ÚLTIMOS COMENTARIOS

sábado, 5 de octubre de 2013

LA DEUDA (II): El patito feo a su aire


En un lugar no muy lejano, existía un bello paisaje, que albergaba un lago lleno de animales.

Había grandes pájaros que volaban en las alturas, pendientes de todo lo que que sucedía más abajo; y sobre las aguas numerosos animales vivían alimentándose de la abundante vegetación.

Una mañana, mientras todos se afanaban por buscar comida, apareció un bello pato -blanco como la nieve- seguido de sus polluelos, preciosos como él...

Bueno, todos no, porque tambien se encontraba uno negro pequeño del que todos se reían:

"¡Pero qué color mas feo tienes! ¡Y qué diminuto eres!", se mofaban de nuestro personaje.

Pero él callaba, sabiendo que era cuestión de tiempo que todos le admirasen.

Y con el tiempo, el pequeño pato negro comenzó a crecer, y ya destacaba entre sus hermanos. Pero estos seguían sin hacerle mucho caso:

"Te habrás hecho más grande, pero eso a quién le importa", le decían. Pero él seguía a lo suyo, sin importarle esos comentarios ignorantes.

El tiempo pasaba, y el feo pato negro crecía, alimentándose de las plantas que crecían junto al lago. Y aunque su extraño color ya podía verse incluso desde el aire por las grandes aves que lo controlaban todo, nadie le prestaba mucha atención.

Y así siguieron transcurriendo los días y los años. Hasta que una mañana, sin que nadie supiera explicar cómo, vieron que el pequeño patito negro se había transformado en un inmenso cisne.

La deuda pública española ha pasado en los últimos años del 36% al 92% del Producto Interior Bruto (PIB) de España. El año que viene, según los Presupuestos Generales del Estado, llegará al 98,9%.

El PIB consiste en la suma de todo lo que produce un país en un año. Por tanto, Estado debe una cantidad a sus prestamistas igual a todo lo que consiguen producir los españoles y sus empresas a lo largo de un año.

Tendríamos que pasar 365 días sin comer, beber, comprar ni gastar nada todos los españoles, para poder pagar el dinero que debe ya el Estado.

Y el cisne que comenzó a devorar toda la vegetación del lago, ante el asombro del resto de animales.

Como la deuda pública es tan elevada, tenemos que pagar una gran cantidad de intereses todos los años a los que nos prestan ese dinero. Actualmente los intereses de la deuda es la partida más importante de los Presupuestos Generales del Estado.

Y tanto comía el enorme cisne, que apenas quedaba comida para el resto de patos.

Para pagar los intereses de su gran deuda, el Estado ha de recaudar más impuestos de los ciudadanos. Pero además, esos préstamos -deuda- que tiene, son préstamos que les quita a las empresas, pues los bancos prefieren prestárselo al Estado antes que a ellas.

Y llegó un momento en que los patos, así como los otros animales que también vivían de la vegetación, comenzaron a pasar hambre. Así que decidieron pedir ayuda a las grandes aves que volaban por encima del lago controlándolo todo.

En tiempos de crisis es muy importante un buen control del gasto público, de tal forma que se dedique a lo verdaderamente neceasario e importante. De otra forma, como hemos dicho, se le quitará a los ciudadanos y las empresas unos recursos que necesitan ellos mismos para salir de la crisis.

Pero las grandes aves estaban muy lejos, y no oían los gritos que salían del lago.

A pesar de la gran deuda pública, y a nuestra situación de crisis que perdura, el Estado tiene previsto gastarse en 2014 más de un 5% de lo que ingresa. Ello supondrá más deuda y más intereses que pagar.

Porque allá arriba, las aves que tenían que controlar el lago vivían felices. En el aire. A su aire.