ÚLTIMOS COMENTARIOS

jueves, 19 de septiembre de 2013

LA DEUDA (I): Pilar y Gonzalo tienen a papá


Tal y como dijimos en el anterior artículo, hablemos de los agujeros…

Riiiiinnng… Riiiinnng

- ¿Sí?, ¿dígame?

- Papá, soy Pilar, que me he quedado sin dinero esta noche. ¿Te importa que lo deje a deber en el bar y tú te pasas mañana?

- Bueno, ¿y cuánto es?

- Sólo 100 euros.

- ¡¿Sólo 100 euros?!

- Venga, papá, no me amargues la noche…

- Vale, está bien.

- ¡Adiós papa!

Riiiiinnng… Riiiinnng

- ¿Sí?, ¿dígame?

- Papá, soy Gonzalo, que me he quedado sin dinero. ¿Te importa que lo deje a deber en el bar y tú te pasas mañana?

- Pero, ¿cómo que te has quedado sin dinero?

- Venga, papá, que a Pilar le has dejado 100 euros…

- Bueno, está bien, deja a deber los 100 euros…

- ¡Gracias papá!

Riiiiinnng… Riiiinnng

- ¿Sí?, ¿dígame?

- Papá, que soy Pilar de nuevo, que ya me ha dicho Gonzalo que le has dado a él también 100 euros; y me parece fatal, porque yo fui la primera. Dejo a deber 200 euros, ¿vale?

- Bueno, mira, no me calentéis la cabeza. Muy bien. Hala, hasta luego.

Riiiiinnng… Riiiinnng

- A ver, ¿qué pasa ahora?

- Oye papá, que soy Gonzalo. No me parece justo que Pilar deje a deber más que yo en el bar. Que sepas que yo dejo a deber también 200 euros.

- Mira, haz lo que quieras, que yo no quiero problemas.

- ¡Gracias!

Riiiiinnng… Riiiinnng

La prima de riesgo española está bajando, y ha llegado a su nivel más bajo de los últimos dos años.

Riiiiinnng… Riiiinnng

Eso quiere decir que el Estado, para él o para las autonomías, puede pedir prestado dinero al mercado a un interés más bajo.

Riiiiinnng… Riiiinnng

Ello nos ahorra mucho dinero en intereses, cada vez que dejamos a deber dinero.

Riiiiinnng… Riiiinnng

Por tanto, es una gran ventaja, y una de las razones por las que se dice ahora que la economía va bien.

Riiiiinnng… Riiiinnng

Sólo hay un problema… ¿Alguien ha pensado que aparte de pagar esos intereses, tendremos que devolver todo el dinero que hemos dejado a deber?

Riiiiinnng… Riiiinnng

España ha alcanzado un nivel de deuda pública del 92% de todo lo que es capaz de producir en un año.

Riiiiinnng… Riiiinnng

Es el mayor desde 1910.

Riiiiinnng… Riiiinnng

El año pasado fue el año de toda la historia reciente que más deuda se contrajo: 146.000 millones de euros. 400 millones al día.

Riiiiinnng… Riiiinnng

Las deudas se pagan. Con el bolsillo de papá, de Pilar y de Gonzalo. De todos.

Riiiiinnng… Riiiinnng

Que no se nos olvide. Que no lo olviden.


jueves, 12 de septiembre de 2013

EL PANADERO, EL TURISTA Y EL BOLSILLO DE MARÍA


La vuelta de las vacaciones está marcada por los continuos anuncios de la mejora de nuestra economía.

La prima de riesgo ha bajado incluso más que la italiana, la bolsa sube, y todo parece un jardín… Para todos aquellos que no pisan mucho la calle; esa calle poblada de autónomos y pymes que componen el 95% de nuestra economía.

Supongamos que tenemos una panadería. Nuestras mayores ventas se dirigirán a las personas del barrio: La barra de pan de toda la vida. También podemos tener croasanes, por si viene algún extranjero o turista -más caprichoso- a llevárselos.

Las exportaciones están subiendo en España con fuerza. Ello se debe en buena medida a que muchas empresas tienen que buscar clientes fuera, al haberlos perdido en nuestro país por la falta de poder adquisitivo. 

Pero por muchos croasanes que vendamos, que son sólo la guinda de nuestro negocio, si no conseguimos vender un elevado número de barras de pan no podremos llegar a fin de mes para pagar el alquiler, el sueldo de los dependientes, la materia prima, etc.

El consumo interno es de vital importancia para un país, lo que hace que tenga una economía sólida. Ciertamente se puede sustituir en parte por las exportaciones, pero es imposible que éstas se comporten como el verdadero motor.

Desde luego hay países –normalmente tercermundistas- que viven de las exportaciones, porque su población no puede permitirse los productos que salen, o porque está tan empobrecida que apenas tiene dinero para comprar. Pero no creo que ése deba ser el modelo a seguir.

Incluso China, país que tradicionalmente se ha apoyado en sus exportaciones, lleva un tiempo rectificando el camino, tratando de que el mayor nivel de vida de su población sostenga su economía con el consumo.

Por tanto, lo que más nos debe importar para nuestra panadería, aparte de la momentánea alegría de alguna venta de croasanes, es que nuestros clientes María López, Antonio Pérez y Pilar García, sigan llevándose cada mañana su barra de pan.

Por tanto, nadie estará tan interesado como los panaderos, los autónomos y pymes, en que se cuide el bolsillo de los ciudadanos, que llevan en su interior la salvación de los negocios, del país.

Defender sus bolsillos no sólo de los amigos de lo ajeno, sino también de los agujeros.

Porque lo siguiente será hablar de los agujeros…


lunes, 9 de septiembre de 2013

ECONOMÍA DE ILUSIONES, ¿ECONOMÍA REAL?: Bienvenido Mr. Marshall


Hace unos meses trajimos a nuestro blog las imágenes de una película muy ilustrativa, también para nuestra situación económica.

Ahora, tras el duro golpe sufrido por la no obtención de los juegos olímpicos, volvemos a traer esa escena, entonces usada para el turismo; pero que nos sirve para entender mejor qué puede ocurrir cuando basamos  nuestra fortaleza económica en meras circunstancias externas.

___________________________________

No es la primera vez, ni posiblemente la última, que en nuestro blog traemos el siguiente trozo de película, con tanto sentido económico:


La escena final de "Bienvenido Mr. Marshall" muestra claramente lo que puede suceder cuando fiamos nuestra vida a factores meramente externos. Y lo mismo sucede con la economía.

Desde hace ya muchos meses, no para de hablarse del turismo. Ciertamente se trata de uno de nuestros principales motores económicos, pero ha de analizarse con mucho cuidado.

Aproximadamente la mitad de los ingresos por turismo provienen de los españoles que deciden gastar su dinero en viajes, hoteles, restaurantes, etc. Y la otra mitad de los que vienen de fuera.

Sin duda son cada vez más los extranjeros que deciden venir a nuestro país, provocado por la mejora de nuestros servicios y en medida no desdeñable por la mala situación política de destinos competidores como Egipto.

En este sentido, podemos decir que los extranjeros de la película no pasan totalmente de largo, sino que se paran a consumir en el pueblo dejar algo de dinero.

Pero la otra mitad de los ingresos por turismo provienen de los españoles, y aunque ahora parece que empiezan a gastar algo más, ese consumo se ha desplomado en los últimos meses y años.

En este caso, lo que más influye es el dinero que nuestros ciudadanos tienen en el bolsillo, pues tratándose el turismo de un gasto accesorio, se trata de lo primero que prescinden cuando notan las estrecheces.

Por ello, no hay nada más perjudicial para el turismo que factores colaterales como pueden ser las subidas de impuestos, las bajadas de sueldos y por supuesto el paro.

El devenir de una de nuestras industrias más importantes no puede dejarse en manos del azar (guerras o problemas en destinos competidores) o en la suerte de ser elegidos por los extranjeros frente a otros lugares, sino que ha de cuidarse lo mismo que otros países cuidan sus industrias (véase Alemania con el motor).

Si hasta para el automóvil hay un nuevo plan PIVE para subvencionar la compra de nuevos vehículos, nuestra industria del turismo debería cuidarse o al menos no castigarse. Y para ello hay que cuidar el bolsillo de nuestros ciudadanos.

Porque parte de ese dinero irá a cuidar el turismo. Y el turismo cuidará también de nosotros. Dándonos empleo.


martes, 3 de septiembre de 2013

EL PARO Y EL GORDO: Porque es gordo


Aunque no fuera el momento más propicio, porque el buen tiempo invita a ciertos excesos, decidí bajar de peso durante el verano.

Aleccionado acerca de la necesidad de ponerme en manos de profesionales, decidí acudir al dietista; mentalizado de que me tocaría realizar un gran esfuerzo.

Mis expectativas se cumplieron: el programa que me impuso resultó ser duro, muy duro diría. Básicamente ha consistió en lo siguiente.

- Fin a cualquier tipo de exceso.

- Sólo podría comer ciertos alimentos.

- Tendría que hacer una hora de ejercicio diario.

Ahorro contar lo cuesta arriba que me ha resultado este tiempo. Pero el objetivo merecía la pena, las muchas penas pasadas.

Ayer por fin volví al dietista tras este duro tiempo, deseando saber el resultado de mis esfuerzos; porque el plan psicológico consistía en no pesarme hasta el final.

Me subí a la balanza con emoción… Miré el peso, y comprobé que había perdido… ¡31 gramos!

El dietista me miró con emoción y una enorme sonrisa, diciéndome que el plan había sido un éxito.

¡Un éxito! ¡31 gramos tras todo este esfuerzo!

Entonces me insistió en que tenía que entender que al menos había dejado de engordar, y que 31 gramos era un inicio.

Sin comer, haciendo ejercicio, y sin concederme nada… Y resulta que estaba en un inicio de gramos…

Desde hace ya mucho tiempo, los españoles hemos tenido que solucionar nuestros problemas económicos. Además, nos han hecho tapar el agujero en las cuentas públicas.

Hemos dado 61.000 millones de euros de dinero público para sanear la banca, por los malos negocios en los que ellos se metieron, supuestamente para reactivar la economía.

Todo ello ha salido de los bolsillos de los ciudadanos, de nuestro esfuerzo en tiempos de penuria, con unos impuestos que no paran de crecer.

Además, nos llegan cada día datos acerca de cómo la corrupción se ha llevado durante estos años buena parte de las reservas que ahora nos vendrían tan bien.

Y todo ese esfuerzo, penurias y malvivir, para… ¡31 parados menos en agosto!

Sí, se ha detenido el paro. Sí, es un inicio…

Sin comer, sin concedernos nada… Con la subida de impuestos, los 61.000 millones a la banca, y el dinero que nos falta por la corrupción…

Y resulta que estamos en un inicio de gramos… De 31 parados menos.

¡Con 6 millones que tenemos!