ÚLTIMOS COMENTARIOS

martes, 25 de septiembre de 2012

ACABANDO CON LA CRISIS (I): Mayday gaviota pasajera


Atlántico Norte. 6:32 a.m.
Avión de las Fuerzas Aéreas Españolas.
Nombre en clave del ocupante principal: Gaviota pasajera.

- Mayday, mayday. Nos estamos quedando sin combustible. Mayday, mayday.

- Atención, aquí la torre de control de Barajas, España: Díganos por favor si el nombre de su compañía empieza por Ryan y acaba por Air.

- Negativo, torre de control: Les habla el capitán del Gaviota Pasajera.

- ¡Santo Dios!, ahora mismo enviamos dos aviones cisterna para abastecerles en vuelo.

(6:35 a.m. Interior del avión)

- Señor Presidente, discúlpeme…

- Oh yeah, tell me baby.

- Señor Rajoy, le ruego que empleemos el español o alguna de las lenguas cooficiales a pesar de su entrevista ayer con Obama en Nueva York. El tema es de extrema gravedad: Nos estamos quedando sin combustible.

- ¡Pero qué me dice! ¿No hemos repostado antes de salir?

- Negativo, señor. No nos quedaba saldo en la tarjeta del Banco Central Europeo.

- ¡Maldita herencia! ¡Ponedme inmediatamente con la persona al mando en Madrid!

- ¿Ángela Merkel, señor?

- No, idiota, con Soraya. Lo de Ángela es extraoficial.

- De acuerdo, señor. Pero le confirmo que dos aviones cisterna están ya en camino.

(8:53 a.m.)

- Señor, tenemos un problema…

- ¿Pero no han llegado ya los aviones cisterna?

- Afirmativo, señor, pero han consumido todo el combustible que traían, y nos piden que les demos parte del nuestro.

El sistema financiero, los bancos y cajas, tienen su razón de ser en tomar prestado dinero de los ciudadanos y empresas para llevárselo -prestárselo- a otros.

Si lo prestan de manera prudente y controlada, podrán devolver el dinero a sus primitivos dueños, y además ganarse un beneficio.

Pero si lo emplean de manera desordenada o en inversiones ruinosas, pasará como en la actualidad:

- Tienen una morosidad del 10%: Uno de cada diez euros que han prestado lo han perdido.

- Han realizado inversiones desastrosas, sobre todo en la construcción.

- Con todo ello, no sólo no han generado beneficios, sino que no pueden devolver el dinero a los que lo depositaron en ellos.

- Como consecuencia, han pedido que el Estado reponga con dinero público lo que han perdido con sus inversiones y mala gestión.

- Llegamos así al círculo vicioso presente: Los ciudadanos han dado su dinero a unos bancos y cajas que lo han perdido, y ahora el Estado recauda impuestos de esos mismos ciudadanos para reponerlo.

- Pero vamos a ver, capitán: ¿Estamos tontos o qué? ¿Cómo que los aviones cisterna nos están pidiéndo combustible a nosotros? ¡Nos vamos a ir todos al fondo del mar! ¿Qué opciones tenemos?

- Señor Presidente, tendríamos que aligerar la carga para gastar menos.

Atlántico Norte. 9:14 a.m.
Avión de las Fuerzas Aéreas Españolas.

Mañana siguiente capítulo… El pájaro se queda sin comedero.