ÚLTIMOS COMENTARIOS

lunes, 9 de julio de 2012

LA CONFIANZA DE LOS MERCADOS EN ESPAÑA: Soy Bond, James Bond


La única persona capaz de explicar lo obvio sin que caiga su credibilidad es James Bond.

Todos recordamos la escena repetida en sus películas:

- "Me llamo Bond, James Bond".

Si una persona impolutamente enfundada en un smoking negro se baja de un Aston Martin descapotable, dejando tras de sí una modelo rusa de rasgos asiáticos, y nos dice "me llamo Bond", sobra todo lo demás...

...¡Sabemos que Bond es James Bond! Pero a él le perdonamos la insistencia...

Vayamos a un ejemplo más cercano a nosotros, a menos que seamos la Reina de Inglaterra y estemos acostumbrados a tratar con tipos como el anterior.

Vas por la calle y ves que un hombre llama al portero automático de una casa, y a la pregunta de "¿quién es?", responde "tu churri".

¿Qué piensas?:

Pues que, aparte de los calificativos que te despierta la expresión "tu churri", la puerta se abrirá; como efectivamente ocurre a los pocos segundos.

Pero imaginemos por un momento que el tipo en vez de decir "tu churri", empieza a explicar que es un señor que hace unos años se casó con la que le escucha en una boda en un pueblo de Córdoba.

¿Qué piensas ahora?

Pues que o ella tiene un ataque de amnesia o ese tipo ¡se la está intentando pegar!

Al contrario que James Bond, si "churri" tiene que insistir en lo obvio (que es su churri y marido de la interlocutora), pierde toda la credibilidad delante de los que le escuchan...

Vayamos ahora al terreno económico:

Imaginemos que mañana sale Ángela Merkel en una rueda de prensa multitudinaria, y tomando la palabra comienza su discurso así:

- Les he convocado para decirles que Alemania es un país solvente...

¿Qué pensará todo el mundo?: ¡Que está insistiendo en lo que se supone que debería ser obvio!

¿Qué pasará a continuación?: Que la bolsa alemana bajará, y si tuviese prima de riesgo se dispararía (al subir el riesgo de invertir en Alemania).

Ésa es la famosa confianza de los mercados: Confianza en que no hace falta que me digas, o me insistas, en lo que se supone que es obvio. Y si tienes que hacerlo, entonces ya desconfiaré de ti... Y me iré corriendo.

Ahora podemos entender el efecto en los mercados de palabras como:

"España es un país solvente". Ah, ¿es que tienes que decírmelo?

"Nuestro país cumplirá con sus compromisos". ¿Es que pensabas no hacerlo?

"Somos una gran nación, y en el pasado hemos superado situaciones difíciles" Dios mío, la que se nos viene encima.

Estaremos atentos a las declaraciones del Obispo de Santiago de Compostela. Por si dice: "Estamos seguros de que lo que hemos encontrado es el Código Calixtino". 
O lo que es peor: "Soy obispo, el obispo de Santiago"

Si tiene que insistir, y no es Bond... Seguro nos han dado el cambiazo con el Código. Y el obispo es un doble.


_______________________________________________________  
MAÑANA SALDREMOS CON TU APORTACIÓN
Enviando un SMS al número 25588 con la palabra QUIEBRA
El coste es de 1,42 euros iva incluido y nos hace existir
Gestión sms: Sit Consulting SL. At. Cliente 902 116 106 info@sitmobile.com