ÚLTIMOS COMENTARIOS

lunes, 22 de octubre de 2012

EXPLÍCAME EL RESCATE (III): Ayúdale... Él te necesita


Tras estos 14 meses de existencia del blog, ha llegado el momento de pediros un pequeño sacrificio.

Sé que no nos encontramos en unos momentos boyantes, y que estáis pasando por serias dificultades muchos de vosotros, pero eso no os puede servir de excusa.

Por desgracia la crisis nos está haciendo perder de vista lo verdaderamente importante, y ahora es el momento de dar la talla en la capacidad de mirar más allá de los problemas personales.

He pensado que cada uno de vosotros me deis 1.000 euros. Bueno, en realidad 1.000 euros por cada miembro de vuestro hogar. Así, si sois una pareja, 2.000 euros; y si tenéis dos hijos, 4.000 en total.

Sin duda pensaréis que es un poco desorbitado, pero os aseguro que lo hago por vuestro bien. Además, una vez que tenga todo el dinero ingresado, emplearé una parte en prestarla a aquéllos de vosotros que lo necesiten.


SÁBADO 20 DE OCTUBRE DE 2.012

Cumbre Europea. Bruselas

Tal y como llevamos anunciando desde hace meses, e incluso el viernes por la mañana antes de la cumbre, Alemania no va a permitir que su dinero vaya a directamente a los bancos españoles.

Por tanto, el rescate que hemos pedido para nuestros bancos será un dinero que España pida prestado, y luego ella se lo dará a los bancos. Pero quien tiene que devolver el dinero es España, y la responsable de hacerlo, con el dinero público.

Nuestro país ha pedido, y por tanto tendrá que devolver, 40.000 millones de euros. En cifra completa son 40.000.000.000 euros. Y en pesetas 6,5 billones, o 6.500.000.000.000.

Tocamos a 1.000 euros por español, que hemos pedido prestados a Europa para luego dárselo a los bancos... Pero tranquilos, dicen que parte de ese dinero irá para darnos luego financiación.

Para entendernos: Si en tu hogar estáis tú, tu pareja y dos hijos, le pediréis 4.000 euros prestados a Europa para dárselos al banco. Luego trata de ir allí a ver si te dan un crédito... 

Apagadas las luces de las elecciones, sigue el juego. Pero tú no tienes fichas. Ahora ya sabemos dónde están.