ÚLTIMOS COMENTARIOS

viernes, 26 de julio de 2013

SANTIAGO: No estamos solos. Pero tantos otros para qué


Ayer nuestro artículo sólo traía una palabra: “SANTIAGO”.

Fue nuestra muestra de respeto a las víctimas, y de admiración y cariño por todos aquellos que nos han emocionado después con su respuesta.

Ayer sólo era el momento llorar y tratar de consolar, con un sentimiento que quisimos resumir en twitter de la siguiente manera:

“El policía herido que se quedó a ayudar, el médico despedido que acudió, y el aún enfermo que pidió el alta: Vosotros sois nuestro país #animoGalicia”

Porque esas personas, y otras muchas, nos recordaron que somos una gran gente -buena gente-, que lucha y por la que merece la pena luchar y seguir aportando a diario nuestro pequeño grano de arena; para intentar -en lo extraordinario y en la vida normal- hacerles la vida mejor.

A todos ellos:

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS

Pero también dijimos que hoy haríamos varios comentarios. Que no quieren ser políticos. Pero no podemos aguantarlos.

Me tocó vivir en EEUU el 11-S, y tuve la envidia de sentir no ya la reacción de la gente, que aquí incluso mejoramos cada vez que hay que dar la talla, sino de las personas que dirigían sus destinos.

Aquel día fatídico de 2001, 11 de septiembre, un alcalde, votado por unos y denostado por otros, apareció con su camisa arremangada y un megáfono: Animando a la gente, consolando a otros, poniéndose al frente; liderando a todos.

Los que estaban en mitad de los escombros, luchando por sacar vida de aquel montón de muerte, levantaban la vista y veían a ese alcalde de camisa y pantalón llenos de polvo, que les mostraba que no estaban solos.

Por eso el miércoles por la noche me faltó ver en las imágenes a muchas personas, en el lugar donde había que estar.

No consigo entender qué hay más importante que estar junto a tu gente. Allí. Arremangado. Manchándote y diciéndoles que no están solos.

No estamos solos, porque nos tenemos a nosotros mismos. Y nos basta: Nos bastamos.

Pero tantos otros dónde están.

Para qué están. Los de todos los signos.