ÚLTIMOS COMENTARIOS

miércoles, 28 de diciembre de 2011

VIENE LA RECESIÓN: Nieve en el pelo y te avisan de iceberg

Me van preguntando últimamente qué me parece el nuevo Ministro de Economía, y siempre aclaro si se refieren a su currículum.

Si es por eso, sus cualidades son indudables, pero si lo que se evalúa es el sentido común, entonces ya dudo de si deberían haber nombrado al camarero del bar junto a mi casa.

Corría el 5 de septiembre cuando, desayunando, tuve una conversación con él que dio lugar al día siguiente al artículo -aquí publicado- "PODRÍAMOS ESTAR EN RECESIÓN: Nieve en el pelo y te avisan de iceberg".

Pues bien, si entonces ya eran chocantes las palabras de nuestra Ministra de Economía, que hayan pasado ahora casi cuatro meses, con unas elecciones generales, nombramiento de nuevos ministros, análisis de las cuentas del Estado, y todo un largo y detallado proceso, para culminar en que "España va a entrar en recesión"... No deja de sorprender.

Simplemente con un vistazo a la calle, una conversación con cualquier persona de a pie, o el sentido común de mi amigo Miguel -que sirve el mejor café de la región- hubiese bastado.

Por eso me he animado a poner aquí el mismo artículo, sin cambiar ni una coma. Podréis juzgar... Que seguimos como siempre. O sea, mal.


PODRÍAMOS ESTAR EN RECESIÓN: Nieve en el pelo y te avisan de iceberg

Como venimos comentando desde la creación de este blog, es importante ver la economía como la suma de muchas personas individuales. Sólo así se podrá acertar a la hora del diagnóstico, y de las recomendaciones acerca de las diversas situaciones. 

De otra forma, los grandes números no nos dejarán ver las historias -ahora dramas- que esconden las cifras. Y podemos llegar a situaciones como la presente, donde algunos de nuestros dirigentes y agentes económicos discuten acerca de si "podríamos estar en recesión". Y lo que es peor... Algunos no lo creen.

Tras las numerosas reuniones del Fondo Monetario Internacional -con su nueva presidenta Lagarde a la cabeza-, del Banco Central Europeo, del Consejo de la UE, del Parlamento Europeo, de los primeros ministros de los distintos países, con sus miles de asesores, analistas y secretarias...

Y discuten ahora si “podríamos estar en recesión”. Y lo que es peor... Algunos no lo creen.

Es importante el tiempo condicional del verbo: “podríamos”, que implica algo de lo que no se está del todo cierto, o no se quiere afirmar con rotundidad. No vaya a ser que luego no corresponda con la realidad, y se le pueda tachar al autor de poco informado, o falto de capacitación.

Tal vez podrían (ponemos el tiempo condicional) haber ya intuido esa situación hace meses, al menos en España, ante las miles de pymes destruidas, los 5 millones de parados, o las colas en los comedores de Cáritas…

Acaso viendo cómo cerraba un comercio tras otro en las calles, por la falta de clientela y de crédito…

Tal vez acudiendo a los concesionarios de coches, donde los comerciales escogen cada mañana entre una decena de juegos de internet -y hasta de mesa- con los que matar el tiempo…

O incluso preguntándose por qué se marchaban los vecinos de sus casas tras recibir un mandato judicial de desahucio…

Y discuten ahora si “podríamos estar en recesión”. Y lo que es peor... Algunos no lo creen.

No sé si esos cientos de dirigentes, recibiendo el asesoramiento de sus miles de ayudantes y analistas, habrían entendido:

- Que el crecimiento de la actividad de nuestra economía (con un índice que la mide) fue del 0,5% (¡ni un 1%!) en el primer trimestre, un 0% en el segundo, y un -0,1% en el tercero.

- Y el crecimiento del Producto Interior Bruto en España -todo lo que producimos-, no llegará al 1%. Que en 2012 se espera un -0,3% (negativo) y no el 2% que previeron. 

- Que la construcción ha caído un 44%.

- Y las hipotecas un 42%.

- Que 25 grandes empresas españolas cotizadas en bolsa han caído este año un 30%.

- Y el consumo ha descendido un 5%.

- Que ha caído el índice de producción manufacturera.

- Y el índice de confianza del consumidor.

Y discuten ahora si “podríamos estar en recesión”. Y lo que es peor... Algunos no lo creen.

Hoy no hay ejemplos, no hay historia que contar en este blog. Son las historias de todos nosotros.

Nosotros, que nos preguntamos: ¿No nos merecemos al menos un imperativo, y no un condicional?

No “podríamos estar en recesión”: ¡ESTAMOS EN RECESIÓN!

El iceberg ha rajado ya la tercera y segunda clases, y el capitán y la tripulación discuten si “podría haber un iceberg”.

Si no conocen la realidad, esa que no tiene coche oficial, ni hotel de cinco estrellas con cámaras en la  puerta, ni reuniones de gente importante… Si no ven el iceberg, sino que analizan si “podría haber un iceberg”… ¿Vamos a esperar que viren el barco a tiempo?

Estamos con el agua al cuello, y nos dicen que nos vamos a mojar. Porque los que tienen que mojarse no se mojan. Ni avisan. Ni actúan. Discuten...

... Si “podríamos estar en recesión”. Y lo que es peor... Algunos no lo creen.