ÚLTIMOS COMENTARIOS

martes, 23 de abril de 2013

JAQUE AL REY ME COMO UNA economía real


Si a algún aficionado al deporte le preguntan por un lugar emblemático del tenis, responderá de manera casi automática Wimbledon o Roland Garros. Si nos referimos a la meca del cine, sin lugar a dudas saldrá el nombre de Hollywood. Y si hablamos de moda diremos París.

Cuando nos referimos al ajedrez, se nos ocurrirá nombrar a Moscú, por aquello de los grandes mitos como Karpov o Kasparov, o acaso algún lugar neutral de Suiza donde se celebrasen las partidas como lugar neutral en época de la guerra fría.

Pues no. Si hablamos de la capital mundial del ajedrez, donde se celebraron sin excepción todas las grandes partidas y finales míticas, donde anunció su retirada el gran Kasparov... Ésa es Linares, en Jaén.

¿Cómo? ¿Un pueblo de Jaén la capital internacional del ajedrez?: Sí.

¿Hasta allí obtenían únicamente permiso para desplazarse -pasando el telón de acero- los jugadores rusos?: Sí.

¿No todo ha sido en España ladrillo?: No.

Lo peor que le puede pasar a alguien es no destacar por nada. Has de ser el mejor en algo: como ministro, arreglando un coche o educando a tus hijos. Ser alguien destacado en tu bloque de pisos, barrio o país.

A nivel económico pasa lo mismo. Como empresa, o como país, lo importante es no convertirte en uno más; sino que te conozcan por algo en lo que destaques.

Si decimos Coca-Cola, está claro en lo que pensamos. Se trata de algo claramente definido. Y de lo mejor en su género con una única competencia. Hablamos de Apple, y nos vienen a la cabeza todos sus productos, fáciles de usar.

Alemania nos suena a coches (Mercedes, BMW...), y China a productos baratos (algo en lo que también se puede destacar).

Y cuando decimos España fuera de nuestras fronteras, ¿a qué suena?: a turismo, deporte y deuda. Esto último es negativo, y las dos primeras cosas buenas. Pero tampoco hemos hecho mucho para conseguirlas o apoyarlas:

- El turismo nos  viene casi dado, por nuestro clima y el hecho de ser una península (con mucha costa). Y respecto al apoyo, ni siquiera tenemos un Ministerio de Turismo en exclusiva para la mayor industria del país.

- El éxito del deporte se debe más que nada al esfuerzo de los deportistas y al apoyo privado, porque a menos que tengan  buenos patrocinadores y se centren en una actividad mediática, poco pueden conseguir. Si no, que pregunten a nuestros olvidados deportistas dentro del atletismo.

Pero... ¿Y no nos suena a nada más España?: No. Bueno sí, a algo que antes era bueno y ahora malo, porque ha generado buena parte de esa deuda: La construcción.

Si ya resulta increíble que durante una década hayamos estado centrados en una actividad frenética de construcción, que además tenía que acabarse a menos que hubiésemos querido construir hasta encima de los árboles...

Peor es comprobar que ahora se ha abandonado no sólo la búsqueda de un nuevo modelo económico para nuestro país (de lo que queremos hacer y en lo que vamos a destacar), sino además una clara referencia a la economía real.

Cogemos los periódicos y oímos hablar de deuda, de Banco Central Europeo, prima de riesgo, rescate a la banca...

¿Algo concreto sobre producción, empleo, tecnología, etc.?: Poco, muy poco.

Están nuestros dirigentes tan entretenidos en reuniones al máximo nivel en lugares importantes, tratando de banca, finanzas, deuda, etc., que se han olvidado de la economía real. La de la calle. La que mueve el país, las ciudades y los pueblos.

Menos mal que a pesar de todo existe Linares, y también otros linares:

- Tenemos a Zara, líder mundial textil desde que alguien decidió llevar más allá los productos de su tienda en una ciudad gallega.

- La mayor huerta en Europa se encuentra en Murcia y Almería, porque pensaron que el desierto era más bien una ventaja.

Y también encontramos:

- El bar de la esquina, que pone los mejores desayunos de la ciudad.

- A María Dolores: esa señora que todos conocemos, que deja a los niños en el colegio, trabaja por las mañanas en una gestoría, hace la compra y la comida,  recoge a los niños, cuida a su madre enferma sin ayuda, y consuela al marido que está en el paro. Y que es la mejor mujer, madre, hija y administrativa.

Economía real. Y si no tenemos un modelo general, porque nuestros dirigentes andan ocupados en temás "más importantes", intentemos ser en nuestro entorno los mejores en algo. Como profesionales, empresa o país.

O esto, o continuar con el desastre. Durante muchos años (*).

(Este artículo se publicó en octubre de 2011, con otro Gobierno. Mientras seguimos sin modelo económico para España, muchos ciudadanos siguen esforzándose por ser los mejores)