE TRABAJO TEMPORAL
- Tienda de ropa de marca   TODO A 100 CHINO
- Pizzería   DONER KEBAB TURKO
- Banco de Sabadell   SIGUE IGUAL
- Zapatería   TIENDA CHINA DE ROPA BARATA
- Peluquería   LOCAL VACÍO
- Inmobiliaria   LOCAL VACÍO
- Agencia de Viajes   SIGUE IGUAL
- Banco de Santander   SIGUE IGUAL

Se puede comprobar que, del disparate de tener 5 oficinas bancarias juntas, hemos pasado a 3. Pero aún así resulta claro que ese número tendrá que reducirse en ese pequeño tramo.

Han aparecido dos comercios chinos y uno turco, y todos los cambios de negocios han supuesto un menor valor añadido, con menos personas contratadas.

Permanecen cerrados 3 locales de doce existentes en ese sector.

Cada día, cuando paso por allí, percibo el estado de nuestra economía: La real, la de la calle; en este caso mi calle.

Por eso, cuando se habla de economía, no dejo de preguntarme si algún dirigente se fija en este índice de los comercios.

Entiendo que se trata de un índice distinto: Hay que analizar la calle con detenimiento. Pero allí no hay sedes de partidos ni sindicatos. Y los coches oficiales sólo se detienen unos segundos. En el semáforo.



miércoles, 22 de febrero de 2012

CAPERUCITA AHORRADORA Y EL LOBO PRODUCTO: El cuento de nunca acabar


Caperucita Ahorradora era una niña buena y diligente. Por eso su madre le confió sus ahorros para que se los llevase a la abuela Prudencia.

Sin embargo, le advirtió antes de marchar a casa de la abuela que tuviese cuidado con el Lobo Producto, ya que el cazador se había ido de la zona y no cuidaba de mantenerlo alejado.

Salió Caperucita con diligencia y sin entretenerse en el camino, a pesar de que se encontró con sellos muy bonitos, y con unas abejas preciosas.

Entró con gran alegría en casa de la abuela Prudencia, que le dio un gran abrazo nada más verla:

- Qué alegría, Caperucita, de verte por aquí. ¿Pero qué me has traído?

- Abuelita Prudencia, son los ahorros de mi mamá. Para que se los guardes en un lugar seguro.

- Muy bien Caperucita, déjamelos que te los guarde en este armario.

- Pero abuelita, qué tipos de interés más altos tienes.

- Claro, Caperucita, son para darte una mayor remuneración.

- Abuelita Prudencia, que plazo más largo tienes.

- Nietecita mía, así podrás conseguir más dinero por los ahorros durante ese tiempo.

- Y abuela, qué riesgo más grande tienes.

- Qué va, querida Caperucita, es que no entiendes bien de esos temas.

- ¿Y por qué tienes una letra tan pequeña?

- No te preocupes, son cosas sin importancia.

- ¡¡¡Mentira!!! –dijo Caperucita Ahorradora- eres el lobo Producto, y quieres colocar nuestros ahorros en un producto bancario de gran riesgo; y cuando perdamos todo dirás que no eres responsable.

Dando un enorme salto, el lobo Producto se abalanzó sobre la pobre Ahorradora. Sola y desamparada estaba Caperucita, porque como le dijo su mamá el cazador Banco de España estaba en otro lugar, durmiendo… ¡Todos los ahorros serían depositados a largo plazo y sin poder recuperarse!

Pero en ese momento, un cazador inglés pasaba cerca de la casa. Corrió al oír los gritos de la pobre niña, y sacando su arco inspector le disparó una flecha al lobo, que tuvo que cerrar sus fauces, herido además por una multa. E impidió así que Caperucita perdiese sus ahorros.

El Banco de Santander ha sido multado esta semana en el Reino Unido con 1,8 millones de euros por colocar productos bancarios entre sus clientes sin advertirles de los riesgos que corrían.



martes, 21 de febrero de 2012

DE CONGRESO EN CONGRESO Y TIRO... Por la culata


Hace cinco años, cuando me dedicaba a exportar aceite de oliva a EEUU, acudí a una feria sobre dicho producto que tuvo lugar en Sevilla; justo en el recinto donde han acaecido recientemente los congresos de los dos partidos políticos mayoritarios en España.

Estaba ya preocupado con la crisis que se vislumbraba, y el hecho de que lo exportado a EEUU era un producto de alto precio para una época así. Por lo que acudí a la feria en busca de ideas.

Me acerqué al primer stand y pregunté por alguien que me explicase la producción de la empresa anunciante. Me dijeron que el encargado se había ido a comer y no habría nadie hasta dentro de dos horas.

Acudí a un segundo stand, que estaba abarrotado; de gente bebiendo vino y comiendo jamón. De nuevo traté de hablar con algún responsable, pero me indicaron que estaba atendiendo a otros clientes (de hecho estaba más bien indisponiéndose con ellos bebiendo copa tras copa) y que volviese más tarde.

Finalmente, harto de la situación, cuando me estaba yendo, me crucé con otro stand con todos los letreros e información en inglés, y una persona con cara de aburrida.

Resultó ser el responsable de la importación del aceite de oliva en EEUU. Me comentó que nadie se había pasado por allí en toda la mañana, y que había conseguido apenas entenderse con unas personas que no hablaban inglés.



Me fui a comer con él. Y por supuesto fue lo más interesante que encontré en esa feria, que ya de por sí tenía el curioso objetivo de vender más aceite de oliva en Sevilla. Vamos, como vender arena en el Sáhara.

Salí de allí con el firme propósito, que he mantenido hasta el día de hoy, de no volver más a esas ferias: tenía la impresión de que, mientras allí circulaban cañas y tapas, otros estarían tratando de vender el aceite que nosotros no colocábamos fuera de España.

Mientras han tenido lugar los flamantes congresos de los dos principales partidos políticos, donde –entre cuchillo y cuchillo, y aplauso y aplauso–  se ha discutido sobre los problemas internos de ellos –mucho–  y de los problemas de la crisis en el resto –poco– , Marruecos ha conseguido que la Unión Europea permita la importación en Europa de todos sus productos agrícolas sin pagar arancel.

Para entendernos: que a partir de ahora, nuestros tomates y aceite de oliva –entre otros– competirán en igualdad de condiciones con sus compañeros marroquíes. Con la diferencia de que los compañeros marroquíes –los humanos– cobran 3 euros por día, y los españoles 55.

Competir así es algo dificultoso, pues o producimos unos tomates 20 veces mayores con el mismo trabajo –difícil–, o cobran 3 euros al día nuestros trabajadores –esclavismo–.  Y el resultado en miles de puestos de trabajo y millones de pérdidas se puede adivinar.

Pero nosotros estábamos de congreso. Con proyectos de futuro. Temas abstractos y a largo plazo. Y nuestros vecinos pensando en lo concreto y el corto plazo.

Ahora un político nuestro ha dicho que es importante firmar un pacto en defensa de la agricultura en España. Nosotros los pactos. Ellos las realidades. Nosotros cañas y tapas, y ellos vendiéndonos la arena del desierto.

Disculpadme si como hijo, nieto, bisnieto y tataranieto de agricultor, sugiero que se meta el pacto en el congreso.

El de Sevilla. Y olé.

lunes, 20 de febrero de 2012

EL DUENDE: ¡Qué suerte encontrar el duende!

Salió ese día al campo como cada día. A cuidar sus tomates. Como ya lo hicieran hace años su padre y su abuelo. Pero no podía imaginar lo que le sucedería…


Cogió uno de los tomates colorados que habían madurado y lo echó en el carro de mano. Pero tras un fuerte relámpago, la hortaliza se convirtió en un duende; con su trajecito también rojo.


El agricultor pensó que estaba soñando, tal vez con resaca. Pero era lunes y no había salido el fin de semana por no gastar en tiempos de crisis.

Con una voz germánica, a pesar de su escasa estatura, el duende le dijo que le concedería todos sus deseos. Y por lo pronto, con un movimiento de su mano, convirtió su carro de mano en un gran tractor rojo como su ropa.



Casi se cae de espaldas el campesino ante el inmenso vehículo. Y para no desmayarse decidió llamar a su esforzada esposa:


- Cariño, que ha aparecido un duende en la huerta y ha convertido el carro en un tractor.


- Si me dices que no has bebido ten cuidado, que los duendes siempre son de mal agüero.


- Que no, amor, que me ha traído la buena suerte… Luego te llamo.


El duende se reía de la incredulidad del agricultor. Y para seguir convenciéndole de sus bondades, echando un soplo, le cambió la huerta por un invernadero de última generación.


Un nuevo movimiento de la mano del duende fue para despertar a nuestro amigo, del asombro que se había apoderado de él; y para decirle que eso era sólo el principio, que su vida iba a cambiar: tendría tiempos como no había conocido antes.


Iba a dar un abrazo al duende, cuando éste salió corriendo, desapareciendo detrás de otro relámpago, tras el que pudo descubrir que le había dejado unos grandes depósitos de gasóil con los que llenar el depósito de su flamante vehículo.


El agricultor estaba emocionado. Tanto que de un salto se encaramó a su nuevo tractor. Lo arrancó y pisó a fondo el acelerador. Pero acostumbrado como estaba a su carro, perdió el control y chocó con una de las columnas del invernadero, con tan mala suerte que cayó encima de los depósitos.


Se incendiaron, y el fuego se extendió a toda la plantación, arrasando con ella. Y él tuvo que saltar rápidamente del tractor, porque las llamas lo alcanzaron y acabó calcinado.


Terminó mirando cómo el fuego terminaba con todo. Y comenzó a maldecir la suerte de haberse encontrado con el duende. ¿Por qué había cambiado su carro por ese inmenso tractor y su huerta por el invernadero? Si él estaba bien antes…


Caminaba Constantino -el agricultor- cabizbajo camino de su casa en las afueras de Atenas, cuando se encontró tirado en el suelo el gorro rojo del duende. Lo cogió con rabia entre sus manos. Y vio dentro una etiqueta blanca....

...Decía “Hecho en la Unión Europea” 


viernes, 17 de febrero de 2012

SALDREMOS DE ÉSTA (y V): Tú eres lo primero


Volvía ayer por la noche de viaje, por una solitaria autovía. Solo. Casi sin cruzarme ningún coche o camión en más de trescientos kilómetros.

Gasolina a más de 1,40 euros el litro, obras inacabadas y radares, muchos radares. Obstáculos, pensaba yo, a los que a pesar de todo se empeñan en seguir la marcha. Sin ayuda. Y con obstáculos.

Decidí tomar la primera salida para un café. Y vi el cartel del siguiente pueblo: Santa Fe, Granada. Me pareció un lugar muy bueno para detenerme, y para los pensamientos que traía sobre el artículo de hoy.

El lugar exacto donde se libraba la guerra por la reconquista. 1492. Y de repente aparece un tipo menudo que quiere ver a la Reina. Que quiere traerse los productos de las Indias. Pero de una manera diferente: por una vía distinta.

Y mientras todos estaban inmersos en librar la batalla, la Reina dice que bien. Que vaya: que ellos siguen allí frente a Granada.

Tenemos dos opciones: o seguir con la batalla, quejándonos de su dureza, o buscar una vía distinta. Pero hemos de elegir: salir adelante o quedar atrapados entre la desolación y el pesimismo.

Porque razones para el pesimismo hay de sobra; palpables:

- Los comercios en cualquier calle principal de tu ciudad siguen cerrando al ritmo de uno cada veinte días.

- Tienes muchos familiares y conocidos en el paro, ya que el año pasado se destruyeron 570.000 puestos de trabajo.

- Si posees un negocio, ya sabes que el consumo familiar ha descendido un 1,1% en 2011. O lo que es lo mismo: la gente cada vez compra menos. Lógico, teniendo en cuenta el paro y la bajada de los sueldos.

- El consumo público ha caído un 3,6% por los recortes.

- La inversión de las empresas ha descendido un 6,2% nada menos. Es decir, que no quieren gastarse un duro en el futuro; porque no ven futuro.

¿Entonces? Ya sabes: o desolación, o vía distinta.

LAS INDIAS

Muchos caminos pueden indicarse para "salir de ésta", pero no hemos de perder la perspectiva de que estamos en una economía de guerra. Y en la guerra, el que queda rezagado no sobrevive. 

Sobrevivir, y salir adelante. Por los medios que se quiera, pero es tiempo de sobrevivir. Descubre tus Indias, porque las vas a necesitar. Y tienes que llegar a ellas.

COSAS A TENER EN CUENTA PARA LLEGAR A LAS INDIAS:

1) ESTÁS SOLO:

Ya hemos tenido un cambio de Gobierno y hasta se ha modificado la Constitución. Al final escuchamos lo que todos ya pensábamos: Nadie nos va a solucionar nuestros problemas en el corto plazo.

Como el largo plazo está muy lejos, y no se sabe cuándo llegará, todas las promesas se centran en él. Pero si lo esperas, te ahogarás en el mar; y no llegarás a las Indias.

2) QUÉJATE, MIENTRAS HACES ALGO

Ahora que todo el mundo se queja, y con razón, de “cómo están las cosas”, algunos se sumergen en el pesimismo y se quedan en esa queja, pero otros hacen lo que sospechas: mientras protestan, tratan de acaparar lo poco que queda.

Por tanto, ten una “queja activa”: acuérdate de la madre de los cuatro últimos presidentes del Gobierno (el otro falleció y el anterior está enfermo), mientras tratas de coger una oportunidad antes que el de enfrente.

3) GUARDA TODO LO QUE TENGAS, Y GASTA LO MENOS POSIBLE

No es que la crisis será larga, es que no veremos su fin en muchos años. Y desde luego olvídate del regreso a tiempos como los que hemos vivido hasta ahora.

Por tanto: acapara. Deja que otros ejerzan de patriotas de la economía gastando sin parar para reactivarla; incluso apláudeles cuando les den una medalla. Pero tú no dejes de pensar en el punto 1: estás solo, y cuando no te quede dinero no va a venir nadie a dártelo.

Cuenta tu seguridad en ceros en tu cuenta corriente. Todo lo demás no vale. Y decide si quieres cambiar esa seguridad por otra cosa.

4) ATORNÍLLATE A TU PUESTO DE TRABAJO

Ejercita sin piedad el punto 2, y quéjate como los demás de las lamentables circunstancias de tu trabajo. Pero incéndiate un poco menos que el que más lo hace, por si ese incendio te lleva a perder la perspectiva: si te quedas fuera del mercado laboral será difícil que entres.

Por tanto: llama de todo a tu jefe, y ejercítate con él como has hecho con los presidentes del Gobierno en el punto 2. Pero bajo ningún concepto dejes que se entere, a no ser que te haya echado, y en ese caso puedes grítale todo lo que quieras.

5) SI ESTÁS EN PARO, NO HAY REGLAS

Si estás entre los más de cinco millones de parados, no hay reglas. Te está permitido hacer lo posible, lo imposible, lo correcto y lo incorrecto por encontrar un puesto.

Ejerce la “queja activa” del punto 2, y quédate con el trabajo que surja antes de que lo haga otro. Luego si quieres lo puedes ayudar, pero consigue tú ese puesto.

Acuérdate también de la madre (o padres) del Comisario Europeo de Trabajo, que afirma que hemos de  acostumbrarnos a buscar un trabajo fuera de nuestro país. Lo cual significa que él no está haciendo absolutamente nada para solucionar lo que le compete y por lo que cobra.

Pero una vez hecho eso, y vista la actitud de los dirigentes encargados de apoyar el empleo, así como la reciente reforma laboral, trata de contactar con el familiar, amigo o conocido que está fuera de España y que te busque algo.

Una vez más: lo poco que haya quieres que sea para ti antes que para otro. Y si no lo haces ya, puede que luego sea tarde.

6) EL NEGOCIO ESTÁ EN EL EXTERIOR

Vista la evolución del consumo, y de la renta disponible de las familias, me temo que no tienes razón cuando piensas que la falta de ingresos de tu empresa es temporal.

Mucho ojo si tu negocio tiene una vía de agua por las pérdidas, sobre todo si esa vía es sangre que le quitas a los ingresos o patrimonio familiar. Recuerda el punto 1: cuando no puedas seguir siendo un héroe, te quedarás solo. Piensa desde ya en tu familia.

Aunque los países de nuestro entorno están igualmente en crisis, y compran cada vez menos fuera de sus fronteras, trata de ser uno de los que le venden. Porque aquí en España la gente opta y optará por el punto 3: acaparar y no gastar.

Y lo que tienes más a mano es dar cualquier tipo de producto o servicio a los extranjeros que nos visitan.

NUESTRAS INDIAS: EL TURISMO

Como, a pesar de los fáciles consejos de dirigentes que no hacen su trabajo, no te quieres ir de tu país y abandonar tus raíces, no olvides que no todo en España está en crisis. Hay dos sectores que no paran de crecer, y están mejor que nunca: el lujo y el turismo.

Producir Rolex o Bentleys no está al alcance de todos, pero podemos centrarnos en el turismo: En España sus ingresos han crecido un 8% en 2011, y tal vez puedas apuntarte a ese crecimiento.

Si tienes tiempo y dinero para formarte en algo, no olvides que lo mejor es aprender inglés, o alemán. Aunque sea para balbucearlo. Y serás mejor que ese que compite contigo para un puesto de trabajo y con su negocio.

Y mientras se discute cómo arreglar el país, y nos acordamos de los familiares de nuestros dirigentes, si consigues aprender algo de inglés y dar algún servicio a esos extranjeros despistados que pasan cada día por tu acera, serás diferente.

Como diferente era Cristóbal Colón. Cuando salió de Santa Fe. Hacia el lado contrario de donde iba todo el mundo.

Y salió adelante…


jueves, 16 de febrero de 2012

EXPERIENCIAS QUE MARCAN: Incendio


Terrible. Cosas como la que pude presenciar ayer son las que te marcan. Y no se olvidan.

Frente a mi casa. En un sexto. Primero empecé a ver humo, y luego más humo. Hasta que asomó una llamarada por la ventana. Aunque no se veía, había gente dentro.

Unos minutos angustiosos, hasta que por fin empezamos a oír sirenas. Todos nos sentimos aliviados: Por fin habían llegado los bomberos.

Uno que parecía el jefe se puso a dar instrucciones ante el alivio general. Por no hablar de los que estaban  dentro de la casa.

No había ya más tiempo. Pero por fin se iba a terminar la pesadilla.

Comenzaron a sacar las mangueras, oyéndose los primeros gritos en el edificio. Las extendieron por la calle.

Luego el jefe de bomberos hizo una inspección del portal, anotando los posibles puntos débiles del edificio.

Fue entonces cuando vimos aparecer a una señora con un niño en brazos. En el balcón. Desesperada.

Los bomberos se organizaron junto al edificio. Mirando con detenimiento el denso humo que salía ya de todas partes.

La gente empezó a impacientarse, y les gritaba que tenían que entrar ya.

El jefe de bomberos sacaba repetidamente un transmisor, para contactar con alguien de fuera, ante la impaciencia de los que nos agolpábamos en la calle.

Tras un tiempo que se nos hizo eterno, los bomberos anunciaron que se iba a modificar el sistema contra incendios de la normativa municipal. Y que había que esperar.

La tensión se transformó en enfado. Desesperación para los de dentro del edificio en llamas. Pero el jefe de bomberos nos indicó con firmeza que…

Las medidas que se están adoptando no surtirán efecto a corto plazo, pero que servirán en unos meses.

Pobres incendiados. Y quemados que estamos todos. A corto plazo.


miércoles, 15 de febrero de 2012

SALDREMOS DE ÉSTA (IV): Un rayo de sol uó, uó, uó.


En una economía sana, uno no debe dormirse en los laureles, sino que tiene que poner las bases para asegurar el crecimiento:


- Se preocupará de que los balances de los bancos estén saneados, para evitar que el crédito que están dando a los ciudadanos y las empresas pueda resentirse.


- Flexibilizará el mercado laboral, para que las contrataciones sigan incrementándose.


- Recortará algunos gastos inútiles y no sociales, para asegurar que las cuentas públicas siguen saneadas.


Eso es lo que se está produciendo durante las últimas semanas en nuestra economía: una sucesión de medidas para asegurarnos que la bonanza continúa, y evitar que podamos entrar en crisis.


Sólo hay un pequeño pero, y es que… Ésa no es nuestra economía:


- No se está dando crédito, e incluso el poco que existía está disminuyendo.


- No se contrata, sino que cada día de este 2012 se despiden casi 6.000 personas.


- Nuestras cuentas públicas no están saneadas: tenemos que emitir constantemente deuda para que la compren los mercados, con el consiguiente sobresalto cada vez que lo hacemos.


En definitiva: no se trata de asegurar la continuidad de nuestro crecimiento, sino de evitar nuestra continua caída. De hecho, este año la economía decrecerá un 1,5%. Y si tenemos en cuenta que hemos de crecer en torno a un 2,4% para empezar a crear empleo, podemos juzgar la situación.


Pero dado que nuestro coche económico sigue cuesta abajo –y sin frenos– tal vez la mejor opción sea la de saltar. Siento si ello supone ser políticamente incorrecto: más vale ser incorrectos que accidentados; sobre todo cuando el golpe puede ser mortal.


Aunque son muchas las maneras de saltar, vamos a apuntar dos estilos:


EL SALTO DEL ÁNGEL


Tal vez tú seas la excepción que confirma la regla, y la crisis te pilló con dinero en el banco. Además has superado la tentación de invertir en sellos, pagarés de Nueva Rumasa, e incluso le viste las orejas de lobo a  aquel empleado bancario que te propuso comprar preferentes.


¡Enhorabuena!: Eres la aguja en el pajar de nuestra economía. Incluso si tienes sólo un par de miles de euros, eres un afortunado… Y una presa condiciada.


Ya que has llegado hasta aquí sin caer en las sucesivas trampas, conserva tu tesoro: No se lo des a nada ni a nadie. Y lo siento si soy un antipatriota, pero esto es un blog para lectores, y no todos quieren ser héroes.


¡Ah!, y si lo que tienes es una cantidad mayor, repártela en varios bancos. No te olvides de tener en casa algo por si todo falla. Y si tienes algún billete de dólar mejor, no vaya a ser que alguien llamada Ángela decida que del cuadro europeo lo que le gusta es el marco... alemán.


EL SALTO DE CABEZA


De acuerdo, eres un patriota económico y alguien echado para adelante, que  no claudica ante el mal tiempo, ni se arredra ante las dificultades.


¡Enhorabuena!: Gente como tú son los que ven una oportunidad donde todos ven desgracias, y son capaces de encontrar siempre la botella medio llena en vez de medio vacía.

Y quieres invertir el poco dinero que tienes… Pero no sabes dónde. Así que tratas de vislumbrar por dónde puede haber un rayito de luz en nuestra economía. Ese rayo que tal vez se abra paso en las tinieblas y acabe por iluminar todo.

Analizas nuestra economía real, la de la calle, y surgen muchas preguntas que tú mismo te respondes.

- El Producto Interior Bruto (PIB) de España, es decir, todo lo que se produce, está cayendo.

¿Por qué?

- Entre otras cosas porque nuestra producción industrial ha descendido un 1,7%.

¿Por qué?


- Bueno, la gente no tiene dinero, así que no compra.

¿Por qué?

- Porque muchos están en paro, y otros han visto reducido el dinero que tienen disponible.


¿Por qué?


- Porque no les dan préstamos y además han subido los impuestos para pagar la enorme deuda que tiene el Estado.


Bien. Entonces, si la gente no compra y no hay visos de que les empiecen a dar préstamos a corto plazo, ni que les contraten en masa…. ¿Qué hacer? Porque sigues buscando ese rayito de luz.


No olvides que el sol te ilumina desde fuera… Cuando abres la ventana. Sólo tienes que dejar que entre. O salir a por él.


Pero eso ya es una historia para mañana...



martes, 14 de febrero de 2012

NUEVA HISTORIA ECONÓMICA: Desarmado y derrotado el ejército republicano...


La República no funcionaba, definitivamente era un desastre. Y no podía dejarse que acabara con un país entero.

Él estaba lejos, pero gozaba de un gran prestigio, así que con el apoyo de numerosas fuerzas se plantó en la península.

Sabía que no sería una tarea fácil, pero estaba empeñado en poner orden, frente a sucesivos gobiernos que habían fomentado todo tipo de desmanes, hasta hacer el país ingobernable.

El apoyo desde el exterior era su clave, especialmente desde Alemania, que no dejó de apoyarle desde el principio.

No era un líder elegido por el pueblo, pero la propaganda resaltaba el intercambio que se había producido entre democracia y orden. ¿Preferían el desorden con votos o el orden de un líder fuerte?

Muchos se preguntaban si ese orden y mejoría no suponía renunciar a los principios por los que siempre habían luchado. Si la desaparición de la república democrática no les metería en un pozo de dictadura y dominio exterior.

Pero al final triunfó, y con él una nueva forma de gobierno: ordenada y sin abusos. Y de la democracia... Quién se acordaba de la democracia.

Cumplimos tres meses desde el nombramiento (que no elección) de Mario Monti en Italia. Un Primer Ministro que está poniendo orden y concierto. O eso es lo que dicen sus fuertes aliados exteriores.

Nueva idea de Europa. Intercambio. Orden por democracia.


lunes, 13 de febrero de 2012

SALDREMOS DE ÉSTA (III): Te toca... Pero no lo tocas


Te tocó. No te lo podías creer cuando miraste el periódico, pero allí estaban los 5 números y las dos estrellas: pleno en el euromillón; 100 millones de euros.

Decides depositarlos en 20 bancos distintos por si alguno quiebra, y la mitad en dólares; y una buena cantidad en cajas de seguridad por si el sistema se va al garete. Pero como quieres contribuir a la economía española, dudas de si invertir una parte, y decides seguir asiduamente la prensa de negocios.

Lees lo siguiente:

- La reforma financiera hará que los bancos saneen sus balances, y las posibles fusiones entre ellos favorecerá su fortaleza. La estimación es que en uno o dos años se complete el proceso.

Bueno -piensas- me alegro por los bancos, pero eso a mí de poco me sirve. Te das cuenta de que no vas a oler un préstamo durante ese período. Y como te parece absurdo tener que invertir usando sólo tu dinero, sin ayuda de quienes están precisamente para eso, casi desistes de tu empeño por ayudar a reactivar nuestra economía.

Pero continúas con tu afan inversor, y sigues leyendo:

- La reciente reforma laboral dará más flexibilidad a las empresas para ajustar sus plantillas en caso de una mala racha económica.

Jajaja -te ríes-, estamos buenos. No he invertido aún mi dinero y ya tengo que ponerme a pensar en qué haré si todo me va mal... ¡Así no invierto!

Te dices a ti mismo que te da igual que ahora se pueda despedir con 20 días de indemnización en vez de 33, porque si te metes en algo es porque lo ves rentable, y entonces contratas a todo el que pase por la calle: ¡Lo importante es que haya negocio, no cuanto te cueste despedir a la gente!

Pero como sigues empeñado en ayudar a la economía con tus 100 millones, sigues leyendo. Te topas con la siguiente noticia:

- La producción industrial española cayó un 1,7% en 2011.

Vaya, tú que tenías en mente construir una fábrica como aquella que tenía tu abuelo para hacer pan, pero ahora tan enorme como a él le hubiese gustado... Y resulta que la producción está cayendo; cuando lo normal es que no baje nunca, sino que no pare de crecer en una economía sana...

Claro, ahora entiendes que el Producto Interior Bruto (PIB) de España está bajando: se está produciendo  menos. Y entonces se necesita menos gente y hay más paro.

Pensabas que la reforma financiera y la laboral acabarían con nuestros males, y podrías invertir tus 100 millones; y ahora resulta que te das cuenta de que esas dos cosas no hablan del principal problema que te has encontrado: nuestras fábricas -nuestra economía- está produciendo menos y echando gente a la calle.

Está claro que, antes de nada, lo que necesitas saber es por qué se están parando nuestras máquinas, ¡y como reactivarlas!

Pero estás ya muy cansado y -como no te gusta el golf a pesar de tu riqueza- te vas a tomar unas cañas con tus amigos de siempre. Mañana tratarás de resolver esa cuestión.


sábado, 11 de febrero de 2012

ÁNGELA, NICOLÁS: QUEREMOS CRECER EN NUESTRA TIERRA


INTERVENCIÓN EN EL TELEDIARIO DE BUSINESS TV

El vídeo aparecerá en unos segundos
Por razones de copyright, sólo aparecen las intervenciones del autor

video

viernes, 10 de febrero de 2012

SALDREMOS DE ÉSTA (II): ¿La tijera tiene que ser social?

Me comentan varios lectores que “saldremos de ésta” si Europa, y en definitiva Ángela Mérkel y Nicolás Sarkozy, nos dejan. Razón no les falta, pues como es ya comúnmente admitido, la Unión Europea está regida por las minicumbres que esos dos dirigentes celebran antes de que se tome cualquier decisión importante.

Por tanto, para ser prácticos, admitamos antes de nada el status quo europeo y tratemos en primer lugar de realizar lo que nos piden desde Bruselas -o Berlín y París-; y así estar tranquilos para poder "salir de ésta".

CONSEGUIR NUESTRO OBJETIVO DE DEUDA

Sabemos que tenemos que terminar el 2012 con un déficit del 4,4%. Es decir, que los gastos del conjunto del Estado no pueden exceder en más de esa cuantía a los ingresos.

Bombardeados como estamos con las quejas políticas de que eso es imposible de cumplir, si nos paramos un momento a pensar, lo que nos están diciendo es algo que ciertamente querríamos y desearíamos para cada uno de nosotros: no sólo no tenemos que ahorrar, sino que podemos gastarnos un 4,4% más de lo que ingresamos; y que vamos a conseguir la financiación para ello.

¿No estaríamos nosotros contentos con tan buena noticia? Y si tenemos en cuenta que ese objetivo lo van a revisar al alza… Se nos antoja algo para no quejarse mucho. En fin, ya sabemos que lo bueno para el ciudadano es  tantas veces malo para las grandes esferas...

TE NOMBRAN MINISTRO DE EMERGENCIA

Para ver si es tan difícil llegar a ese objetivo de déficit, y por tanto contentar a Mérkel  y Sarkozy, supongamos que en este contexto de crisis brutal te nombran Ministro o Ministra de Emergencia, con un mandato de sólo seis meses.

Tu primera tarea es llegar a ese objetivo del 4,4% de déficit. Como la estimación es que esté en torno al 6%, debes recortar un 1,6%, o lo que es lo mismo: 16.000 millones de euros.

Como tienes prisa por cerrar el asunto e ir a decir a todo el mundo que has solucionado el problema, en un primer impulso decides subir el IVA y bajar un 10% las pensiones. Pero cuando vas a imprimir el real decreto, la impresora se queda sin tinta (efecto de los recortes). Y mientras va el funcionario a reponerla, te da tiempo a pensarlo de nuevo, y cuando te pone el papel encima de la mesa, decides no firmarlo.

SACAR SE PUEDE SACAR… DE MUCHOS SITIOS

Y entonces pides a otro funcionario del nuevo Ministerio de Emergencia que te traiga la prensa, para ver cómo está el panorama en España antes de tomar una decisión, ya que tu coche oficial no te deja ver con claridad la calle.

Lees en las secciones económicas que:

- Los sindicatos, patronal y partidos políticos van a ver reducida su subvención desde 1.700 millones de euros a 1.500 millones.

Como eres el Ministro de Emergencia y tu mandato es sólo por seis meses, te da igual lo que esos estamentos piensen de ti, porque cuando quieran presionar para que te vayas ya lo habrás hecho. Así que decides darles a cada uno "solamente" 100 millones de euros (16.000 millones de las antiguas pesetas), lo cual estimas todo un lujo en estos tiempos de crisis, y ahorras así 1.200 millones euros.

Continúas tu lectura y ves que:

- TVE reduce un 20% el sueldo a sus presentadores estrella, que cobran más de 120.000 euros.

Se te enciende una luz, y aunque lo que te gustaría es suprimir el Senado y tal vez reducir a la mitad los parlamentarios tanto a nivel estatal como autonómico, decides no ser antisistema y te limitarás a aplicar una rebaja a sus sueldos.

Al principio dudas de que puedan pasar necesidad, pero luego te viene a la cabeza que al fin y al cabo se supone que están ahí por vocación de servicio público, y no por hacer carrera.

Se te ocurre así que, en estos tiempos de crisis brutal, muchos de esos puestos podrían incluso ser honoríficos, en el sentido de que quien quisiera ocuparlos tuviera que hacerlo desinteresadamente y sólo con los gastos pagados; pero para no ponerte radical, apruebas mantener los ayuntamientos (incluso los más pequeños), las diputaciones, parlamentos autonómicos, consejos consultivos y defensores del pueblo de las autonomías, Parlamento estatal, Senado, Consejo de Estado, etc., etc., pero… Decretas una rebaja del 50% de todos los sueldos.

Además te muestras comprensivo, y dejas escrito que entiendes perfectamente que muchos de ellos decidan no continuar su labor por la mitad de la remuneración, en cuyo caso esos puestos quedarán vacantes hasta nuevo aviso: tal vez así se consiga reducir el número de integrantes de esos organismos. Pero sospechas que no te va a llegar ninguna petición de abandono...

Suena entonces el teléfono. Te avisan que hoy tienes la toma de posesión de José Luis Rodríguez Zapatero como miembro del Consejo de Estado, y la inauguración de la exposición con motivo del montón de años que han pasado desde la llegada del tren a Galicia.

Declinas la primera invitación y cursas un telegrama felicitando a los asistentes de la toma de posesión por ser los últimos que las verán, ya que vas a decretar una suspensión de todas las tomas de posesión hasta que tengamos superávit de las cuentas públicas: A partir de este momento se tomará posesión en privado y sin ceremonia.

Aprovechas también para recordar que las pensiones de los políticos están también sometidas a la rebaja del 40%. Por tanto, Zapatero pasará de 80.000 euros a 48.000 por exPresidente, y de 70.000 a 42.000 por miembro del Consejo de Estado. Percibirá un total de 90.000 euros en vez de 150.000.

Respecto a la exposición ferroviaria, envías un burofax al Presidente gallego en el que cortésmente le indicas que el coste ha de ir cargado a la asignación de 100 millones de euros de su partido, por no poder el Estado hacerse cargo de esas fiestas. Preparas además otro decreto por el que se suspenden todos los gastos no directamente productivos en el país hasta que haya una creación neta de empleo.

Cuando estás pensando qué vas a hacer con el dinero que sobra, porque te has excedido ahorrando y sobrepasas los 16.000 millones de euros, lees que la Ministra de Trabajo ha decidido que los parados que quieran, puedan cobrar por anticipado su prestación para crear un negocio.

Te quedas pensativo, porque te das cuenta de que los ciudadanos siempre tienen que arriesgar su propio dinero, en caso de que algún parado quiera arriesgar lo poco que les queda para meterse a invertir cuando ni los grandes fondos de inversión se lo plantean. Sin embargo, los bancos no paran de recibir ayudas, que se supone son para dar créditos a esos ciudadanos.

Pero hoy se trata de contentar a Merkel y Sarkozy con el déficit público. Como ya hemos conseguido nuestro objetivo, e incluso ha sobrado dinero, decidimos no seguir removiendo más las aguas para ver "cómo salir de ésta”...

Hasta el lunes…