ÚLTIMOS COMENTARIOS

martes, 8 de enero de 2013

PATEANDO LA CALLE... ¿Descorchamos las botellas?


Despedimos el año hablando del buen dato de las exportaciones españolas, lo cual es motivo de alegría: En la actualidad nuestras empresas están vendiendo más que nunca en el exterior.

En circunstancias normales, un dato así hubiera sido motivo para descorchar varias botellas, pero tuvimos que añadir que –en nuestro caso– esas mayores exportaciones se deben en buena medida a que el consumo en España no para de bajar.

España es un país mayoritariamente de pymes y autónomos, que en su mayoría viven de lo venden aquí. ¿Puede exportar el bar de la esquina? ¿Acaso la pequeña tienda de ropa? ¿O el taxista?

Se nos viene entonces a la mente lo que llevamos repitiendo mucho tiempo: Exportar no, pero tal vez aprovechar la oportunidad que representa la llegada de turistas a nuestro país. A ellos podemos dirigir nuestras ventas y servicios, ya que tienen muchas veces un mayor poder adquisitivo.

Y ahora hagamos un sencillo cálculo:

- ¿Cuánto representa todo lo que se vende a extranjeros para el total de lo que se produce en España?: Un 30%.

- ¿Dónde está todo lo demás?: Pues en lo que se vende dentro de España a españoles.

Y es aquí donde los números no salen, como por otro lado todos sabemos: Las tiendas han estado vacías durante la Navidad, con caídas en las ventas de más de un 10% respecto al mal año pasado.

La clave está en el consumo dentro de España: Mientras no se recupere no hay nada que hacer para que mejore nuestra economía y el empleo.

Estos días hemos visto declaraciones por parte de algunos dirigentes y economistas anticipando la recuperación a los próximos meses. Pero las encuestas señalan que el 91% de los españoles piensa que esa recuperación no está cercana.

Está muy bien analizar fríos números en un despacho, pero al final quien sale a la calle es el que realmente ve lo que ocurre en nuestro país.

Pero para eso hay que salir a la calle. Pateársela. Y que te pateen.