ÚLTIMOS COMENTARIOS

viernes, 2 de agosto de 2013

¿PRÉSTAMOS PARA TODOS? Yo para ser feliz quiero un camión


Un amigo empresario me llamó ayer preso de un ataque de indignación: Acababa de pedir un préstamo a su banco de toda la vida, con el que tiene un expediente intachable.

Aunque se trataba de un dinero pequeño para una empresa mediana como la suya, le habían cobrado un 18% anual, que sumado a los costes de apertura, daban intereses del ¡26% anual!

Ante la imposibilidad de explicar el motivo de semejante atropello en un supuesto país que quiere salir de la recesión, me limito a copiarte -Andrés- un artículo de hace un tiempo que puede ayudarte:

Ayer pude presenciar una escena típica de padre primerizo, pero no por ello menos enternecedora: Mi amigo Miguel tenía en brazos a su Miguelito, de apenas un año, mientras le miraba con cara absorta.

Por si yo había cometido el error de no darme cuenta de las enormes habilidades de su vástago, le dijo con voz cariñosa: "Miguelito, dale una galleta a papá". Sacó entonces el padre la galleta, se la puso en la mano al hijo, y esperó con ansiedad.

En ese momento, Miguelito le dio la galleta, no sin antes pegarle un mordisco. Su padre, entusiasmado, le estampó un sonoro beso al grito de: "Muy bien, Miguelito, muy bien".

El Banco Central Europeo, que se nutre del dinero de todos los europeos, no puede -teóricamente- ayudar a los estados miembros financiándole la deuda que acumulan. Pero claro, una cosa es lo que dice la ley y otra lo que se acaba haciendo...

Cada poco tiempo oímos que España acude a los mercados para conseguir dinero, pues tiene que financiar sus enormes gastos. El resultado casi siempre es el mismo últimamente: "Gran éxito de España a la hora de colocar su deuda, pues ha conseguido todo el dinero que necesitaba para financiarse".

Pero no se dice tan fuerte que esa deuda española es comprada (financiada) en buena medida por los bancos españoles, "animados" a ello por el propio Estado. Tampoco tiene que animarles tanto, porque el dinero que usan para la compra se lo da el Banco Central Europeo a un bajo interés (0,5%), y pueden así invertirlo en comprar una deuda española que tiene un alto interés(5%), ganando un 4,5% sólo con el pase.

Además, podemos entender así por qué no hay dinero para financiar a esa pyme y a ese autónomo que conoces en tu barrio, y adónde va el dinero que presta el Banco Central Europeo a nuestros bancos: A la deuda del Estado, que siempre es más segura para ellos que préstarselo a otros.

Pero claro, siempre hay que cubrir el expediente con préstamos a algunos clientes de toda la vida y gran confianza -como tú, Andrés-. Y si echáis cuentas, podéis ver el beneficio:

El banco pide dinero prestado al Banco Central Europeo al 0,5%
El banco presta el dinero al autónomo o pyme de confianza al 26%
Beneficio = 25,5%

Ya lo decía la canción: Yo para ser feliz quiero un camión... O un banco mejor.