ÚLTIMOS COMENTARIOS

lunes, 1 de abril de 2013

AYUDANDO A LOS BANCOS: ¿Sustrayendo nuestros depósitos?


Comentario recibido, que por su interés publico, acerca de las ayudas públicas a la banca, y la posible sustracción de los depósitos de los ciudadanos.

PREGUNTA:

"Algunos pedíais hace un año que no se dieran ayudas públicas a los bancos españoles, y criticáis ahora la 'quita' a los ahorradores en Chipre. ¿Cómo pensabais que se pagaría entonces el rescate de nuestra banca? De alguna forma hay que hacerlo"

RESPUESTA:

Lógicamente, aquí cada uno tiene su visión e ideas, y mi argumento no es el único posible; pero así es cómo veo yo este problema, junto con otros economistas:

1) Los bancos son empresas privadas, y como tales, pueden tener beneficios o pérdidas.

2) Cuando tienen beneficios los reparten entre sus dueños, y cuando tienen pérdidas han de asumirlas, sin que tengamos los demás que solucionarlas, de la misma manera que no participamos de sus beneficios.

3) Es verdad que el sistema bancario es muy importante para una economía y un país, pero ello no se traduce en que hay que ayudarlo con nuestro dinero público -pues ya hemos dicho que son empresas privadas- sino en un mayor control.

4) Ese control se realiza (supuestamente) por muchos organismos, como el Banco de España, el Ministerio de Economía... Y ello porque esas empresas privadas (bancos) son muy importantes, y podrían causar un grave perjuicio a la economía y al país.

5) Por eso, decimos siempre que un agujero no empieza de golpe con 22.000 millones de euros como ha sucedido en Bankia, sino con 1, 2, 10, 1000... El problema surge cuando no se hace nada y nos encontramos luego con ese inmenso agujero, y entonces se pide que se tape con el dinero público.

6) Por tanto, la falta de control nos lleva a un agujero inmenso en un banco. Pero, ¿qué hacer entonces?

7) En España se opta por taparlo con dinero público, y además con dos graves inconvenientes:

- Por un lado, los que lo han creado no se hacen responsable de él, y nos trasladan a nosotros su problema (insisto en que no nos trasladaron sus beneficios cuando todo les iba bien).

- Por otro, se hace una grave injusticia al resto de empresas privadas: ¿Por qué no tapan también con dinero público las pérdidas del frutero de la esquina? ¿O por qué no las de mi vecino? Obviamente si hay un agujero es porque las cosas se han hecho mal, y entonces si se decide ayudar con el dinero de todos, todos tenemos derecho a esa ayuda.

8) Hay que añadir que la falta de control y diligencia nunca es casualidad, sino fruto de otras cosas como la elección de los directivos de los bancos o cajas no por criterios profesionales sino por cercanía personal o ideológica.

9) Si encima de ayudarles con dinero público, hago que paguen los que han depositado allí su dinero, entonces podemos preguntarnos: ¿Dejaremos que otras empresas privadas, como los parkings, se queden con los coches allí depositados si tienen problemas financieros?

10) Es un caso tremendamente similar: Vas a recoger tu coche al parking al final de la mañana y te dicen que se lo quedan, y que además tú elegiste el riesgo de tener el coche allí en vez de en tu casa.

- No estoy de acuerdo: lo aparqué allí pensando que no le pasaría nada, y como el coche es de mi propiedad, tú no tienes derecho a quedártelo. Igual que los depósitos bancarios.

11) Entonces si el agujero se ha hecho inmenso, y no podemos usar el dinero público para taparlo a la ligera, ni coger los depósitos, que son propiedad de otras personas: ¿Qué hacer?

Insisto en que aquí entran consideraciones personales, y cada uno tendrá su visión. Yo haría lo siguiente (al igual una serie de economistas que piensan lo mismo):

a) Localizar a los responsables de ese agujero, y que asuman su responsabilidad, tanto jurídica (juzgándolos) como económica (con su patrimonio).

b) Localizar a los responsables de controlar que ese agujero no se hubiera producido, y que asuman las dos responsabilidades anteriores también.

c) Como su patrimonio no será posiblemente suficiente para tapar el agujero, vender todo lo que ese banco tenga para sacar el máximo dinero posible.

No puede ser que cajas que han sido ayudadas con dinero público, sigan teniendo en propiedad grandes edificios, participaciones en otras empresas, lujosas oficinas... Mientras los ciudadanos hemos tenido que darles nuestro dinero. Lo dijimos hace tiempo: que lo vendan todo antes, hasta los ordenadores y folios.

d) Si todo lo anterior no fuese suficiente, entonces tal vez no tendremos más remedio que poner dinero público. Pero mucho ojo, que a veces se habla como si no fuese de nadie: Será el dinero nuestro, el de los pensionistas, el de nuestros hijos...

Por eso hay que controlar tanto a los bancos, para luego no se nos vaya nuestro futuro en sus agujeros.

Por tanto, no podemos admitir que se nos traslade sus problemas, problemas de una empresa privada, con ligereza: Si tenemos ese agujero, primero quieremos saber quién lo ha causado y quién no lo ha controlado, porque además esas personas tuvieron grandes sueldos y beneficios por estar ahí en los tiempos buenos.

Luego, cuando trate de solucionar ese problema que no es de los ciudadanos, tendré mucho cuidado en cómo uso el dinero de mis vecinos, de los jubilados, de nuestros hijos...

Y por supuesto, no usaré el dinero de todos mientras veo que esas empresas privadas siguen ahí, con sus propiedades e incluso lujos, que no pueden permitirse aquéllos que han aportado el dinero público de sus impuestos para tapar el agujero de otros.