ÚLTIMOS COMENTARIOS

viernes, 28 de septiembre de 2012

jueves, 27 de septiembre de 2012

TÚ ELIGES: ¿Y si no quiero este coche?


Dejamos hoy al Gaviota Pasajera en el aire, si combustible ni tren de aterrizaje, porque tengo que comentaros una buena noticia: ¡Voy a cambiar de coche después de ocho años!

Me ha costado lo mío, porque le tenía bastante apego al anterior. Pero mira, cuanto toca, toca; y ya tenía ganas.

Estuve bastantes días pensándomelo, sobre todo porque no sabía qué quería exactamente, pero por fin me decidí: Un modelo compacto, seguro y fiable, diésel, con cuatro puertas y azul metalizado, por mucho que viniera de uno rojo.

Y allí que me dirigí ufano ayer a recogerlo al concesionario, tras un tiempo de espera, y no sin expectación por el cambio. Lo sacaron y... ¡Por fin! ¡Por...

- ¡Por Dios!, ¡¿pero esto qué es?!

- Su nuevo coche señor.

- ¡Mi nueva leches! Pero si es tan grande como el que tenía.

- Es que...

- ¿Es que? Es que tiene cuatro puertas y no dos. Y... No me lo puedo creer: ¡Gasolina! Pero si yo elegí diésel...

- Resulta que...

- Pues resulta que yo había decidido azul, y éste no sé si es verde o naranja... Más bien decolorado... ¡Qué puñetas!: Está repintado.

- Mire, señor, ¿quiere calmarse?

- Pues no sé, porque estoy a punto de hacer un disparate...

- Tiene que entender que en las circunstancias actuales no podemos darle el coche que le dijimos. Pero no dude de nuestro compromiso por entregarle lo prometido en cuanto sea posible.

- ¡¿Y cuándo podrá ser?!

- Podrá elegir de nuevo dentro de cuatro años...

Y ahí me tenéis en la puerta del concesionario, con un enfado de mil narices. Gritando y con ganas de llevarme por delante al vendedor, al dueño, y a todo lo que sonara a coche.


Sé que tal vez grité demasiado, y que esos insultos no son propios de mí. Pero, ¿qué queréis? ¿que espere cuatro años a ver si me dan lo que me prometieron?



Allí. A las puertas del concesionario. A las puertas del Parlamento de España...


miércoles, 26 de septiembre de 2012

ACABANDO CON LA CRISIS (II): Sin tren y sin comida, la gaviota está perdida


Atlántico Norte. 9:14 a.m.
Avión de las Fuerzas Aéreas Españolas.
Ocupante principal: Gaviota pasajera.

Situación desde ayer: Mayday por pérdida de combustible.

- Señor Presidente, estamos en mayday: ¿Qué hacemos?

- Dé vueltas en círculos, capitán.

- ¿Perdón?

- He dicho que dé vueltas en círculos.

10:14 a.m.

- Presidente, llevamos una hora dando vueltas sin hacer nada...

- Ya lo sé: Dé más vueltas a ver si se soluciona el problema solo.

- Pero señor, cuanto más tardemos el problema empeorará al tener menos combustible.

Los mercados tienen una gran información del estado de una región o país, y controlan una multitud de datos concretos.

Por eso, si buscamos el apoyo de los mercados (pidiéndoles dinero prestado por ejemplo), necesitamos que esos datos mejoren, o tomar las medidas oportunas que provoquen su mejoría.

- Vaya, pues tiene razón. Tendremos entonces que deshacernos de peso. ¿Qué me aconseja, capitán?

- Mire, Presidente, antes de venir usted el avión se decoró con objetos muy pesados, que no sólo no ayudan a volar sino que entorpecen. Fíjese en esos cuadros del fondo, con fotos de todos los pilotos desde el inicio de la democracia…

- Ya veo, ya… Bueno comencemos por otra cosa: Deshágase del tren de aterrizaje.

- ¿Cómo, señor?

- Que tire la ruedas: Nos las necesitamos ahora mismo.

A la hora de tomar medidas económicas urgentes, resulta muy importante no ceñirse a lo inmediato. Si nuestro objetivo se centra solamente el corto plazo, a medio o largo nos encontraremos con que el remedio puede ser peor que la enfermedad.

Por ejemplo, nuestra necesidad de ahorro para conseguir dinero con el que pagar la deuda del Estado, no puede hacernos olvidar que si dejamos de invertir (en investigación, infraestructuras, etc.), en breve no existirá una economía de la que seguir recaudando esos impuestos.

11:27 a.m.

- Qué, capitán, ¿mejoramos?

- Negativo, señor Presidente: Perdemos altura. Es necesario reducir más peso.

- ¿Y si aceleramos para conseguir más altura?

- Señor, me va a disculpar, pero de esa forma sólo subiremos momentáneamente, y consumiendo un  combustible que necesitamos más que nunca.

Si las medidas fiscales se centran más en recaudar impuestos que en reducir al máximo los gastos prescindibles, tendremos la impresión de que disponemos de más dinero, pero se agotará al cabo de poco tiempo, y la situación empeorará.

Lo hemos visto estos meses con el IVA y los demás impuestos: Se han subido y se ha recaudado momentáneamente más dinero, pero al cabo de poco, como la gente consume menos, la recaudación es menor que al principio.

Si suelo ir a la peluquería cada mes pagando un 8% de IVA, ahora que el IVA ha subido al 21% puede que no vaya en tres meses, por lo que la recaudación por IVA es menor (mayor porcentaje cada vez que voy, pero menos cantidad total porque voy sólo una vez y no tres). Y lo que es peor: Muchas peluquerías -y sus proveedores- cerrarán, creando más paro.

- No se preocupe, capitán: acelere, acelere, que cuando se nos acabe el combustible ya vendrán a rescatarnos.

11:47 a.m. Atlántico Norte.
Avión de las Fuerzas Aéreas Españolas Gaviota Pasajera.
Con poco combustible, sin tren de aterrizaje, y pendientes de un rescate....


martes, 25 de septiembre de 2012

ACABANDO CON LA CRISIS (I): Mayday gaviota pasajera


Atlántico Norte. 6:32 a.m.
Avión de las Fuerzas Aéreas Españolas.
Nombre en clave del ocupante principal: Gaviota pasajera.

- Mayday, mayday. Nos estamos quedando sin combustible. Mayday, mayday.

- Atención, aquí la torre de control de Barajas, España: Díganos por favor si el nombre de su compañía empieza por Ryan y acaba por Air.

- Negativo, torre de control: Les habla el capitán del Gaviota Pasajera.

- ¡Santo Dios!, ahora mismo enviamos dos aviones cisterna para abastecerles en vuelo.

(6:35 a.m. Interior del avión)

- Señor Presidente, discúlpeme…

- Oh yeah, tell me baby.

- Señor Rajoy, le ruego que empleemos el español o alguna de las lenguas cooficiales a pesar de su entrevista ayer con Obama en Nueva York. El tema es de extrema gravedad: Nos estamos quedando sin combustible.

- ¡Pero qué me dice! ¿No hemos repostado antes de salir?

- Negativo, señor. No nos quedaba saldo en la tarjeta del Banco Central Europeo.

- ¡Maldita herencia! ¡Ponedme inmediatamente con la persona al mando en Madrid!

- ¿Ángela Merkel, señor?

- No, idiota, con Soraya. Lo de Ángela es extraoficial.

- De acuerdo, señor. Pero le confirmo que dos aviones cisterna están ya en camino.

(8:53 a.m.)

- Señor, tenemos un problema…

- ¿Pero no han llegado ya los aviones cisterna?

- Afirmativo, señor, pero han consumido todo el combustible que traían, y nos piden que les demos parte del nuestro.

El sistema financiero, los bancos y cajas, tienen su razón de ser en tomar prestado dinero de los ciudadanos y empresas para llevárselo -prestárselo- a otros.

Si lo prestan de manera prudente y controlada, podrán devolver el dinero a sus primitivos dueños, y además ganarse un beneficio.

Pero si lo emplean de manera desordenada o en inversiones ruinosas, pasará como en la actualidad:

- Tienen una morosidad del 10%: Uno de cada diez euros que han prestado lo han perdido.

- Han realizado inversiones desastrosas, sobre todo en la construcción.

- Con todo ello, no sólo no han generado beneficios, sino que no pueden devolver el dinero a los que lo depositaron en ellos.

- Como consecuencia, han pedido que el Estado reponga con dinero público lo que han perdido con sus inversiones y mala gestión.

- Llegamos así al círculo vicioso presente: Los ciudadanos han dado su dinero a unos bancos y cajas que lo han perdido, y ahora el Estado recauda impuestos de esos mismos ciudadanos para reponerlo.

- Pero vamos a ver, capitán: ¿Estamos tontos o qué? ¿Cómo que los aviones cisterna nos están pidiéndo combustible a nosotros? ¡Nos vamos a ir todos al fondo del mar! ¿Qué opciones tenemos?

- Señor Presidente, tendríamos que aligerar la carga para gastar menos.

Atlántico Norte. 9:14 a.m.
Avión de las Fuerzas Aéreas Españolas.

Mañana siguiente capítulo… El pájaro se queda sin comedero.


lunes, 24 de septiembre de 2012

¿CUÁNDO ACABARÁ LA CRISIS?: 7... 5... 3... La gran explosión


Granada. Viernes 21 de septiembre. Terraza de un bar cualquiera. Suceso real.

- Jesús, me he leído la historia del castillo, el artículo de la "La realidad al desnudo" y la más llamativa de "¿Están seguros mis ahorros?"... ¿Hay algo que me tengas que decir?

- ¿Perdón?

- Venga, hombre, que nos conocemos desde hace mucho para que te andes con rodeos... A mí alto y clarito, que me juego mi dinero; y el pan de mis mis hijos.

- Lo entiendo José, pero ¿qué quieres que haga?

- Pues que me digas que c... está pasando. ¿No se supone que estos iban a arreglar lo de los otros?

- Sí, se supone.

- Bueno al grano, Jesús, que tenemos ya muchos añitos para andarnos con tonterías.

- Dispara.

- ¿Cuándo vamos a salir de la crisis?

- No se sabe, pero échale cinco años por lo menos.

- Su p... m..., ¿ahora me dices eso?

- Bueno, hace tres años te dije que era una crisis de ocho años, así que quedan cinco.

- Al menos dime que estamos más cerca de salir...

- Si hace tres años te comenté que la cosa iba para ocho años, y ahora te digo que sigue quedando lo mismo (si quitamos el tiempo que ha pasado)... Pues obviamente no estamos acelerando la salida. De hecho, creo que con las medidas que se están tomando quedan siete y no cinco.

- ¿Estás de c... no?

- Pues no, porque pienso que hasta dentro de tres años no tocaremos fondo, en cinco empezaremos a salir, y en siete las cosas irán mejor.

- Espera, ¿me estás diciendo que yo, con 40 años como tú, no voy a ver las cosas en condiciones hasta los 47?

- Si quieres te suelto el discurso de la confianza y que España es un gran país que sabe cómo salir de ésta... Pero me has dicho que vaya al grano.

- Pues vaya esperanza que me queda por delante.

- Bueno, nuestros abuelos vivieron una guerra y la posguerra.

- O sea, que ahora estamos en la posguerra...

- No, estamos en la guerra. Hay que acabarla primero y luego empezar la reconstrucción; para ver el verde de nuevo en nuestros campos, en nuestras vidas.

- Entonces, ¿aún no se ha acabado la guerra?

- Mira: la economía va a decrecer mucho este año, también el que viene y dalo por hecho al otro.

Se sigue destruyendo empleo, porque continúan cerrando comercios, y aquí empresario sólo quiere ser ya Adelson con Eurovegas, porque el resto está frito a impuestos y a problemas.


La deuda del Estado es tan inmensa que este año pagaremos 9.000 millones más en intereses que el año anterior. O sea, una deuda de 800.000 millones y unos intereses de 40.000 millones.

Se van a dar otros 60.000 millones de euros a la banca, 25.000 sólo a Bankia, de nuevo con la excusa de que fluya el crédito.

Y con todo lo que se le ha dado hasta ahora (nuestro dinero público), no ha fluido nada porque se lo han quedado para tapar sus agujeros; y lo seguirán haciendo. Así que los comercios seguirán cerrando, y más paro.

¿Sigo?

- No, no sigas Jesús... Pero, ¿entonces que se puede hacer? ¿Esperar a que la guerra -la crisis- acabe con todo?

- ¿Cómo acabó la Segunda Guerra Mundial?

- Brutalmente: lanzando una bomba atómica sobre Japón para terminar de golpe la guerra.

- (...)

- Un momento: ¿Me estás diciendo que hay que empezar de cero?

- Yo no digo nada; sólo que nos quedan siete años de crisis. Y esto no lo cambia nadie.

A este paso.


viernes, 21 de septiembre de 2012

CENTRARSE EN LO IMPORTANTE: Las cortinas


- Pues yo creo que las cortinas estarían mejor de franjas, así en vertical.

- ¿Tú crees, María? Como que no lo veo.

- Ya estamos: Mira que eres carca, Pedro. Si por ti fuera seguiríamos con las mismas cortinas toda la vida…

- Papá, mamá, que…

- A ver, Luisito: ¿No ves que estamos hablando los mayores? Anda vuelve a tu cuarto...

- Pero mamá, es que…

- Venga, luego me lo cuentas, que ahora estoy hablando con tu padre.

- María, pues yo no sé cómo vas a conjuntar tus cortinas con el resto de las cosas en la habitación…

- Es que no tienen que conjuntar. Así están bien, que si no no las cambiaremos nunca.

- Pues como que no veo esa tela con los demás muebles…

- Mira Pedro, si quieres empezamos por las cortinas y lo otro ya se cambiará; pero empecemos, que llevamos así años.

- Mamá, que el…

- Luisito, ¿no te ha dicho tu madre que no molestes? ¡A tu cuarto! ¿No ves que estamos discutiendo un tema importante?

- Pues nada, Pedro: Listo. Mañana las compramos.

- ¿Y cómo las pagaremos? Porque no estamos para lujos.

- Yo qué sé, eso es cosa tuya. Pero esto se cambia ya, que no podemos retrasarlo más.

- Papá, mamá, es que…

- Te la estás ganando, ¿eh Luisito? ¡Que no molestes!

- Es que el hermanito se ha clavado el boli en el ojo y está echando mucha sangre…

- Vamos a ver, Luisito, te lo hemos dicho ya mamá y yo: ¡No nos molestes más! ¿No ves que estamos haciendo cosas importantes? Vete y ya iremos más tarde.

- No te sulfures, Pedro, ¿no te das cuenta de que los niños no se dan cuenta de los temas tan importantes que tratamos los políticos?

- Desde luego, María, desde luego. A ver, sigamos con lo nuestro…


jueves, 20 de septiembre de 2012

Intervención en
"MÁS SE PERDIÓ EN CUBA"
Intereconomía
15 de septiembre de 2.012

(Al no estar en su página web, he tenido que enlazarla a lo publicado en Youtube)


LA SOBERANÍA DE CATALUÑA Y ESPAÑA
(Intervención a partir del minuto 17:30)




EL PRECIO DE LA GASOLINA
(Intervención a partir del minuto 8:30)

 


EL NUEVO CÓDIGO PENAL
(Intervención a partir del minuto 19)



RYAN AIR
(Intervención a partir del minuto 28)



EL BOTELLÓN
(Intervención a partir del minuto 4:30)



miércoles, 19 de septiembre de 2012

EL SISTEMA (y III): Gente corriente, gente felina.


Mientras en Europa se discutía del rescate, Pilar llegó temblando al súper: Estaba embarazada, y la alegría de la noche anterior se transformó por la mañana en temor a ser despedida.

Gonzalo no pudo ver las entrevistas del Presidente y el líder de la Oposición, porque pasó toda la noche cuidando a un anciano para pagar los libros de Gonzalete; y todo el día como guardia de seguridad.

Y yo me cruzaba el sábado con una pareja joven llorando en un banco ("maldita crisis", gritaba en ese momento ella) antes de entrar en la cadena de TV a la que me invitaron, tras fijarme en las camisetas del Che Guevara y las banderas sindicales de doce personas que ocupaban una cara terraza en la Castellana.

Pilar, Gonzalo y esa pareja. Gente corriente: Transparente.

Transparentes porque no se los ve en ejecutivas políticas, ni en mítines o manifestaciones. Están llorándose en casa. O en el banco. Porque tal vez el banco les quite su casa.

Gente corriente: Pacífica.

No han robado, hurtado o sisado; no han roto cristales ni han ocupado plazas: Sólo las listas del paro, o las de pena del barrio.

Gente corriente: Humillada.

Han pedido dinero a hermanos, o la cómoda vejez a sus padres usando su pensión, para poder seguir en la casa hipotecada aún por pagar. Y han sufrido el rechazo de tantos que creían cercanos.

Gente corriente: Explotada.

Cosen, limpian, cuidan y tragan: lo que sea por tratar de engañar a sus hijos aparentando que no lo pasan mal; por mucho que ese teatro ya no engañe ni a los suyos. Ni siquiera cuando les dicen que mamá no estaba llorando. Porque llorar, lloraba.

Gente corriente: Callada.

Porque no son de los de armar ruido, sino de callar en silencio. Pero ahora su mirada se está mudando de cordero a felina. Porque las cosas tienen un límite.

Va llegando el tiempo que un anciano me advirtió hace unos años: "Jesús: la reacción que hay que temer es la del pacífico, no la del violento".

Al felino no lo arrincones, o lo hieras de muerte, que muere matando: Cuando ve que no tiene nada que perder.

Sin vida, sin orgullo, sin futuro... Tiempo de garras: La gente corriente se está mudando de cordero a felina, de patas a uñas.

Porque va siendo hora de alcanzar, con manos o con garras, el futuro. Y que el futuro no nos diga que fuimos corderos.

Corderos a felinos. Las guaridas han de abrirse. Porque el futuro ha de ser nuestro. Lo tenemos que coger. Que agarrar.

Sabéis dónde estoy. Cada día. A cualquier hora... Esperando vuestras ideas. Vuestras sugerencias. Porque algo habrá que hacer.

Porque tú... ¿Qué vas a hacer?

Gente felina.


martes, 18 de septiembre de 2012

EL SISTEMA (II): El golpe que suena


Y llegó el gran día en el reino del castillo junto al mar…

Todos se agolpaban en el camino que conducía a la fortaleza, tratando de no perder detalle de la comitiva de la reina de Germania, que pasó veloz –en su carroza– hasta adentrarse en las murallas.

Volvió a oírse la misma música y algarabía dentro del castillo, como en los buenos tiempos; tiempos que muchos aún esperaban que volverían pronto. Hasta que se marchó la reina, con la misma rapidez con la que había llegado; de nuevo entre el tumulto de los habitantes a su paso.

Se dirigieron entonces al castillo, pero no pudieron entrar esta vez, pues las puertas estaban cerradas y custodiadas como nunca. “Será por la cantidad de trigo que habrán traído desde la Germania”, dijo Martín el boticario.

Y se oyó entonces una voz desde lo alto de la muralla:

“¡Habitantes del reino! Tengo una gran noticia que daros. Tal vez no haga falta que la Germania nos dé más trigo: ¡Lo vamos a conseguir nosotros mismos!”

Pom…

“Sé que estáis molestos porque ha desaparecido el trigo que trajisteis durante tantos años al castillo para que lo custodiásemos”.

Pom…

“Pero no es momento de mirar atrás, sino de esforzarnos para volver a llenar el almacén: Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y ahora toca pagar por ello”

Pom…

“Así que id de nuevo a vuestras tierras y trabajad duro, que desde el castillo os apoyamos”

Pom, pom…

… Sonaba el martillo pilón de Blas el herrero. No en su yunque, sino en la muralla: Había trabajado ya demasiados años, para conseguir sacos de trigo con los que alimentar a su familia, y otros tantos para el castillo.

Pom, pom…

Tal vez sería el único, se le rompieran las manos en el esfuerzo, o una flecha lanzada desde arriba acabara con su empeño. Pero la razón, y la rabia, estaban con él.

Pom, pom…

Y desde entonces allí seguiría: Blas el herrero, golpeando la muralla; porque oír le iban a oír.

Pom, pom, pom…

... ¿Para qué un castillo así?


lunes, 17 de septiembre de 2012

EL SISTEMA (I): ¿Dónde está nuestro trigo?


Cuenta la leyenda que en un reino no tan lejano existía un gran castillo junto al mar, que dominaba un extenso país poblado por sus súbditos.

Era un paraje feliz y próspero, especialmente dentro de las murallas, ya que desde lejos podían oírse sus fiestas suntuosas y la alegría de los que allí residían.

Pero los habitantes del reino vivían contentos, pues al fin y al cabo ellos tenían también una vida confortable, y el castillo les daba protección. Por eso aceptaban entregar algunos sacos de la cosecha de cada año para que comieran los señores, y otros pocos que se almacenaban para los tiempos de escasez.

Un año vino una mala cosecha, y desde el castillo acudieron a repartir los sacos de trigo almacenados para que la gente pudiera comer. Pero Martín, el boticario, se percató del extraño color del trigo proveniente del castillo. Se reunieron entonces todos en la taberna, y Segismundo, el más viajero de todos, sentenció que se trataba de trigo de la Germania.

Ante el alboroto general, Martín los tranquilizó advirtiéndoles que ese trigo era igual de bueno que el suyo. "¿Pero por qué han de mandarnos trigo de la Germania y no el nuestro del almacén?", replicó Blas el herrero; a lo que nadie pudo responderle

Sin embargo, cuando llegó un segundo año de mala cosecha, apenas llevaron trigo desde el castillo, y los habitantes empezaron a pasar hambre. Llegó a ser tal la carestía, que un día todo el pueblo decidió acudir al castillo: Se dirigieron en tromba al almacén del trigo allí custodiado, entraron y... ¡Estaba vacío!

Indignados, casi la emprenden a golpes con el emisario del rey, que les explicó que el trigo del almacén se agotó en las fiestas del castillo, pero que no había problema: La Germania se había prestado gustosa a seguirles dando parte del suyo.

"¡¿Parte del suyo?!" Gritó el herrero Blas, que ahora veía cómo el tiempo le daba la razón. "¿Por qué he de comer trigo germánico y no el nuestro?", siguió cada vez más exaltado. "¡Si no os hubieseis comido nuestro trigo en el castillo ahora no tendríamos que depender de ellos¡"

Sólo consiguieron calmarle, cuando ya movía más de la cuenta su martillo pilón, al anunciarle que al día siguiente vendría a visitarles la Reina de la Germania.

Y todos comenzaron a adornar el castillo para tan magno evento, más por los carros de trigo que traería que por el agasajo a la extranjera...

... Pero esa es una historia para ser contada mañana.


viernes, 14 de septiembre de 2012

AFRONTANDO LA CRISIS: La mochila, el huevo y el yerno


En los momentos actuales, una buena cultura económica y financiera resulta imprescindible: La crisis que vivimos, y las nuevas situaciones que surgen a diario, provocan que nuestra vida pueda verse afectada drásticamente por decisiones erróneas.

Por ello, desde aquí queremos ayudar a los lectores a elegir de manera correcta, proponiendo varios tests para desarrollar distintas habilidades.

Resulta primordial afrontar el ejercicio tratando de seguir la lógica utilizada por los expertos en la materia, especialmente aquéllos con poder de decisión en nuestra sociedad:


----- TEST DE ESTRATEGIA FINANCIERA -----

SITUACIÓN: Vas subiendo una montaña con una mochila llena de ladrillos y una pulsera en la muñeca. A mitad de la ascensión te fallan las fuerzas y no puedes seguir la marcha. ¿De qué te desprendes?

a. Obviamente de la mochila.
b. De la pulsera.

RESPUESTA CORRECTA: b.

EJEMPLO: El Ministerio de defensa ha decidido no llevar aviones ni tanques al desfile militar de la Hispanidad este año para ahorrar combustible. Esta semana ha desembolsado 1.100 millones de euros para la compra de varios cazas Eurofighter.


----- TEST DE APLICACIÓN DE RECURSOS -----

SITUACIÓN: Llegas a casa por la noche, y mientras preparas la sartén para freír un huevo, tu hijo pequeño alcanza el mango y se echa el aceite hirviendo en la cabeza. ¿Cómo reaccionas?

a. Le aplicas abundante crema antiquemaduras, y lo llevas rápidamente a Urgencias.

b. Agarras el tubo de crema y se lo das a tu mujer (marido), que sale de inmediato a casa de la vecina a entregárselo, que a su vez se lo lleva a su prima para que vaya a tu casa a aplicarle la crema al niño.

RESPUESTA CORRECTA: b.

EJEMPLO: Tras la reforma financiera y los miles de millones de euros inyectados en la banca para que lleguen a los ciudadanos haciendo fluir el crédito, éste ha batido un record pero por el recorte del mismo: se sigue confirmando que no llega el crédito a la economía, con una disminución de 37.000 millones de euros.


----- TEST DE REACCIÓN TEMPORAL -----

SITUACIÓN: Tu hija va a casarse, y descubres que tu futuro yerno lleva tiempo engañándola, y además ha conseguido quedarse con el dinero que gana. ¿Qué haces?

a. Quedar con ella y advertirle de lo que está sucediendo, y decirle un par de cosas al potencial yerno.

b. Esperar cuatro años para no precipitarte y, una vez casados, ponerte serio y decirle a tu hija que cometió un error.

RESPUESTA CORRECTA: b.

EJEMPLO: La Comisión Nacional del Mercado de Valores, organismo supervisor, acaba de iniciar los trámites para expedientar a los bancos que desde 2008 colocaron preferentes de modo irregular entre sus clientes.


jueves, 13 de septiembre de 2012

DINERO PÚBLICO, CÍRCULOS VICIOSOS Y LÍOS DE FALDAS


Hemos tenido ya muchas ocasiones de comentarlo: La crisis no es un tema de mala suerte, o de perversos enemigos que nos acechan desde fuera, sino de comportamientos.

Por ello, la solución a nuestros problemas pasa por cambiar esos comportamientos, y sobre todo por no volver a caer en los mismos agujeros; o en los círculos viciosos de siempre.

Y eso es lo que hemos vuelto a comprobar estos días con una noticia casi inadvertida:

"Bankia le prestará al Fondo de Liquidez Autonómica más de 1.000 millones de euros".

Esto, que puede parecer algo abstracto, tiene la siguiente traducción:

1) Los gestores de Bankia hicieron una malísima gestión del dinero de sus clientes, lo que llevó a un agujero de 24.000 millones de euros (en pesetas: 4.000.000.000.000).

2) Las comunidades autónomas han hecho una igual malísima gestión del dinero público, y tienen también un agujero de muchos miles de millones de euros.

¿Y cómo se tapa todo eso? Aquí es donde vuelve a funcionar el círculo vicioso, siempre con dinero público:

3) El Estado le acaba de prestar a Bankia 4.500 millones de euros.

4) Bankia va a prestar de ese dinero 1.000 millones de euros a las comunidades autónomas.

y 5) Como el Estado le da nuestro dinero a Bankia a un tipo de interés bajo, y Bankia se lo da a las comunidades autónomas a uno alto, Bankia obtiene un gran beneficio prestando el dinero del Estado a las comunidades autónomas.

Podemos ponerlo aún más claro:

El padre (Estado) tiene una prima (Bankia), a la que presta 4.500 euros.

La prima (Bankia), coge el dinero y le presta una parte a la hija del padre (comunidad autónoma), y se gana así un buen dinero.

¿Qué tendría que hacer la hija (comunidad autónoma)?

Tal vez decirle a su padre (Estado): Papá, ¿por qué se lo das a tu prima (Bankia), que encima me pone tu dinero más caro?

¿Y qué le tendría que decir la mujer (los ciudadanos) al marido (Estado)?

Pues que cómo es posible que le dé el dinero familiar (dinero público) a la prima (Bankia); que deje ya de repartirlo con tanta alegría.

Y nosotros, que ya sabemos de rescates bancarios de lujo y de sálvames deluxes, conocemos lo que todo el mundo: El padre tiene un lío con la prima. El Estado con Bankia.


miércoles, 12 de septiembre de 2012

EL RESCATE (y III): Camarero, un Martini... Y el camarero eres tú


Tal vez uno de los momentos más difíciles tras el parto, es la elección del nombre para el recién nacido, lo cual puede marcar su futuro devenir: No es lo mismo Juan que Felipe, Alfonso que Julián; o Basilio que Eufrasio.

En el mundo financiero pasa lo mismo: La elección del nombre es crucial para el devenir de un producto o una estrategia. No es lo mismo tratar de vender un depósito que nunca te devolverán, y que casi seguro no te dejará intereses, que una Participación Preferente.

No es igual tampoco decir que he cogido dinero público para comprar los pisos que los bancos han embargado a los ciudadanos, a que he creado un vehículo de inversión inmobiliaria. En este caso, también se emplea "banco malo", lo cual resulta ambiguo, porque resulta malo para los ciudadanos, pero no para los bancos agraciados con el dinero.

Y nos topamos ahora con el famoso "rescate"...

Nuestra primera sensación es de alivio, de que por fin van a sacarnos del agua en el que hemos estado tratando de no ahogarnos; ya sin fuerzas para seguir nadando.

Y en éstas viene el yate salvador, lujoso, con bandera alemana; y ya nos vemos en cubierta disfrutando de un Martini... Pero tras divisarnos luchando con el agua al cuello, parece que el yate aminora la marcha.

La Unión Europea ha mostrado al mundo que cuando las cosas funcionaban todo era alegría y grandes reuniones de los presidentes de los distintos países. Pero cuando han pintado bastos, cada país se ha replegado sobre sí mismo, y se han tomado decisiones basadas en los mandatos de uno o dos países solamente -los fuertes-.

Gritamos con las pocas fuerzas que nos quedan: "¡Aquí, aquí!", pero el barco comienza a dar vueltas alrededor nuestro, temiendo que se mojen sus lujosos camarotes con el agua sucia que llevaremos a cubierta.

Parece claro que países como Alemania se han beneficiado de la crisis actual, pues reciben préstamos a intereses muy bajos, que le sirven incluso para prestarnos a nosotros ese mismo dinero sacando un beneficio con el pase. Sin embargo, han comenzado a actuar cuando han visto que la debilidad del resto de Europa hacía caer sus exportaciones, y por tanto debilitaba sus economías.

Y finalmente llega la embarcación a nuestra vera, ansiosos que estamos de ver la escala que nos llevará a la salvación. Va bajando, y ya casi la alcanzamos. Pero en ese momento oímos una voz potente que nos dice que antes de subir tenemos que aceptar limpiarnos bien de arriba abajo, y además, no estaremos en cubierta, sino en la cocina fregando platos.

Rota Europa, y el sueño de una Unión de iguales luchando por un futuro mejor, nos queda ahora un proyecto de igualdad donde unos serán "más iguales" que otros.

Se esfuman nuestros sueños de Martini. Pero preferimos un poco de calor y comida a ese mar que nos ahoga. Y decimos a todo que sí -¡que sí!-, porque no podemos más.

El Banco Central Europeo comprará la deuda española bajo unas estrictas condiciones. Que incluyen nuevos recortes e impuestos. Como siempre, el que presta pone las reglas, y en este caso no son otras que asegurarse que el dinero será devuelto.

Y baja entonces la escala, y nos aferramos a ella mientras subimos. A un sitio que no sabemos ya muy bien si se llama realmente rescate.


martes, 11 de septiembre de 2012

EL RESCATE (II): Y llorar no puedes... Porque es por tu bien


 - Pero Manuel, ¿estás tonto o qué?

- Que no, Jesús, que es lo que hay que hacer. No te digo que sea una decisión sencilla, pero lo hago pensando en el bien de la familia.

- Vamos a ver: ¿Me estás diciendo que vas a prostituir a tu mujer?

- Sí. No es lo que me gusta, ni lo que haría en circunstancias normales. Pero en las actuales no queda más remedio.

- Espera, Manuel: Cuando dices prostituir, sabes que te refieres a que paguen por quedarse con ella...


- Bueno, llámalo como quieras, pero no puedes olvidar la mala situación que arrastramos, y que o conseguimos dinero o no podremos tener un futuro mejor.

- Claro, pero... ¿Crees que se puede vender a tu mujer? ¿Y ella qué piensa?

- Estoy seguro de que lo comprenderá, porque lo hago pensando en el bien de todos.

- ¿Cómo que estás seguro? ¿No vas a pedirle su opinión?

- Mira, Jesús, la familia está viviendo tiempos difíciles, y no es momento de disgresiones. Lo que tengo que hacer lo haré, aun siendo consciente de que tal vez no le guste.

- ¿Y qué pasará cuando llegue el primero para llevársela?

- Lo llamaré rescate.
Rescate o venta; de nuestro destino. Decidirán por nosotros, y por nuestros hijos, los países que nos rescatan. Mientras nos preguntamos cómo y quiénes nos han llevado a esto. A prostituirnos. Al rescate.

lunes, 10 de septiembre de 2012

EL RESCATE (I): La venta de una herencia que fue España


"Vaya regalito", decían en el pueblo el día que heredaron la finca de olivos. Si es que podían llamarse olivos esos árboles medio secos, en una tierra largamente descuidada por su padre.

Finca = España
Herederos = Nuevo gobierno
Padre = Anterior gobierno

Pero eran gente capaz, como todos reconocían, y los lugareños esperaban ansiosos contemplar de nuevo el verde oscuro de unos olivos que pronto darían la cosecha de antaño.

Olivos = Economía

Unos decían que comenzarían por arreglar el sistema de riego, otros por abonar, y algunos que habría poda. Pero todos se equivocaban, más que nada porque los herederos no acaban de aparecer, lo cual provocaba una mueca de resignación entre los más viejos, que ya habían visto pasar muchas buenas intenciones y poco realismo por esa finca.

Sistema de riego = Bancos
Abono = Impulso de la economía real
Poda = Recortes

Y llegaron. Aparecieron en el mismo coche de su padre, que tanta impresión causara años atrás por su tamaño, y su consumo. "Los olivos secándose y ahí dentro con aire acondicionado", volvieron a repetir los que ya criticaran ese armatoste.

Coche = Gastos políticos

Recorrieron la finca sin prisa los herederos; que seguían siendo muchos para una tierra que necesitaba más trabajo que supervisores. Pero a ver quién iba a querer marcharse. Del coche. Del aire acondicionado.

Lo primero fue abrir los grifos del riego. Y lo segundo marcharse a casa porque consideraban que sería suficiente. Pero no lo fue: Apenas entrada el agua en las cañerías, fue a todos lados menos a los olivos. La mayor parte se escapó por los agujeros -tantos- que tenía el sistema, y hasta una poca siguió alcanzando la piscina que años atrás se construyera junto a la finca.

Agua = Crédito
Cañerías = Sistema bancario
Agujeros = Despilfarro
Piscina = Proyectos inútiles

Cuando volvieron los herederos y vieron que no había llegado el agua, decidieron entonces podar. De un lado y de otro, de casi todos. Parecían ahora muñones, más que olivos, esos troncos pelados.

Al regresar tras varias semanas, en el mismo coche, comprobaron lo que ya se sabía desde toda la vida en esas tierras: si no hay agua, ni abono, por mucha poda que hagas no habrá cosecha. Sólo los mismos árboles secos. Y ahora podados.

"¿Cáctus?", "¿palmeras?", eran las dos expresiones que más se oían en el bar del pueblo, después de que alguno se enterara de que los herederos iban a plantarlos en la finca, provenientes de Estados Unidos y Brasil.

Cáctus = Eurovegas
Palmeras = Nuevos parques temáticos de Barcelona

Y los más viejos del lugar meneaban sus cabezas, dando la finca por perdida: "Si quieren, que la adornen con plantas exóticas; pero lo que es comer, comerán sólo de los olivos. El resto en todo caso de postre".

Pero daba igual, porque estaba todo tan seco, que los herederos ya sólo pensaban en vender la finca. Aunque ellos preferían llamarlo rescate.

La finca = España
Nuevos compradores = Los que a partir de ahora decidirán nuestro destino


viernes, 7 de septiembre de 2012

LA VISITA: ¿Qué le has dicho, Mariano, que dice estar impresionada?


¿Qué le has dicho, Mariano, que dice estar impresionada?

Tal vez que muchos están desesperados, porque han perdido primero la vergüenza de pedir dinero a los conocidos -sabiendo que no pueden devolverlo-, y se están comiendo ahora la pensión de sus padres para que no les quiten el piso; y más tarde ya no les quedará a quién acudir.

¿Qué le has dicho, Mariano, que dice estar impresionada?

A lo mejor que, mientras unos y otros discutís quién fue más culpable, en las casas se vive la culpa de tener que engañar a los hijos para que no parezca que estamos tan mal; o para que no vean llorar a mamá.

¿Qué le has dicho, Mariano, que dice estar impresionada?

No sé si le has transmitido el pellizco que se siente cada mañana, y cada noche, sabiendo que tu orgullo ya perdido depende de la decisión de un banco tener que sacar a tu familia de casa, antes de que lo haga el juzgado; que lo hará.

¿Qué le has dicho, Mariano, que dice estar impresionada?

Puede que le hayas contado que en España tantos contratos dicen una cosa en el papel y otra en el dinero que te pagan, y que nadie quiere vacaciones porque pueden ser eternas al volver; y que tener un hijo supone mucho tiempo libre, todo el tiempo, porque nace con el despido de la madre bajo el brazo: Daños "colaterales" de nuestra situación económica.

¿Qué le has dicho, Mariano, que dice estar impresionada? Porque Ángela Merkel dice que está impresionada...

Pero me dicen que es por las medidas adoptadas. Ésas que no solucionan los problemas anteriores: El del desahuciado, el parado, la embarazada y el pensionista; y la vergüenza, la pobreza y la desesperación.

Dile esto a Ángela, Mariano. Y si no lo conoces nosotros te lo enseñamos. Porque desde vuestro mundo, todos los colores, no veis el nuestro en blanco y negro.

Díselo, Mariano, porque es la España real: Nuestra España. Pero prepárate y prepárala... Porque impresiona. Esto sí que impresiona.


jueves, 6 de septiembre de 2012

miércoles, 5 de septiembre de 2012

EL LUJO DE UN TIGRE: Carnaza de ciudadano español


- Pues un tigre.

- Vamos a ver, Andrés: ¿Cómo vas a tener de mascota un tigre? ¿No puedes tener un gato como todo el mundo?

- Que sí, Jesús, voy a comprarme un tigre. No dirás que no mola, ¿no?

- Hombre, molar sí mola, pero a ver cómo lo domesticas.

- Bah, eso no importa, seguro que puedo. Además, lo compraré cachorro.

- Ya, pero... Crecerá; y se te irá de las manos. Además, ¿tú sabes lo mucho que come un tigre?

- Bueno, ya me las apañaré. Voy a ser la envidia del vecindario, Jesús: ¡La envidia!

Y andrés se compró el tigre. Pero al cabo de un tiempo...

- Hombre Andrés, ¿de dónde vienes?

- Buf, de pedir dinero a los vecinos; pero no hay manera.

La Unión Europea ve cada vez con más recelo dar ayuda a España

- Pero si tú tenías un buen trabajo...

España es la octava economía del mundo, o lo era antes de la crisis...

- Sí, pero es que el tigre se lo está comiendo todo. He tenido que pedir muchos préstamos; tantos que ya no me dan más, y me cobran un pastón por ellos.

Nuestro país no consigue que le presten los mercados más que a intereses muy altos (casi el 7%), lo cual es algo insostenible, puesto que no puede generar el dinero para pagarlos.

- Así que no has podido domesticar al tigre, ¿eh?

- Pues no, y cualquiera le niega nada con lo grande que está: ¡Me destroza!

Tras la petición de 5.000 millones de euros por parte de Cataluña, 4.000 Valencia... Andalucía pide un adelanto de 1.000 millones de euros.

"Tigres, leones, todos quieren ser los campeones", que decía la canción de Torrebruno.

Autonomías, Estado, campeones a nuestra costa; que somos el alimento. La carnaza. Los ciudadanos.


martes, 4 de septiembre de 2012

Intervención este lunes en
TELEDIARIO de INTERECONOMÍA

La reunión del jueves de la Delegación Alemana en Madrid


¡GRECIA EN GUERRA!: Alemania, no tienes memoria


El 28 de junio de 1.919, los tres países vencedores de la Primera Guerra Mundial (EEUU, Gran Bretaña y Francia), imponen a Alemania unas duras condiciones por el Tratado de Versalles.

El 3 de septiembre de 2.012, los tres miembros de la Troika (el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo), donde Alemania tiene un papel preponderante, imponen a Grecia unas duras condiciones para recibir el rescate.

Se le exige a Alemania que, aparte de las condiciones militares, entregue barcos, cabezas de ganado, la industria química y farmacéutica, y unas sumas de dinero que no podía pagar, que suponen más que todas sus reservas internacionales.

Se le exige a Grecia que, aparte de las condiciones políticas (que han impuesto un Presidente aprobado por Europa), venda sus bienes públicos, y ahora que los griegos trabajen seis días a la semana, reduzcan el descanso entre turnos de trabajo y a la mitad la indemnización por despido.

Las duras condiciones provocaron la miseria de la población alemana, y la explosión de grupos nacionalistas que apelaban al orgullo alemán.

Las duras condiciones provocarán la miseria de la población griega, y la explosión de grupos nacionalistas que apelarán al orgullo griego.

El pueblo alemán fue conducido primero a la guerra por sus dirigentes, sufrió luego las consecuencias impuestas por los tres vencedores, y se rebeló más tarde en Hitler.

El pueblo griego fue conducido primero a la crisis por sus dirigentes, sufre ahora las condiciones impuestas por la Troika, y se rebelará más tarde en...

Alemania: no tienes memoria.


lunes, 3 de septiembre de 2012

COLORES DESTEÑIDOS: Maldita su suerte. Su España


Este fin de semana he hecho recuento de las cantidades de 10.000 euros, o de 15.000 hasta 25.000 (porque la mayoría no son más altas), que los lectores me comentáis por email que habéis sacado del banco.

Y salen 5 millones de euros. Y pico. De los que habéis escrito: Pero si escribe uno de cada 300 ó 400...

Desconfianza. Y miedo. Tantas veces miedo. Eso es lo que percibo además en las entrevistas personales que cada semana voy teniendo con los que me lo pedís.

Silvia me preguntó si había algo en lo que refugiar los 12.000 que tiene ahorrados para la emergencia que ve cada día más cercana. Le enumeré los enemigos de su refugio. Que los refugie bien.

Pedro me dijo que a sus padres mayores el banco les colocó unas preferentes cuando él estaba de vacaciones. Y no llegó a tiempo para impedirlo. Mi respuesta fue silencio -no digo barbaridades- a lo que podía hacer.

Pilar vino casi llorando. Lleva un año trabajando sin cobrar, con la promesa de que cobrará en el futuro. Ahora, ni el autobús para llegar a su casa; de la que van a desahuciarla. Y lloró.

Silvia, Pedro y Pilar no iban a coger los aviones que supuestamente saldrían de Castellón y Ciudad Real, ni pensaban ir a congresos en grandes pabellones de cristal, o asistieron a grandes eventos internacionales. Ni los financiaron.

Ellos no han perdido 4.400 millones de euros en lo que va de año, para que ahora les inyecten 4.500. Como se va a hacer con Bankia. Por eso Pilar perderá su piso, embargado por el banco; al que luego se ayudará con el dinero público obtenido con el IVA de los libros de los hijos de Pilar.

Ellos son gente normal, insignificante, que no llegan allá arriba donde se reparten los pasteles. Y están tan abajo que no les llegan las migajas.

Pequeños. Insignificantes. Malditos. Sin color político, porque ya han visto pasar -como todos- dos colores en un año. Y han quedado desteñidos.

Maldita su suerte. Su España. La real.