ÚLTIMOS COMENTARIOS

viernes, 19 de julio de 2013

LA SITUACIÓN ESPAÑOLA (II): ¿Margarita se llama mi amor?


La confianza es lo más importante en bolsa, como hemos comentado en la anterior entrada; o si queremos ponerlo de otro modo, la ausencia de incertidumbre.

No hay nada peor para los mercados que no saber lo que va a pasar

Para un inversor en bolsa, o un inversor en general, lo principal es saber qué va a ocurrir en el futuro, y ello por encima incluso de que las noticias sean buenas o malas.

Imaginemos que se anticipa una mala noticia, como puede ser una gran sequía y escasez de alimentos en un lugar. Para un inversor eso no es necesariamente malo, pues puede anticiparse e invertir en empresas proveedoras de alimentos desde el exterior.

Pero si se produce un evento inesperado, como pudieron ser los atentados de las Torres Gemelas, entonces la bolsa se desploma, y con ella los mercados.

¿Y qué sucede ahora en España desde el punto de vista inversor?

Si leemos los informes que manejan los grandes inversores, se está trasladando una imagen de inseguridad de cara al futuro dentro de nuestro país. Y ello motivado entre otras cosas por los casos de corrupción.

Pero como los mercados tienen ya muchos años, lo que les inquieta no son los casos en sí, que de hecho diría que vista la trayectoria de nuestro país casi los dan por descontados, sino el hecho de que no se sepa qué va a pasar en un futuro: Si seguirá el Gobierno tal y como está conformado ahora o no.

En ese sentido –una vez más– no es tan importante el hecho de que el gobierno cambie o no, como el no saber si lo va a hacer. Y por lo pronto ahora hay dudas dentro de los inversores.

Por eso, ¿qué mensaje transmitió el Presidente del Gobierno en su reunión con los mayores empresarios españoles hace pocos días?: Les aseguró la estabilidad política.

Ahora todo está en que los inversores, y la bolsa, se lo crean. O si no, seguirán con las dudas de tener que deshojar la margarita.

Y nuestra economía sufrirá mientas se deshoja. Y no lleguemos al último pétalo.