ÚLTIMOS COMENTARIOS

viernes, 14 de diciembre de 2012

LOS PRESUPUESTOS, TU CAMISA Y AMAIA SALAMANCA


Elaborar los Presupuestos Generales del Estado no es tarea fácil, porque todas las variables están interrelacionadas; pero sobre todo porque hay que elegir.

Además, resulta muy importante levantar la mirada y no centrarse exclusivamente en el corto plazo, adoptando medidas que pueden ser fuegos artificiales que desaparezcan al poco tiempo.

Estos días hemos oído al Ministro de Hacienda decir que la recaudación por IVA va muy bien, ya que ha subido un 11%.

Eso supone, como hemos dicho antes, elegir: Se da prioridad a recaudar dinero -subir los impuestos- para llegar a fin de año con el menor déficit del Estado posible (la diferencia entre ingresos y gastos).

Por tanto, podemos decir que a corto plazo el Estado ha recaudado más impuestos (un 11% más). Pero, ¿qué sucederá después?

EL CORTO PLAZO

Imaginemos que, fruto de tu desmesurado afán consumista, decides comprarte una camisa de 10 euros tras un año de compras en blanco; y también porque tu novia te ha dicho que no quiere verte más con la que llevas ahora (tal y como lleva haciéndolo desde que te conoció en secundaria).

El año pasado habrías pagado un 18% de IVA por la nueva camisa, es decir, 1,8 euros; pero como ahora el IVA ha subido al 21%, pagas 2,1 euros.

A corto plazo, el Ministerio de Hacienda está feliz por los 30 céntimos de más que te cobra; al contrario que tú, que ves cómo el precio total de la camisa supera los 12 euros (12,1 con el IVA), que es tu barrera psicológica de compra. Pero el argumento de tu novia tiene la fuerza suficiente como para derribarla.

EL MEDIO PLAZO

Total, que llega enero del año que viene y se repite la misma historia: Tu novia te pilla con la camisa que te regaló tu ex, y claro, ella no pasa por eso.

Vas de nuevo a la tienda con la esperanza de que haya bajado el IVA (tan profundamente te ha afectado el espíritu navideño), pero nada: 10 euros + 2,1 euros de IVA.

¿Y qué sucede entonces?

Pues que empiezas a pensar que un tipo como tú se merece a alguien como Amaia Salamanca: ¡Ella seguro que apreciaría tus gustos estéticos! Y dejas la camisa en la tienda. Y tu novia a ti en tu casa.

¿Qué ha pasado a medio plazo?

Pues que si el año pasado el Estado recaudó un mayor IVA con tu camisa, este año no recauda nada, porque no te has comprado otra.

¿Y si el Estado no hubiese subido el IVA?

El año pasado hubiese recaudado sólo 1,8 euros, pero este año habría sacado otros 1,8 de tu nueva camisa en vez de 0.

Por tanto, si no hubiese subido el IVA, en total de los dos años tendría 3,6 euros, y no únicamente los 2,1 del primero.

EL LARGO PLAZO

A largo plazo, el Estado recaudará menos, y tendrá más déficit. Déficit económico en este caso, porque el tuyo es sentimental: Tu novia se fue y Amaia Salamanca, lamentablemente, no tuvo ocasión de apreciar tu vieja camisa en la fiesta de Villaencinar de Arriba.

Estaba en Nueva York...