ÚLTIMOS COMENTARIOS

lunes, 5 de diciembre de 2011

¿POR QUÉ SE HUNDIÓ EL TITANIC?: Inexplicable, como nuestra economía

Documentos recientemente hallados sobre la tragedia del Titanic, revelan los vanos intentos de las autoridades por salvar el buque, una vez que conocieron las graves señales de alarma.

En dichos informes aparece cómo, ante el inminente hundimiento, se decidió rápidamente bajar el precio del combustible para trasatlańticos, de tal forma que el Titanic pudiese navegar de forma menos costosa.

Además, en otro intento desesperado, ante la falta de botes salvavidas para los trabajadores, se le facilitó el poder comprarlos más baratos en el futuro.

Los informes no se explican cómo, a pesar de esas medidas, el Titanic finalmente se hundió y muchas personas desaparecieron.

Mientras las empresas cierran por miles, y los parados aumentan por decenas de miles, éstas son las medidas que se barajan:

- Bajar los impuestos a las empresas para reactivar la economía:

En una economía sana, donde los empresarios no dejan de contratar más personas para seguir fabricando unos productos que se los quitan de las manos, bajarles los impuestos que pagan con sus beneficios hace que tengan más dinero disponible para fabricar aún más, y contratar más gente.

En una economía enferma, donde las empresas cierran cada mes por miles, los pedidos no dejan de bajar y sólo se salvan las pocas que consiguen exportar,  bajar los impuestos a los beneficios de poco sirve.

Será una verdadera alegría para los que tengan beneficios, y una fiesta para los que tengan grandes ganancias... Pero es que hoy en día el problema no es cuánto ganas, o si tienes que pagar muchos impuestos -que también-, sino cuánto te queda para cerrar...

- Abaratar el coste del despido:

Si en una empresa están a cada minuto llamando por teléfono haciendo más y más pedidos, contratas hasta a los turistas que pasan por la zona: ¡No das abasto! Y da igual que sea barato o caro despedirlos...

¿Se nos ha olvidado ya cómo miles de jóvenes dejaron su formación por irse a la construcción? Si no dejaban ni que los contratasen, porque se montaban por su cuenta...

Que ahora se baje el precio de despido de las nuevas contrataciones es como hablarte del precio del agua en el desierto. Y si lo que se quiere es facilitar el despido de los que están agarrados con todas sus fuerzas en la cornisa del empleo, con el abismo a sus pies, pues casi mejor no darles esa mano, porque les quitarás una con la que agarrarse.

El Titanic de nuestra economía ha perdido 59.536 trabajadores en el mes de noviembre, y no tenían bote salvavidas. 

El problema ha sido el iceberg, y la brecha en el costado. Que hay que cerrar, y preguntarse por qué el barco era tan débil.


Para no volver a navegar de la misma manera...