ÚLTIMOS COMENTARIOS

martes, 15 de enero de 2013

LA CRISIS Y EL ARROYO COLORAO (I): Agua ajena, agua cadena


Campoalto era un pequeño pueblo que se formó en torno a una plaza con su iglesia, y una señora llamada María Antonia –guardiana de la llave– de la que nadie sabía decir cuándo nació; porque había estado allí desde siempre.

Vivían los habitantes de las huertas, regadas con el agua del arroyo Colorao, que bordeaba el pueblo y debía el nombre a lo rojizo de sus aguas, del color de la tierra de la zona.

Pero un día el arroyo se secó, y todo el pueblo se reunió en la plaza al toque de campana de Bartolomé –el párroco–, que también sacó por primera vez las imágenes fuera de la Iglesia, como señal de gravedad.

Sin embargo, la preocupación pronto se fue, porque el alcalde pedáneo anunció que en seguida podrían regar de nuevo las huertas, ya que los pueblos cercanos se habían ofrecido a llevarles agua suficiente en cántaros, a cambio de devolvérsela más adelante.

Y todos estallaron en una fuerte algarabía. Bueno, todos no, porque María Antonia se fue a su casa mascullando unas palabras que sonaron a mal augurio: "Agua ajena, agua cadena".

Pero nadie le hizo caso, ya que pronto se vieron en lontananza los primeros burros cargados de agua: Fue así como Campoalto pudo seguir con su prosperidad, regando las huertas y bebiendo agua en abundancia.

Y tan generosos eran esos pueblos cercanos, que nadie se preocupaba por un agua que no paraba de llegar. A quién la importaba el viejo arroyo Colorao: ¡Si ahora el agua llegaba a la puerta de las casas y las huertas!

- En 2.012 el Estado alcanzó una deuda global de 800.000 millones de euros. Ello supone el 80% de todo lo que produce España en un año. Es decir, que para pagarla tendríamos que trabajar todos sin comer, beber ni gastar nada durante nueve meses y medio.

- En 2.007 esa deuda era menos de la mitad: 380.000 millones, o el 35% de todo lo que producimos en un año.

- En 2.013 se estima que la deuda llegue al 90% de todo lo que producimos, y que pronto alcance el billón de euros.

Y un día vino una gran sequía que afectó a toda la región, y los pueblos cercanos reclamaron su agua a Campoalto. Pero ésta es una historia para contar mañana...