ÚLTIMOS COMENTARIOS

lunes, 23 de diciembre de 2013

ELECTROCUTADOS EN ESPAÑA (II): El restaurante y el padre complaciente


Restaurante “La Reforma”
Diciembre de 2.013

- Buenos días, mire, que resulta que mañana vienen mis hijos a comer a su restaurante, y quería reservar mesa.

HIJOS = CIUDADANOS, QUE PAGAN EL RECIBO DE LA LUZ

- Perfecto, sin problema, lo que usted quiera. ¿Es usted el padre?

PADRE = ESTADO

- Sí, y supongo que usted el dueño del restaurante…

DUEÑO DEL RESTAURANTE = COMPAÑÍAS DISTRIBUIDORAS DE ELECTRICIDAD

- Desde luego, aquí Lucio, encantado de conocerle.

- A ver, Lucio, una cosa: Cuando termine la comida, mis hijos le pagarán una parte de la factura, pero no se preocupe que el resto se lo pago yo.

FACTURA = RECIBO DE LA LUZ

RESTO DE LA FACTURA = LA DIFERENCIA ENTRE LO QUE PAGAMOS CON LA FACTURA Y LO QUE NOS QUIERE COBRAR EL RESTAURANTE, Y QUE LO PAGA EL ESTADO. ES LO QUE SE CONOCE COMO DÉFICIT DE TARIFA.

- ¡Excelente! Que tenga un buen día.

Esa misma tarde, el dueño del restaurante llama a sus proveedores…

PROVEEDORES = COMPAÑÍAS ELÉCTRICAS PRODUCTORAS DE ELECTRICIDAD

- Manuel (COMPAÑÍAS PRODUCTORAS), ¡menudo chollo!, que mañana vienen a comer unos niños (CIUDADANOS), y necesito comida (ELECTRICIDAD).

- Qué bien, Lucio (COMPAÑÍAS DISTRIBUIDORAS). ¿Y a cuánto te ponemos la mercancía (ELECTRICIDAD)?

- Da igual, Manuel (COMPAÑÍAS PRODUCTORAS), ponme la comida (ELECTRICIDAD) al precio que quieras (COSTE DEL RECIBO DE LA LUZ), ¿no ves que los hijos (CIUDADANOS) pagarán una parte, y lo que falte (DÉFICIT DE TARIFA) lo pagará el padre (ESTADO)?

Al día siguiente, después de la comida, el padre se encontró con que el recibo de la comida había subido un 11%.

Lógico, ¿verdad?: Si el precio de la electricidad lo deciden las compañías distribuidoras y sus suministradoras, lo lógico es que quieran subir el recibo cuanto más mejor.

SUBASTAS ELÉCTRICAS = ES EL MECANISMO POR EL QUE CADA TRIMESTRE SE PONEN DE ACUERDO LAS COMPAÑÍAS DISTRIBUIDORAS Y PRODUCTORAS PARA FIJAR EL PRECIO DE LA ELECTRICIDAD.

Además, si el Estado está dispuesto a pagar todo lo que los ciudadanos no pagan con sus recibos, ese precio subirá más y más, y la diferencia entre lo que se paga y lo que las compañías eléctricas cobran por la electricidad (déficit de tarifa), engorda año a año lo que el Estado les debe a las compañías, y que al final pagaremos todos tarde o temprano.

A día de hoy, aparte de la subida del recibo de la luz que esperamos, la deuda acumulada por el Estado con las compañías eléctricas es de 30.000 millones de euros. 5 billones de pesetas.

Lógico, ¿verdad?... Sobre todo cuando el precio de la comida lo decide el dueño del restaurante con sus amigos proveedores.

Y cuando hay un padre tan complaciente con ellos…


lunes, 9 de diciembre de 2013

ELECTROCUTADOS EN ESPAÑA: Yo pago, tu pagas, todos no pagan


Pocas cosas afectan tanto a la economía como la electricidad, el coste de la electricidad.

Difícilmente podemos imaginar alguna actividad que en algún momento no necesite de ella, desde la industria a la agricultura, pasando por el comercio.

Junto con el precio de las gasolinas, el coste de la electricidad nos indica las posibilidades de competir de nuestros productos.

Al vivir en un mercado abierto –al menos dentro de la Unión Europea-, si los productos españoles son producidos con un coste eléctrico de 10, no podrán hacer frente a los alemanes o franceses si son producidos con electricidad a 5.

Por otro lado, todos sabemos lo mucho que afecta ese coste a los bolsillos de los ciudadanos, con una media de 800 euros al año por familia.

¿Y cómo ha evolucionado este coste?: Puede servirnos saber que desde 2003 la electricidad ha subido en España un 63%.

Pero a pesar de todo, lo más preocupante estriba en que lo pagado no sirve ni siquiera para cubrir el coste de lo que se produce: Es el llamado déficit de tarifa, que no es otra cosa que la diferencia entre lo que nos cobran las compañías eléctricas y lo que cuesta producir la electricidad.

Ese déficit va a parar a final de año a la deuda total que el Estado acumula con las compañías eléctricas, pues el Estado se compromete a devolvérselo, y que en estos momentos ha alcanzado la cifra de 30.000 millones de euros, o lo que es lo mismo: 5.000.000.000.000 pesetas.

Ese tremendo agujero creció sobre todo con la proliferación en España de costosas energías renovables, que al producir la electricidad a mayor coste de lo que pagamos por ella, el Estado se comprometió a pagarles la diferencia.

Pues bien, llegados a este punto, el Gobierno se comprometió a terminar con el déficit de tarifa este año, es decir, que al final del 2013 lo que los españoles pagamos por la electricidad sería suficiente para cubrir sus costes, y no habría una cifra negativa que acumular.

Para ello, se negoció que entre todos cargaríamos con el esfuerzo: Las empresas eléctricas, los ciudadanos y el Estado (que no dejamos de ser los ciudadanos).

- Las empresas eléctricas corrieron con el coste de no subir el recibo todo lo que les gustaría.

- Los ciudadanos pagaron su parte con una subida del recibo que este año ronda el 3%.

- El Estado… El Estado prometió algo que no ha cumplido: Pagar a las compañías eléctricas 3.600 millones de euros.

Y dado que el Estado no ha pagado, ahora hay varias posibilidades:

1) Las empresas se transforman en la madre Teresa de Calcuta y perdonan ese dinero.

2) Se le sube más aún el recibo a los ciudadanos y empresas, con el consiguiente coste electoral.

3) Se le dice a las empresas que no se preocupen, que pidan prestados esos 3.600 millones de euros a los bancos, que el Estado les avalará ese préstamo y no tendrán problema en conseguirlo.

Se admiten apuestas hasta la continuación de este artículo…


domingo, 10 de noviembre de 2013

EL EMPLEO QUE NO LLEGA: Fátima y el portero monomando

- No, éste no me gusta mucho.

- ¿Y éste?

- Tampoco.

- ¿Tal vez uno monomando?

- Uf, no sé...

- Vamos a ver, te he enseñado ya 41 tipos de grifos y no te decides por ninguno...

FÁTIMA BÁÑEZ, Ministra de Trabajo: "Vamos a bajar los tipos de contrato de 41 a 4. Ya no habrá excusa para no contratar"

- Bueno, aquí tienes los 4 grifos que creo mas adecuados para ti. Puedes elegir el que más te guste.

- ¿Cuánta agua consume cada uno?

- De eso no tienes que preocuparte, porque el agua está barata, y además acaban de bajar su precio.

EL BANCO CENTRAL EUROPEO acaba de bajar los intereses de referencia a los que presta a los bancos del 0,5% al 0,25%, para incentivar el empleo.

- Bueno, pues instálame entonces uno de esos 4 grifos, porque si el agua está barata no habrá problema con ninguno de ellos.

- Muy bien, ya lo tienes instalado y listo.

- Menos mal, ya no podíamos aguantar más en casa con esta situación... Pero... ¿Qué ocurre?... ¡No sale agua!

- Pues no lo entiendo, porque reducimos los tipos de contrato de trabajo de 41 a 4, y para que fluyera el crédito a las empresas abaratamos el precio del dinero que reciben los bancos...  ¡Tendría que salir empleo en abundancia por el grifo!

- ¿Y ha hablado usted con el portero?

- ¿Y eso?

- Hombre, él es quien tiene la llave de paso general del agua: Como no la abra, por muy buen grifo y agua barata que tengamos, aquí no llegará nada.

- ¿Y cómo se llama el portero?

- Banquero, el portero se llama banquero.


lunes, 28 de octubre de 2013

LAS MEDIDAS DE LA BOCA DEL LOBO: Medidas económicas


En un lejano prado existía un pastor, llamado Luis, que cuidaba el rebaño de su patrón Mariano. Le acompañaba su fiel ayudante Cristóbal, que se encargaba de las tareas más duras.

Las ovejas marchaban confiadas por la senda que les marcaban, dóciles a la voz de su amo, salvo algunas más díscolas que trataban continuamente de salirse de la senda. Pero Luis alzaba entonces la voz diciendo: “¡Que viene el lobo!… ¡Que os vais a salir de la senda de la recuperación!” Y entonces los fieles corderos volvían a la ruta.

Un día una corderita de nombre pyme, que iba rezagada, tropezó con la falta de liquidez y se fracturó una pata. Viéndola desde lejos el pastor Luis en tan lastimosa situación, le envió a su ayudante Cristóbal, que la cogió en sus brazos y… Sacando el hacha de los impuestos, la degolló.

Autónomo era un viejo carnero que, harto de la senda que le marcaban, decidió alejarse de ella. Y tanto se alejó, que Luis tuvo que mandarle corriendo a Cristóbal, mientras le gritaba: “¡Ven a la senda de la recuperación! ¡Que viene el lobo!”.

Pero el carnero autónomo le decía: "No, que llevo mucho tiempo en la senda y no sólo no viene el lobo, sino que no se acercan clientes a mi negocio". Pero Cristóbal la alcanzó, y mirándola con cariño, lo ahorcó con una subida de la cuota de la seguridad social.

Una mañana, cuando marchaba Luis el pastor al frente de su rebaño, vio a lo lejos acercarse un extraño animal. “¡Que viene el lobo! ¡Que viene el lobo!” comenzó a gritar su ayudante Cristóbal.

Las ovejas se asustaron mucho, y fueron a agruparse en torno al pastor y su ayudante, pero estos salieron corriendo veloces, dejando a las ovejas solas ante el lobo.

Y no había pasado ni un minuto cuando llegó el lobo, la vio solas, abrió la boca y… Les bajó los impuestos autonómicos.

Fue entonces cuando las ovejas se dieron cuenta de que el lobo no era tan malo, es más, que vivían mucho mejor que con el pastor Luis y Cristóbal.

Y comenzaron a cuestionarse quién era realmente el pastor y quién el lobo.

Colorín colorado, este cuento sólo ha comenzado.


sábado, 19 de octubre de 2013

LA RECUPERACIÓN ECONÓMICA: ¿Quién recoge las bolsas de la comunidad?


Hace unos meses se trasladó a mi comunidad de vecinos un importante y conocido empresario.

En cuanto nos enteramos que había adquirido los dos áticos, con unas vistas impresionantes, para unirlos y tener así toda la planta, muchos entraron en ebullición; anticipando todas las grandes cosas que vendrían después.

La parte más penosa fueron los cambios que el nuevo inquilino exigió, como nueva caldera, reforma de los ascensores y decoración del portal, pero todos transigimos de buena gana, pues nos dábamos cuenta de la importancia de tener con nosotros al recién llegado.

En cuando terminó con la reforma de su nuevo hogar, comenzaron las alegrías para todos: Un continuo trasiego de enormes sofás, lámparas, plantas, cortinajes… De una gran elegancia y lujo, que nos asombraron a todos.

Pero tal vez lo que más nos gustó fueron sus coches, aparcados en las cuatro plazas de garaje que el inquilino había adquirido: Ninguno de ellos bajaba de los 150.000 euros.

La comunidad de vecinos había cambiado, y todos estábamos felices. Algunos llegaron a protestar por lo que habíamos gastado todos en adecuar las zonas comunes para alegrar al nuevo vecino, pero todo se terminó cuando comenzaron las fiestas.

No había semana sin que nos sorprendiéramos los de los pisos inferiores de las impresionantes fiestas que tenían lugar allá arriba. Y no lo digo sólo por la cantidad de caras conocidas que nos premiaban con su presencia, sino por la calidad del catering que -aún sin poder disfrutarlo nosotros- intuíamos por las cajas que allá se subían.

Puedo decir hoy que el nuevo y acomodado inquilino nos ha cambiado la vida. Pagamos todos más por el recibo de la comunidad, pero ¿acaso no lo merece a la vista de todo lo que se disfruta allá arriba?

- Un momento, Jesús, nos estás diciendo que habéis hecho un gran esfuerzo cambiando las zonas comunes y que ahora encima pagáis más por los recibos. ¿Es así?

- Correcto. Así es.

- Y, ¿disfrutáis -disfrutas tú- de las fiestas que tienen lugar en el ático?

- No. Están reservadas al vecino y sus invitados.

- ¿Entonces a ti qué más te da? ¿Te ha servido de algo ese esfuerzo? ¿Ha merecido la pena su venida?


La prima de riesgo ha bajado de los 250 puntos, en niveles no vistos desde el 2011.

La bolsa ha superado los 10.000 puntos, como antes de la crisis.


lunes, 14 de octubre de 2013

EL ESTADO DEL CASTILLO. EL CASTILLO DEL ESTADO: Una antorcha en la noche


Nadie en aquel paraje entendió la construcción del castillo. Decían que para seguridad de todos, pero allí vivían a diario sólo unos pocos.

Porque ellos siempre habían sido agricultores; de mucho trabajo, escaso trigo y poca vida para disfrutar con la familia. Por eso designaron a algunos para que se ocupasen de los mayores y los que caían víctimas de enfermedades.

Al principio atendieron a esos necesitados en sus casas de agricultores, pero más adelante les pidieron parte del trigo al resto para hacer una más grande: Más conveniente, decían, para atender a todos.

Luego hizo falta más de la cosecha para contentar a los esforzados que se ocupaban del bien común. Era lógico, porque no podían trabajar como los demás, ocupados como estaban en esas tareas en beneficio de todos.

Las fiestas: las fiestas aumentaron los problemas. Decían que para celebrar la buena marcha de la atención a los necesitados; pero cuando los habitantes trabajaban la tierra, empezaron a indignarse con tantas celebraciones. De esos pocos.

Pero fue el castillo lo que trajo la desesperación: ¿Para qué lo necesitaban si antes apenas dedicaban cuatro casas para atender a todos? Allí se iba ahora buena parte de la cosecha, porque se necesitaba "para el bien común".

Primero fue Martín, que enfermó sin que nadie del castillo viniera a atenderle. Luego Felisa, que envejecía sola en su casucha, mientras oía el ruido de las fiestas allá arriba.

Todo estalló un día que Matías no pudo dar más trigo para mantener el castillo, y se llevaron la mula con que labraba; y una tarde que vio morir a Martín y Felisa. Sola.

Esa noche se vio iluminada, por las antorchas camino del alegre castillo. No eran de festejo, sino de indignación.


sábado, 5 de octubre de 2013

LA DEUDA (II): El patito feo a su aire


En un lugar no muy lejano, existía un bello paisaje, que albergaba un lago lleno de animales.

Había grandes pájaros que volaban en las alturas, pendientes de todo lo que que sucedía más abajo; y sobre las aguas numerosos animales vivían alimentándose de la abundante vegetación.

Una mañana, mientras todos se afanaban por buscar comida, apareció un bello pato -blanco como la nieve- seguido de sus polluelos, preciosos como él...

Bueno, todos no, porque tambien se encontraba uno negro pequeño del que todos se reían:

"¡Pero qué color mas feo tienes! ¡Y qué diminuto eres!", se mofaban de nuestro personaje.

Pero él callaba, sabiendo que era cuestión de tiempo que todos le admirasen.

Y con el tiempo, el pequeño pato negro comenzó a crecer, y ya destacaba entre sus hermanos. Pero estos seguían sin hacerle mucho caso:

"Te habrás hecho más grande, pero eso a quién le importa", le decían. Pero él seguía a lo suyo, sin importarle esos comentarios ignorantes.

El tiempo pasaba, y el feo pato negro crecía, alimentándose de las plantas que crecían junto al lago. Y aunque su extraño color ya podía verse incluso desde el aire por las grandes aves que lo controlaban todo, nadie le prestaba mucha atención.

Y así siguieron transcurriendo los días y los años. Hasta que una mañana, sin que nadie supiera explicar cómo, vieron que el pequeño patito negro se había transformado en un inmenso cisne.

La deuda pública española ha pasado en los últimos años del 36% al 92% del Producto Interior Bruto (PIB) de España. El año que viene, según los Presupuestos Generales del Estado, llegará al 98,9%.

El PIB consiste en la suma de todo lo que produce un país en un año. Por tanto, Estado debe una cantidad a sus prestamistas igual a todo lo que consiguen producir los españoles y sus empresas a lo largo de un año.

Tendríamos que pasar 365 días sin comer, beber, comprar ni gastar nada todos los españoles, para poder pagar el dinero que debe ya el Estado.

Y el cisne que comenzó a devorar toda la vegetación del lago, ante el asombro del resto de animales.

Como la deuda pública es tan elevada, tenemos que pagar una gran cantidad de intereses todos los años a los que nos prestan ese dinero. Actualmente los intereses de la deuda es la partida más importante de los Presupuestos Generales del Estado.

Y tanto comía el enorme cisne, que apenas quedaba comida para el resto de patos.

Para pagar los intereses de su gran deuda, el Estado ha de recaudar más impuestos de los ciudadanos. Pero además, esos préstamos -deuda- que tiene, son préstamos que les quita a las empresas, pues los bancos prefieren prestárselo al Estado antes que a ellas.

Y llegó un momento en que los patos, así como los otros animales que también vivían de la vegetación, comenzaron a pasar hambre. Así que decidieron pedir ayuda a las grandes aves que volaban por encima del lago controlándolo todo.

En tiempos de crisis es muy importante un buen control del gasto público, de tal forma que se dedique a lo verdaderamente neceasario e importante. De otra forma, como hemos dicho, se le quitará a los ciudadanos y las empresas unos recursos que necesitan ellos mismos para salir de la crisis.

Pero las grandes aves estaban muy lejos, y no oían los gritos que salían del lago.

A pesar de la gran deuda pública, y a nuestra situación de crisis que perdura, el Estado tiene previsto gastarse en 2014 más de un 5% de lo que ingresa. Ello supondrá más deuda y más intereses que pagar.

Porque allá arriba, las aves que tenían que controlar el lago vivían felices. En el aire. A su aire.

  

jueves, 19 de septiembre de 2013

LA DEUDA (I): Pilar y Gonzalo tienen a papá


Tal y como dijimos en el anterior artículo, hablemos de los agujeros…

Riiiiinnng… Riiiinnng

- ¿Sí?, ¿dígame?

- Papá, soy Pilar, que me he quedado sin dinero esta noche. ¿Te importa que lo deje a deber en el bar y tú te pasas mañana?

- Bueno, ¿y cuánto es?

- Sólo 100 euros.

- ¡¿Sólo 100 euros?!

- Venga, papá, no me amargues la noche…

- Vale, está bien.

- ¡Adiós papa!

Riiiiinnng… Riiiinnng

- ¿Sí?, ¿dígame?

- Papá, soy Gonzalo, que me he quedado sin dinero. ¿Te importa que lo deje a deber en el bar y tú te pasas mañana?

- Pero, ¿cómo que te has quedado sin dinero?

- Venga, papá, que a Pilar le has dejado 100 euros…

- Bueno, está bien, deja a deber los 100 euros…

- ¡Gracias papá!

Riiiiinnng… Riiiinnng

- ¿Sí?, ¿dígame?

- Papá, que soy Pilar de nuevo, que ya me ha dicho Gonzalo que le has dado a él también 100 euros; y me parece fatal, porque yo fui la primera. Dejo a deber 200 euros, ¿vale?

- Bueno, mira, no me calentéis la cabeza. Muy bien. Hala, hasta luego.

Riiiiinnng… Riiiinnng

- A ver, ¿qué pasa ahora?

- Oye papá, que soy Gonzalo. No me parece justo que Pilar deje a deber más que yo en el bar. Que sepas que yo dejo a deber también 200 euros.

- Mira, haz lo que quieras, que yo no quiero problemas.

- ¡Gracias!

Riiiiinnng… Riiiinnng

La prima de riesgo española está bajando, y ha llegado a su nivel más bajo de los últimos dos años.

Riiiiinnng… Riiiinnng

Eso quiere decir que el Estado, para él o para las autonomías, puede pedir prestado dinero al mercado a un interés más bajo.

Riiiiinnng… Riiiinnng

Ello nos ahorra mucho dinero en intereses, cada vez que dejamos a deber dinero.

Riiiiinnng… Riiiinnng

Por tanto, es una gran ventaja, y una de las razones por las que se dice ahora que la economía va bien.

Riiiiinnng… Riiiinnng

Sólo hay un problema… ¿Alguien ha pensado que aparte de pagar esos intereses, tendremos que devolver todo el dinero que hemos dejado a deber?

Riiiiinnng… Riiiinnng

España ha alcanzado un nivel de deuda pública del 92% de todo lo que es capaz de producir en un año.

Riiiiinnng… Riiiinnng

Es el mayor desde 1910.

Riiiiinnng… Riiiinnng

El año pasado fue el año de toda la historia reciente que más deuda se contrajo: 146.000 millones de euros. 400 millones al día.

Riiiiinnng… Riiiinnng

Las deudas se pagan. Con el bolsillo de papá, de Pilar y de Gonzalo. De todos.

Riiiiinnng… Riiiinnng

Que no se nos olvide. Que no lo olviden.


jueves, 12 de septiembre de 2013

EL PANADERO, EL TURISTA Y EL BOLSILLO DE MARÍA


La vuelta de las vacaciones está marcada por los continuos anuncios de la mejora de nuestra economía.

La prima de riesgo ha bajado incluso más que la italiana, la bolsa sube, y todo parece un jardín… Para todos aquellos que no pisan mucho la calle; esa calle poblada de autónomos y pymes que componen el 95% de nuestra economía.

Supongamos que tenemos una panadería. Nuestras mayores ventas se dirigirán a las personas del barrio: La barra de pan de toda la vida. También podemos tener croasanes, por si viene algún extranjero o turista -más caprichoso- a llevárselos.

Las exportaciones están subiendo en España con fuerza. Ello se debe en buena medida a que muchas empresas tienen que buscar clientes fuera, al haberlos perdido en nuestro país por la falta de poder adquisitivo. 

Pero por muchos croasanes que vendamos, que son sólo la guinda de nuestro negocio, si no conseguimos vender un elevado número de barras de pan no podremos llegar a fin de mes para pagar el alquiler, el sueldo de los dependientes, la materia prima, etc.

El consumo interno es de vital importancia para un país, lo que hace que tenga una economía sólida. Ciertamente se puede sustituir en parte por las exportaciones, pero es imposible que éstas se comporten como el verdadero motor.

Desde luego hay países –normalmente tercermundistas- que viven de las exportaciones, porque su población no puede permitirse los productos que salen, o porque está tan empobrecida que apenas tiene dinero para comprar. Pero no creo que ése deba ser el modelo a seguir.

Incluso China, país que tradicionalmente se ha apoyado en sus exportaciones, lleva un tiempo rectificando el camino, tratando de que el mayor nivel de vida de su población sostenga su economía con el consumo.

Por tanto, lo que más nos debe importar para nuestra panadería, aparte de la momentánea alegría de alguna venta de croasanes, es que nuestros clientes María López, Antonio Pérez y Pilar García, sigan llevándose cada mañana su barra de pan.

Por tanto, nadie estará tan interesado como los panaderos, los autónomos y pymes, en que se cuide el bolsillo de los ciudadanos, que llevan en su interior la salvación de los negocios, del país.

Defender sus bolsillos no sólo de los amigos de lo ajeno, sino también de los agujeros.

Porque lo siguiente será hablar de los agujeros…


lunes, 9 de septiembre de 2013

ECONOMÍA DE ILUSIONES, ¿ECONOMÍA REAL?: Bienvenido Mr. Marshall


Hace unos meses trajimos a nuestro blog las imágenes de una película muy ilustrativa, también para nuestra situación económica.

Ahora, tras el duro golpe sufrido por la no obtención de los juegos olímpicos, volvemos a traer esa escena, entonces usada para el turismo; pero que nos sirve para entender mejor qué puede ocurrir cuando basamos  nuestra fortaleza económica en meras circunstancias externas.

___________________________________

No es la primera vez, ni posiblemente la última, que en nuestro blog traemos el siguiente trozo de película, con tanto sentido económico:


La escena final de "Bienvenido Mr. Marshall" muestra claramente lo que puede suceder cuando fiamos nuestra vida a factores meramente externos. Y lo mismo sucede con la economía.

Desde hace ya muchos meses, no para de hablarse del turismo. Ciertamente se trata de uno de nuestros principales motores económicos, pero ha de analizarse con mucho cuidado.

Aproximadamente la mitad de los ingresos por turismo provienen de los españoles que deciden gastar su dinero en viajes, hoteles, restaurantes, etc. Y la otra mitad de los que vienen de fuera.

Sin duda son cada vez más los extranjeros que deciden venir a nuestro país, provocado por la mejora de nuestros servicios y en medida no desdeñable por la mala situación política de destinos competidores como Egipto.

En este sentido, podemos decir que los extranjeros de la película no pasan totalmente de largo, sino que se paran a consumir en el pueblo dejar algo de dinero.

Pero la otra mitad de los ingresos por turismo provienen de los españoles, y aunque ahora parece que empiezan a gastar algo más, ese consumo se ha desplomado en los últimos meses y años.

En este caso, lo que más influye es el dinero que nuestros ciudadanos tienen en el bolsillo, pues tratándose el turismo de un gasto accesorio, se trata de lo primero que prescinden cuando notan las estrecheces.

Por ello, no hay nada más perjudicial para el turismo que factores colaterales como pueden ser las subidas de impuestos, las bajadas de sueldos y por supuesto el paro.

El devenir de una de nuestras industrias más importantes no puede dejarse en manos del azar (guerras o problemas en destinos competidores) o en la suerte de ser elegidos por los extranjeros frente a otros lugares, sino que ha de cuidarse lo mismo que otros países cuidan sus industrias (véase Alemania con el motor).

Si hasta para el automóvil hay un nuevo plan PIVE para subvencionar la compra de nuevos vehículos, nuestra industria del turismo debería cuidarse o al menos no castigarse. Y para ello hay que cuidar el bolsillo de nuestros ciudadanos.

Porque parte de ese dinero irá a cuidar el turismo. Y el turismo cuidará también de nosotros. Dándonos empleo.


martes, 3 de septiembre de 2013

EL PARO Y EL GORDO: Porque es gordo


Aunque no fuera el momento más propicio, porque el buen tiempo invita a ciertos excesos, decidí bajar de peso durante el verano.

Aleccionado acerca de la necesidad de ponerme en manos de profesionales, decidí acudir al dietista; mentalizado de que me tocaría realizar un gran esfuerzo.

Mis expectativas se cumplieron: el programa que me impuso resultó ser duro, muy duro diría. Básicamente ha consistió en lo siguiente.

- Fin a cualquier tipo de exceso.

- Sólo podría comer ciertos alimentos.

- Tendría que hacer una hora de ejercicio diario.

Ahorro contar lo cuesta arriba que me ha resultado este tiempo. Pero el objetivo merecía la pena, las muchas penas pasadas.

Ayer por fin volví al dietista tras este duro tiempo, deseando saber el resultado de mis esfuerzos; porque el plan psicológico consistía en no pesarme hasta el final.

Me subí a la balanza con emoción… Miré el peso, y comprobé que había perdido… ¡31 gramos!

El dietista me miró con emoción y una enorme sonrisa, diciéndome que el plan había sido un éxito.

¡Un éxito! ¡31 gramos tras todo este esfuerzo!

Entonces me insistió en que tenía que entender que al menos había dejado de engordar, y que 31 gramos era un inicio.

Sin comer, haciendo ejercicio, y sin concederme nada… Y resulta que estaba en un inicio de gramos…

Desde hace ya mucho tiempo, los españoles hemos tenido que solucionar nuestros problemas económicos. Además, nos han hecho tapar el agujero en las cuentas públicas.

Hemos dado 61.000 millones de euros de dinero público para sanear la banca, por los malos negocios en los que ellos se metieron, supuestamente para reactivar la economía.

Todo ello ha salido de los bolsillos de los ciudadanos, de nuestro esfuerzo en tiempos de penuria, con unos impuestos que no paran de crecer.

Además, nos llegan cada día datos acerca de cómo la corrupción se ha llevado durante estos años buena parte de las reservas que ahora nos vendrían tan bien.

Y todo ese esfuerzo, penurias y malvivir, para… ¡31 parados menos en agosto!

Sí, se ha detenido el paro. Sí, es un inicio…

Sin comer, sin concedernos nada… Con la subida de impuestos, los 61.000 millones a la banca, y el dinero que nos falta por la corrupción…

Y resulta que estamos en un inicio de gramos… De 31 parados menos.

¡Con 6 millones que tenemos!


viernes, 30 de agosto de 2013

ELIGIENDO LA BOTELLA CON TRABAJO: ¿Luisito no tiene ni idea?


LUIS: Pues a mí me parece mejor usar la de medio litro.

MARÍA: De ninguna manera, Luis, la botella de dos litros es más económica y permite llevar más agua sin necesidad de tantos recipientes.

LUISITO: Oye, mamá...

MARÍA: Calla, Luisito, deja hablar a los mayores.

LUIS: Mira, María, un envase más pequeño iría mejor, porque así se puede repartir el líquido.

MARÍA: ¿Pero por qué no probamos con uno mayor? Tal vez así nos vaya mejor.

LUISITO: Papá, mamá, es que...

LUIS: A ver, Lusito, ¿no te ha dicho tu madre que nos dejes hablar a los mayores? ¿No ves que tú no sabes de estos temas?

MARÍA: Bueno, Luis, usemos entonces la botella de un litro y ya está: Problema resuelto.

LUIS: Eso, problema resuelto. Anda, Lusito, ve y llena una botella de un litro en el grifo.

LUISITO: No se puede, papá.

LUIS y MARÍA: ¿Pero no te hemos dicho la botella que hay que elegir?

LUISITO: Ya, pero es que no hay agua.

"El Gobierno reducirá los tipos de contrato de trabajo de 41 a 5"

   

viernes, 23 de agosto de 2013

LA ECONOMÍA ESPAÑOLA: El póster y el cocotero


La economía española viene sufriendo desde hace mucho tiempo el síndrome del "cocotero".

Todos tenemos en mente esas maravillosas fotos que las agencias de viajes suelen poner en los escaparates: verdaderos paraísos de fantásticas playas sembradas de cocoteros y felices personas que disfrutan de sus aguas cristalinas.

Además, dado que son extranjeros, reciben todo tipo de atenciones de la población local, con exquisitos lujos que les resultan muy asequibles por baratos.

Y ni se irán esos dichosos visitadores sin comprar algún que otro recuerdo de dicho paraíso, para llevárselo a sus distintos países.

Pero si esos pósters llevaran  en el reverso la imagen de la vida diaria de los habitantes de dicho supuesto paraíso, ¿qué imagen veríamos?

Posiblemente apareciera un nivel de vida escaso, con una población que sufre un elevado paro y que está dispuesta a trabajar por lo que sea con tal de llevar algo a casa.

Además, veríamos que esos habitantes no pueden costearse los lujos que ofrecen a sus visitantes, sino que se esfuerzan por producir bienes y ofrecer servicios a los extranjeros que les visitan.

Descubriríamos que el póster paradisíaco, lleva un reverso de las penurias de la población que habita dicho paraíso, en una economía que vive de las exportaciones y del turismo, ya que sus ciudadanos no pueden comprar y resulta una débil demanda interna.

Por eso, cuando ahora tantos se alegran de la buena marcha de nuestras exportaciones (han crecido un 9%) y del turismo (8 millones de visitantes en julio)...

... Algunos, aún a costa de ser llamados "aguafiestas", insistimos en que la demanda interna está precipitándose porque la gente ni tiene dinero, con unos salarios en caída y asada a impuestos; que la morosidad de la banca es alarmante porque no se pueden pagar los préstamos (más del 10% de ellos), y que por primera vez en nuestra historia la esperanza de vida ha caído.

Y es que las agencias de viajes se quejan de que la gente ya no viaja a esos paraísos del tercer mundo. Porque no tiene dinero. ..

... O porque el paraíso está aquí. Para los que vienen de fuera. Porque nosotros estamos en el otro lado del póster.


viernes, 16 de agosto de 2013

LOS TRES CERDITOS Y EL LOBO DE LA ECONOMÍA REAL

Hace no mucho tiempo, en un lugar no muy lejano, vivían tres cerditos.

Aunque llevaban una vida tranquila, decidieron ponerse a construir una casita cada uno, pues habían oído de la existencia del lobo Economía Real.

El primer cerdito era muy alegre y propenso al entusiasmo, por lo que decidió construir su casa con la prima de riesgo, que no paraba de bajar.

El segundo, aunque miraba datos más sólidos, no quería complicarse la vida; así que edificó su casita con el índice de la bolsa, que no dejaba de subir.

Pero el tercer cerdito andaba preocupado esos días, porque le tenía mucho respeto al lobo Economía Real, y no encontraba materiales para construir algo sólido que la resistiera.

"Eres tonto y muy pesimista -le decían sus hermanos-, ¿no ves lo bien que nos va con la prima de riesgo y la bolsa? ¡Deja de complicarte y edifica como nosotros!" Pero él no lo veía nada claro.

Y en éstas andaban cuando se presentó el lobo Economía Real. Se produjo un gran alboroto, y nuestros protagonistas corrieron hacia sus casitas.

- ¡Ábreme la puerta! - gritó el lobo al primer cerdito-.

- No, que eres la Economía Real -le replicó desde dentro-.

- Pues soplaré, soplaré y la casa de la prima de riesgo derribaré.

Fue echar el primer soplido de falta de confianza, por la enorme deuda pública acumulada por el cerdito, y la prima de riesgo salió disparada; y la casa se vino abajo.

Corrió entonces el cerdito a casa del segundo, construida con el índice de la bolsa. Cerraron la puerta y a los pocos minutos ya estaba el lobo en la puerta.

- ¡Abridme! ¿No veis a vuestra casa hecha con el índice de la bolsa le vendrá muy bien un bocado de economía real? -gritó el lobo-.

- ¡No! -le respondieron- A nosotros sólo nos importan las ventas fuera de España.

Y entonces el lobo sopló y sopló, provocando una subida del euro. Y como EEUU hizo bajar el dólar, los productos de los cerditos dejaron de ser competitivos en el exterior. Y debido a que la demanda interna era muy débil porque la gente no tenía dinero por los bajos salarios y altos impuestos, la bolsa y toda la casa se hundió.

Salieron corriendo los pobres cerditos al encuentro del tercero, buscando refugio: Seguro que él habría dado con la solución para escapar del lobo.

Y de repente se lo encontraron envuelto en una manta...  

- Venid, refugiaos aquí conmigo debajo de la manta.

- ¿Pero estás loco? ¡El lobo Economía Real nos va a destrozar!

- Jajaja, tranquilos, que no nos verá -repuso con confianza-.

Y así fue: Llegó el lobo, pasó a su lado y siguió de largo, como si esa manta y sus escondidos no tuvieran nada que ver con la Economía Real.

Sorprendidos estaban los dos primeros cerditos...

- Hermano, milagrosa es tu manta, que permanece ajena a la Economía Real. ¿Con qué materiales la has elaborado?

- Jajaja volvió a reír el tercer cerdito. Pues como se elaboran todas las mantas que permanecen ajenas a la realidad y aisladas de la intemperie de la calle...

... Con previsiones económicas oficiales.

viernes, 9 de agosto de 2013

BANCO POPULAR: Cuando se quedan con tu dinero, con perdón


Durante estos días hemos sabido, por distintos organismos internacionales, que si sumamos el conjunto de dinero, avales, garantías, etc., dado por España de fondos públicos a los bancos, suma un total de 250.000 millones de euros.

Para conocer el alcance de una cifra tan gigantesca, podemos dividirla por cada uno de los 40 millones de españoles, y nos salen 6.250 euros. Más de un millón de pesetas.

Eso quiere decir que, si estás soltero, sólo habrás pagado esa cantidad; pero si tienes pareja, soportáis en conjunto 12.500 euros, y si la vida os ha regalado un par de hijos, también os ha hecho entregar 13.000 euros.

Semejante y titánico esfuerzo tiene muy, pero que muy difícil justificación. Si acaso en la mayor facilidad de crédito. ¿Pero es así?: Por favor, quien los conozca, ponga varios ejemplos de autónomos o pymes con acceso a créditos que no sean usureros.

Tal vez podríamos pensar que los 6.250 euros que hemos desembolsado por español a nuestras entidades, que de una u otra forma han sido beneficiadas, ha conllevado un mejor trato al cliente.

Y es aquí donde, haciendo excepción, voy a poner un caso personal reciente. Calentito.

Soy cliente del Banco Popular desde que tengo 14 años. Fue entonces –hace 27 años– cuando mi padre me abrió una cartilla de ahorro. Desde entonces he permanecido en este banco.

Como autónomo, si tuviera un cliente desde ese año, me faltarían alfombras para ponerle cada vez que me visita. No es mi caso con el banco.

Harto de que me cobraran comisiones usureras por supuestos servicios inimaginables, decidí hace un tiempo abrirme una cuenta en un banco por internet, de esos que no te cobran por nada. Que es lo que normalmente realizan con tu dinero las entidades. Cobrándote.

Sólo pongo un ejemplo: a las consabidas comisiones por mantenimiento, tarjetas, correo, etc., empezaron a cobrarme por… ¡Ingresar dinero! Espera, repito: No por pedirles dinero, sino ¡por ingresarles el mío!

Pues bien, debido al maltrato al cliente, decidí cambiarme, no sin antes sufrir la última tropelía de mi Banco Popular de toda la vida: Me cobraron dos comisiones indebidas por más de 100 euros. Y por si fuera poco, se equivocaron y me las cobraron dos veces: Más de 200 euros.

Desde hace 3 meses vengo reclamándoselas. Y desde entonces escucho las excusas que no nos permiten a sus víctimas cuando nos quedamos en descubierto: Lo estamos tramitando, están decidiendo, no depende de mí…

Tras ponerme firme, y aguantarme lo que me pedía el estómago, les he dicho si podría cobrarles por esos más de 200 euros lo mismo que ellos: Una comisión de descubierto de más de 30 euros y unos intereses de demora del 25%. Silencio por respuesta.

Y sigo esperando a que el banco me devuelva mi dinero... Tal vez porque sus archivos no distinguen y se piensan que soy un abuelillo sin mucha capacidad de lucha. Están malacostumbrados.

Aún resuenan las palabras hace pocos años que me dirigió el interventor de mi sucursal cuando me quedé una semana en descubierto, en un tono de película Chicago años veinte: “Jesús, le estás costando dinero al Banco Popular”.

Pues ahora me deben 6.250 euros, y se han quedado además con estos 200. Atrapados. Encarcelados. Porque las responsabilidades nunca son de ellos.

De todos es sabida la lucha que tenemos desde aquí por el ciudadano por encima de un sistema financiero que nuestros poderes políticos –todos– mantienen campando a sus anchas. Y soy el primer sorprendido por la mesura y cordura que tienen los ciudadanos ante tropelías frente a las cuales la mía no llega ni a anécdota.

Ello, que es tan de agradecer, no debería servir para seguir tensando la cuerda a las personas corrientes. Porque yo estos días, si en vez de 200 euros hubieran sido 200.000 por un producto colocado sin saberlo, no sé lo que hubiera hecho.

Y conste que desde varios sitios han intentado colocármelos. Como aquella directora de otra entidad que quiso convencerme que mi dinero sólo estaría garantizado en un producto y no en una cuenta corriente: Le cambió la cara al decirle que me lo pusiera por escrito, lamentando no haber llevado una grabadora.

Estos son los merecedores de 6.250 euros, y lo que se llevan de más, de cada ciudadano. Y aquí nadie hace nada.

Porque sólo somos ciudadanos. A quién le interesa. A quién le interesamos.


martes, 6 de agosto de 2013

CARTA A NUESTRO BLOG DE UN FERROVIARIO: La comisión de investigación

Ayer recibimos el siguiente email. Por su interés lo publicamos, dejando al autor en el anonimato que nos ha pedido.

Agradecemos de nuevo a todos aquéllos que con sus llamadas, cartas, emails y entrevistas personales, hacen existir cada día este blog tal y como aparece.

Sr Arroyo, soy fiel seguidor de uno de los programas donde usted aparece, y me identifico en muchas ocasiones con sus comentarios.

El motivo de esta carta es decirle que soy profesional ferroviario, o sea, ferroviario de toda la vida y vinculado en mucho a la de conducción de trenes.

Después del lamentable accidente de Santiago, y siguiendo la noticia paso a paso por estar dentro de mi profesión, le digo que eso era un accidente en potencia, es decir, que solo era cuestión de tiempo, como así ha sido.

Ese maquinista que conozco un poco, Garzón, me consta que es un buen profesional, con un expediente intachable, pero tenía que ocurrirle a alguien y ha sido a él.

¿Qué ha ocurrido? Fácil de entender para un profesional de la conducción de trenes. Un olvido, una distracción. ¿Por qué? Porque no se puede bajar la velocidad de 200 a 80 simplemente porque lo refleje la hoja de ruta en un punto kilométrico.

Era cuestión de tiempo que alguien no mirara esa hoja de ruta, y cuando se dio cuenta era tarde. Ese cambio de velocidad debería estar señalizado en vía, es decir, deberían estar colocados dos cartelones: Uno circular de 80 a unos 2000 metros para que el maquinista comenzara a frenar hasta llegar al siguiente cartelón (en forma de rombo también con el 80 inscrito) antes de la curva, que es donde el maquinista después de ese espacio de 2000 metros ha podido reducir la velocidad a 80. Ahora seguro que lo van a colocar.

Pero el dirigirme a usted no es otra cosa que comentarle el hecho de esa comisión de "sabios" ferroviarios creada por Fomento que van a analizar la situación de la seguridad ferroviaria en España.

Mire, lo primero que deberían hacer es ACTUALIZAR EL RGC. ¿Qué es el RGC?: El RGC es el Reglamento General de Circulación, que es el libro que regula la circulación de los trenes.

Este reglamento es de 1992 y está desfasado, de hecho ya se quiso actualizar en 2005 pero aquello quedó en nada porque aquí en esta empresa nadie firma nada, porque nadie sabe nada (los cargos superiores son políticos a dedos que de ferrocarril saben poco y no se atreven a cambiar una normativa que ellos no conocen).

Otro tema es que la seguridad en Renfe Operadora está asociada a la Producción. Como verá, producción y seguridad son antagónicas: Si primas la producción mermas la seguridad y viceversa, y está ligada precisamente para que convivan sin pisarse la manguera (valga el símil del bombero).

El RGC está anticuado ya que incluye algunas normas del vapor (digo bien, vapor): Apretar frenos, aflojar frenos entre otros, además que habla del ayudante de maquinista que esto hace años que desapareció, (esto se lo detallo a grandes rasgos para no hacer la carta interminable).

Nada habla del ERTMS, ni del ASFA DIGITAL, ni de nuevos Bloqueos que han ido apareciendo, y esto debería estar integrado en ese RGC y no como documentos anexos, así como un número de Circulares Generales, etc.

En definitiva, que si hay que hacer algo en beneficio de la seguridad es actualizar el RGC, que es el Código de Circulación de los trenes.

No me extiendo más. Espero haberle sido útil y le pido la máxima reserva.

Anónimo.


viernes, 2 de agosto de 2013

¿PRÉSTAMOS PARA TODOS? Yo para ser feliz quiero un camión


Un amigo empresario me llamó ayer preso de un ataque de indignación: Acababa de pedir un préstamo a su banco de toda la vida, con el que tiene un expediente intachable.

Aunque se trataba de un dinero pequeño para una empresa mediana como la suya, le habían cobrado un 18% anual, que sumado a los costes de apertura, daban intereses del ¡26% anual!

Ante la imposibilidad de explicar el motivo de semejante atropello en un supuesto país que quiere salir de la recesión, me limito a copiarte -Andrés- un artículo de hace un tiempo que puede ayudarte:

Ayer pude presenciar una escena típica de padre primerizo, pero no por ello menos enternecedora: Mi amigo Miguel tenía en brazos a su Miguelito, de apenas un año, mientras le miraba con cara absorta.

Por si yo había cometido el error de no darme cuenta de las enormes habilidades de su vástago, le dijo con voz cariñosa: "Miguelito, dale una galleta a papá". Sacó entonces el padre la galleta, se la puso en la mano al hijo, y esperó con ansiedad.

En ese momento, Miguelito le dio la galleta, no sin antes pegarle un mordisco. Su padre, entusiasmado, le estampó un sonoro beso al grito de: "Muy bien, Miguelito, muy bien".

El Banco Central Europeo, que se nutre del dinero de todos los europeos, no puede -teóricamente- ayudar a los estados miembros financiándole la deuda que acumulan. Pero claro, una cosa es lo que dice la ley y otra lo que se acaba haciendo...

Cada poco tiempo oímos que España acude a los mercados para conseguir dinero, pues tiene que financiar sus enormes gastos. El resultado casi siempre es el mismo últimamente: "Gran éxito de España a la hora de colocar su deuda, pues ha conseguido todo el dinero que necesitaba para financiarse".

Pero no se dice tan fuerte que esa deuda española es comprada (financiada) en buena medida por los bancos españoles, "animados" a ello por el propio Estado. Tampoco tiene que animarles tanto, porque el dinero que usan para la compra se lo da el Banco Central Europeo a un bajo interés (0,5%), y pueden así invertirlo en comprar una deuda española que tiene un alto interés(5%), ganando un 4,5% sólo con el pase.

Además, podemos entender así por qué no hay dinero para financiar a esa pyme y a ese autónomo que conoces en tu barrio, y adónde va el dinero que presta el Banco Central Europeo a nuestros bancos: A la deuda del Estado, que siempre es más segura para ellos que préstarselo a otros.

Pero claro, siempre hay que cubrir el expediente con préstamos a algunos clientes de toda la vida y gran confianza -como tú, Andrés-. Y si echáis cuentas, podéis ver el beneficio:

El banco pide dinero prestado al Banco Central Europeo al 0,5%
El banco presta el dinero al autónomo o pyme de confianza al 26%
Beneficio = 25,5%

Ya lo decía la canción: Yo para ser feliz quiero un camión... O un banco mejor.


miércoles, 31 de julio de 2013

AYUDAS A LOS BANCOS (II): Tú no tienes ni idea


Cuando hace más de un año publicamos el vídeo sobre las ayudas públicas a la banca, resumen de tantas y tantas veces que hemos tocado este tema, un cualificado y conocido financiero nos dijo lo que más arriba ponemos por título.

Las ideas que aquí aportamos entre todos vienen apoyadas por la razón y sobre todo por los hechos. Por eso al final, lamentablemente, hemos vuelto a acertar.

Ahora que el Estado ha reconocido que no recuperará los 26.000 millones de euros que ha dado a la banca, sólo hace falta ver de nuevo el vídeo para ver esas razones y esos hechos que nos han dado la razón.

Seguiremos, con la ayuda de todos, en esta batalla. De la economía real.

La de la calle. La de todos.



martes, 30 de julio de 2013

AYUDAS A LOS BANCOS: Un elefante se columpiaba en la tela de una araña


Un elefante se columpiaba en la tela de una araña, y como veía que no se caía, fue y avisó a otro elefante.

El FROB (Fondo de Reestructuración Bancaria) es un fondo de dinero compuesto en un 75% por dinero público y el otro 25% por el Fondo de Garantía de Depósitos. Se creó para ayudar a los bancos y cajas con problemas. 

Dos elefantes se columpiaban en la tela de una araña, y como veían que no se caían, fueron a avisar a otro elefante.

El Fondo de Garantía de depósitos es un porcentaje que los bancos pagan por los depósitos que sus clientes tienen en las entidades. En teoría lo pagan ellos, pero luego –obviamente- lo repercuten en las comisiones, por lo que al final todo el dinero del FROB puede considerarse compuesto por dinero de los ciudadanos.

Tres elefantes se columpiaban en la tela de una araña, y como veían que no se caían, fueron a avisar a otro elefante.

Yo personalmente he asistido a más de un debate donde se defendió que ese dinero empleado por el Estado a ayudar al sistema financiero era algo muy rentable, pues en breve recibiría importantes beneficios.

Cuatro elefantes se columpiaban en la tela de una araña, y como veían que no se caían, fueron a avisar a otro elefante.

Independientemente de que se obtengan beneficios o no, nunca he estado de acuerdo con que el Estado sea quien ayude al sistema financiero, puesto que tendría que ser más bien el revés, que él financiase a los ciudadanos, ya que es en teoría su misión y razón de ser.

Cinco elefantes se columpiaban en la tela de una araña, y como veían que no se caían, fueron a avisar a otro elefante.

Resulta además curioso que entidades absolutamente privadas reciban ayudas del Estado, y no lo hagan pymes, autónomos, o los mismos ciudadanos.

Seis elefantes se columpiaban en la tela de una araña, y como veían que no se caían, fueron a avisar a otro elefante.

Además, ahora se nos traslada continuamente que si los bancos no dan préstamos es porque los ciudadanos o las pymes son insolventes. ¿Es que lo eran esas entidades que se han beneficiado del dinero del Estado?

Siete elefantes se columpiaban en la tela de una araña, y como veían que no se caían, fueron a avisar a otro elefante.

Pero todo lo anterior carece de sentido, porque… ¿Ha recibido el Estado los anunciados beneficios por haberle dado al sistema financiero el dinero de los ciudadanos por medio del FROB?

El FROB PERDIÓ EN 2012 UN TOTAL DE 26.000 MILLONES DE EUROS

TRADUCIDO A PESETAS: 4.300.000.000.000 PESETAS

¿Y lo ha perdido al menos para que llegue a la economía real?

¿Alguien conoce a nadie que haya recibido un crédito?

El columpio no aguanta siete elefantes; ni seis, ni uno.

Sobre todo si está hecho para los ciudadanos.


lunes, 29 de julio de 2013

LOS NUEVOS DATOS DE EMPLEO: Allí me colé y en tu fiesta me planté


No hay nada como dejar pasar unos días para ver en su completa realidad las noticias económicas. Y esto vale tanto para las buenas como para las malas.

En ese mundo lleno de estadísticas e interpretaciones, no es bueno dejarse llevar por grandes desánimos o entusiasmos, sino que para mirar las cosas con objetividad hay que tener una cierta calma.

Pero sobre todo, y lo más importante, es no perder de vista la calle…

Tú puedes no haberte licenciado en economía, pero cuando sales ahora a la calle y ves cerrar con mayor frecuencia que antes los comercios… Nadie te convencerá de que estamos dejando la crisis.

Tal vez no sabes de finanzas, pero cuando hace más de dos años que no conoces a nadie al que hayan concedido un crédito... No te servirá que digan que se está abriendo no sé qué grifo en algún lugar.

Y finalmente, cuando no conoces a nadie que consiga un empleo que no sea meramente temporal, podrán mostrarte mil estadísticas... Que no te cambiarán la opinión de que la cosa no mejora.

Como ya hemos explicado, la EPA (Encuesta de Población Activa) es un sondeo que se hace trimestralmente entre unas 60.000 familias y un total de aproximadamente 200.000 personas, a las que se pregunta cómo está el empleo en sus casas.

De sus respuestas, se puede saber, y ampliar los resultados a todo el país, cuántas personas quieren trabajar (población activa), y de ellas cuántas tienen un empleo y las que están en paro.

La última EPA, publicada la semana pasada, corresponde al trimestre abril-junio de este año. En un primer momento, se nos trasladó que el paro ha bajado en 225.000 personas. Se trataba de la mayor caída desde 2008, con especial incidencia en los jóvenes.

Como hemos dicho antes, a cualquier persona no experta, pero con un pie en nuestras calles, ninguna EPA puede en estos momentos quitarle la sensación de que a su alrededor no se están produciendo signos que lleven al optimismo. Por eso, se ha producido a nivel de calle un sentimiento más bien escéptico.

Una vez pasados los fuegos artificiales, y con algunos días más de calma para ver las cosas en la distancia, hemos podido quitarle el efecto estacional (desestacionalizar) a ese dato de empleo.

Ello no es más que restar la mejora o empeoramiento que se produce por el momento del año de la EPA. Así, cuando se acercan fechas festivas (Semana Santa, Navidad, verano…), hay que quitar las contrataciones que se producen, y que no son más que efectos temporales que desaparecerán en breve.

Pues bien, anulando ese efecto “estación del año”, resulta que el empleo volvió a bajar en realidad un 0,29%. Además, descendió sobre todo la contratación indefinida, y la que aumentó fue la temporal y relacionada con hostelería. Se comprende así mejor que se hayan contratado sobre todo a jóvenes para realizar esos trabajos.

Sería muy fácil apuntarnos a la fiesta, sin advertir a los que aquí estamos que tenemos razón cuando miramos sobre todo a la calle...

... Donde al acabar la fiesta hay que limpiar los restos. Con empleo temporal. De jóvenes.

Que luego desaparece.


viernes, 26 de julio de 2013

SANTIAGO: No estamos solos. Pero tantos otros para qué


Ayer nuestro artículo sólo traía una palabra: “SANTIAGO”.

Fue nuestra muestra de respeto a las víctimas, y de admiración y cariño por todos aquellos que nos han emocionado después con su respuesta.

Ayer sólo era el momento llorar y tratar de consolar, con un sentimiento que quisimos resumir en twitter de la siguiente manera:

“El policía herido que se quedó a ayudar, el médico despedido que acudió, y el aún enfermo que pidió el alta: Vosotros sois nuestro país #animoGalicia”

Porque esas personas, y otras muchas, nos recordaron que somos una gran gente -buena gente-, que lucha y por la que merece la pena luchar y seguir aportando a diario nuestro pequeño grano de arena; para intentar -en lo extraordinario y en la vida normal- hacerles la vida mejor.

A todos ellos:

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS

Pero también dijimos que hoy haríamos varios comentarios. Que no quieren ser políticos. Pero no podemos aguantarlos.

Me tocó vivir en EEUU el 11-S, y tuve la envidia de sentir no ya la reacción de la gente, que aquí incluso mejoramos cada vez que hay que dar la talla, sino de las personas que dirigían sus destinos.

Aquel día fatídico de 2001, 11 de septiembre, un alcalde, votado por unos y denostado por otros, apareció con su camisa arremangada y un megáfono: Animando a la gente, consolando a otros, poniéndose al frente; liderando a todos.

Los que estaban en mitad de los escombros, luchando por sacar vida de aquel montón de muerte, levantaban la vista y veían a ese alcalde de camisa y pantalón llenos de polvo, que les mostraba que no estaban solos.

Por eso el miércoles por la noche me faltó ver en las imágenes a muchas personas, en el lugar donde había que estar.

No consigo entender qué hay más importante que estar junto a tu gente. Allí. Arremangado. Manchándote y diciéndoles que no están solos.

No estamos solos, porque nos tenemos a nosotros mismos. Y nos basta: Nos bastamos.

Pero tantos otros dónde están.

Para qué están. Los de todos los signos.


martes, 23 de julio de 2013

LA SITUACIÓN ESPAÑOLA (IV): La balanza de Dolores Benítez


En la serie de artículos que llevamos hasta ahora sobre “La situación española”, hemos comentado lo siguiente:

1) La marcha de la economía puede medirse por la evolución de la bolsa.

2) Lo que más afecta a la bolsa es la confianza que tienen los inversores en la marcha del país.

3) Los inversores huyen de la incertidumbre, no saber lo que va a pasar, en economía o en política.

4) En política les afecta la corrupción, por traer dudas acerca de si continuará o no un gobierno.

5) Respecto a la economía, España está centrándose mucho ahora en la evolución del turismo, lo cual está bien por un lado, pero por otro, la venida de turistas depende de factores a veces azarosos y poco sólidos.

Pues bien, tal y como apuntamos ayer, respecto al turismo uno siempre tiene el riesgo de valorar más lo de fuera que lo de dentro.

Si tenemos una panadería, podemos llenarnos de orgullo porque ahora en verano vienen muchos ingleses a comprar croissants, que tanto nos gusta elaborar. Y podemos también dejar de lado -y atender en último lugar- a Dolores Benítez, esa anciana que viene cada día a comprar su barra de pan.

Acabaremos entonces olvidando que los ingleses se irán, y tal vez el año que viene elegirán otro país en el que descansar. Pero Dolores seguirá allí. Y ella será la que salve nuestro negocio.

Con el turismo ya dijimos que sucede lo mismo: hasta que se recuperen los viajes y comidas en restaurantes de los españoles, no mejorará. Y lo mismo sucede con las exportaciones:

Ahora es muy común oír que la “Balanza Comercial está equilibrada por primera vez en España”

La Balanza Comercial no es otra cosa que el resultado de restar a nuestras exportaciones lo que importamos.

Balanza Comercial = Exportaciones - Importaciones

Si la Balanza Comercial es negativa (como ha sucedido históricamente en España), quiere decir que exportamos menos de lo que importamos.

Si la Balanza Comercial es positiva, significa que exportamos más de lo que importamos.

Entonces, ¿ahora estamos mejor? Pues depende:

Si la Balanza Comercial mejora porque nuestras exportaciones han crecido, sería algo bueno.

Pero si la mejora se debe a que han bajado nuestras importaciones, lo único que nos dice es que ahora los españoles compramos menos en el exterior.

Por tanto, puede ser que ahora lo que sucede es que nuestras exportaciones suben un poco, pero las importaciones bajan mucho más, ya que los españoles no tenemos dinero para comprar cosas;  ni dentro ni mucho menos fuera.

Entonces lo que se muestra es que los españoles han perdido poder adquisitivo, no compran casi de nada, y las empresas se ven abocadas -las que pueden- a tratar de vender sus productos en el exterior.

Por eso nuestra Balanza Comercial ha mejorado, porque en la ecuación:

Balanza Comercial = Exportaciones – Importaciones

Lo que disminuyen son las importaciones. Y entonces los españoles tenemos ahora menos cosas, y las que hay en nuestro país salen fuera.

Y eso, lógicamente, ya no es tan bueno…