ÚLTIMOS COMENTARIOS

miércoles, 31 de agosto de 2011

¡QUE VIENEN LOS MERCADOS! Y tú buscando un traductor...

Desde hace ya mucho tiempo llevamos oyendo diversos males provenientes de “los mercados”. Parece una fatalidad que tenemos encima; como sobrevenida por el vudú que un brujo de mal agüero nos hubiese realizado.

Pero, ¿qué o quiénes son “los mercados”? ¿Por qué nos traen tantos males?

Esos "mercados" no son otra cosa que grandes bancos, fondos de inversión y -en definitiva- grandes prestamistas, que le compran a los distintos países su deuda. Por tanto, cuando un estado necesita dinero, acude a ellos a pedírselo. Y luego -claro- estos grandes prestamistas son tan "malos" que quieren cobrar sus intereses, y que les devuelvan su dinero.

¿A que eso ya te suena más? Vaya, te recuerda al banco al que estás pagando religiosamente la hipoteca, a la caja de ahorros que embargó a tu vecina que no podía ya pagar, al dueño de la tienda de zapatos al que cortaron el crédito…

Esos malvados mercados que continuamente están en boca de nuestros dirigentes, no son otra cosa que... ¡sus bancos! Y claro, cuando van a pedirles dinero, nos dicen que estan "colocando deuda". Y cuando esos bancos les reclaman lo que le deben, son "malvados especuladores".

En definitiva, estamos en el mismo barco, y tanto el Gobierno como nosotros, estamos con el agua al cuello. Tal vez la diferencia esté en cómo vemos nuestra situación... Y en como la comunicamos.

Nosotros somos conscientes de que hemos tenido el brazo más largo que la manga. Y sabemos que en el fondo somos responsables de haber caído en la red de los que nos prestaron alegremente: Ahora han pasado de amigos a verdugos.

Lo que no está tan claro es que los dirigentes quieran admitir -como hacemos nosotros- los errores cometidos. Y se usan palabras rimbombantes para despistar una responsabilidad que nos afecta profundamente a todos.

Tanto nosotros como nuestros dirigentes, ahora que es imposible negar nuestra mala situación -fruto de nuestros excesos-, tenemos dos opciones:

OPCIÓN A:

1) Llegar a casa con cara compungida y las lágrimas saltadas.

2) Cuando tu mujer/marido trata de consolarte, decirle que tenía razón, que fuiste un irresponsable pidiendo aquél préstamo para comprarte el Mercedes, y ampliar la casa de la playa.

3) Comentarle que estás desesperado porque ahora no ves la manera de evitar que te embarguen.

4) Decirle que sabes que eres un manirroto, pero que por favor se compadezca de ti y te deje algo de sus ahorros, porque si no el banco te embargará no ya el coche y la casa de la playa, que ya están embargados, sino hasta la casa familiar.

5) Y te vas llorando a tu cuarto esperando que ella se compadezca de ti.

OPCIÓN B:

1) Llegar a casa con cara de enfado y convocar a tu mujer/marido de modo urgente en el salón.

2) Decirle que hay una crisis generalizada en el vecindario. Que dicha situación ha afectado de manera colateral a tus finanzas, y que por tanto los mercados te están aplicando un incremento de las restricciones crediticias.

3) Comentarle que a pesar de tus esfuerzos, esa situación general provoca que los mercados no sean tan accesibles, y que se te han rebajado la calificación. Rebaja que contempla la posibilidad de una intervención de vuestras propiedades.

4) Comunicarle que ha llegado el momento de apretarse el cinturón, y que –como el problema es común- tendrá que realizar un mayor esfuerzo, además de entregarte parte de sus ahorros, para subsanar las nuevas condiciones de esos mercados.

5) Antes de irte le dices que para que se quede tranquila, has decidido escribir una nota diciéndole que a partir de ahora no gastarás más de lo que tienes. Y te marchas a reunirte con tus amigos. Ella se queda en casa; desesperada.

Obviamente, la opción B es la más fácil. Nos quita la responsabilidad y el remordimiento de haber hecho mal las cosas; de merecer lo que nos ha pasado, como actores de nuestra desgracia. Le echamos la culpa siempre a otro.

Ya dijimos ayer que cuando la economía se vuelve –o nos la vuelven- farragosa, puede ser porque el que nos la expone no tiene muy claras las cosas; o porque trata de liarnos. Y el ejercicio que se hace de lanzar multitud de términos raros, para evitar que la gente acabe dándose cuenta de la realidad, es descorazonador.

Tendríamos que usar un Traductor del Sentido Común ante las afirmaciones económicas de nuestros dirigentes. De esta manera podremos saber no sólo el estado de nuestra economía, sino descubrir la responsabilidad de cada uno.

Sigamos uno de los razonamientos políticos que se nos presentan estos días, usando después de cada frase nuestro Traductor:

Estamos ante una crisis general en los países desarrollados.

(Traducción) Nos hemos metido en una crisis brutal, y tratamos de consolarnos porque otros también están mal. ¿Consuelo?.

Eso ha llevado a unas restricciones del crédito para muchos países, entre ellos España.

Los bancos ya no nos quieren prestar a nosotros –España–, porque piensan que no seremos capaces de devolver lo que ya les debemos.

Provocado por políticas pasadas que ya no se pueden sostener

Esto se ha producido porque hemos despilfarrado el abundante dinero que nos llegó en los momentos buenos. Y ahora ya no tenemos dinero ni para pagar las pensiones, la sanidad...

Y ha provocado que el Estado tome medidas.

Nos van a subir los impuestos, también los del tabaco, gasolina, etc.

Para prevenir posibles movimientos de los mercados.

Para evitar que los que nos reclaman el dinero que les debemos, se pongan aún más nerviosos porque no hay manera de que les paguemos. Y tomen medidas más drásticas.

Que podrían llevar a la intervención de España.

Debido a la desastrosa gestión del dinero público que hemos hecho, puede ser que nos embarguen el país.

Y ahora nos seguimos preguntando: ¿Por qué no nos podemos enterar de la situación real de nuestra economía? ¿Por qué se usan conceptos abstractos cuando se quiere evitar el bochorno de una ruina que ya todos conocemos? ¿Dónde está la responsabilidad o co-responsabilidad no sólo en los éxitos, sino también en los fracasos?

Nosotros ya sabemos nuestra realidad personal. Y la asumimos. Hemos comprendido que sólo así saldremos adelante. Apoyándonos en nuestros errores. Y venciéndolos.

Queremos saber. Y actuar.

martes, 30 de agosto de 2011

LA ECONOMÍA SIN ENGAÑOS: Sin alfombra duelen los pies

Uno de los seguidores del blog me escribe para decirme que aquí se expone lo que en el fondo todos sabemos, pero de una manera más ordenada. Y estoy totalmente de acuerdo. Es más, creo que cuando la economía real se expone de modo farragoso, puede ser por dos motivos: el que la expone no acaba de entenderla, o trata de engañarnos o liarnos en el mejor de los casos.

Y es lo que está pasando hoy día en España. A veces nuestros líderes hablan de primas de riesgo, techos de deuda, diferencial de tipos… Y no se dan cuenta de que están tratando –consciente o inconscientemente- de liarnos.

En realidad puede que sea una estrategia para transmitir la idea de que lo que ocurre en la economía es algo muy complicado, que no depende de ellos; que no es fruto de sus aciertos o errores. Un ejemplo: si la economía va bien, nos dicen que se han creado 15.000 puestos de trabajo (comprensible); pero si va mal, nos comunican que el mercado laboral se está desestacionalizando (incomprensible).

Y como me piden ejemplificar -sin lenguaje políticamente correcto- lo que sucede en nuestra economía, me centro en tres hechos:

- Modificación de la Constitución para introducir un techo de deuda:

Es como si un alcohólico (España) va todos los días al bar (Banco Central Europeo) y se pide ocho cervezas. Paga 3 y deja a deber 5. Así que poco a poco va dejando acumulada una gran deuda en el bar.

Hasta que un día el dueño del bar (Alemania) se harta y le dice que ya está bien. A partir de ahora le van a servir sólo 3 cervezas, y que se vaya pensando el alcohólico (España) cómo pagarle todo lo que le debe.

Y el alcohólico (España), en un arranque de buena voluntad, va al dueño del bar (Alemania) con un papel firmado (Constitución) diciendo que no pedirá nunca más de 3 cervezas al día, que es lo que se puede permitir.

Y el dueño del bar (Alemania) agradece el gesto, pero sabe que por muchos papeles que firme, como quiera seguirse tomando 8 cervezas al día lo va a hacer. Pero menos da una piedra. Y se queda con el papel a la espera de que esta vez no le vuelva a engañar.

- El crecimiento de la economía española es del 0,2%, pero gracias al tirón del turismo:

Tienes una tienda de chucherías (la economía española), y como vendes muy poco en tu pueblo (España), pierdes un montón de dinero cada día (tienes un crecimiento negativo). Pero llega un mes y -de repente- el autobús de unos niños ingleses que pasaba por allí, se para delante de tu tienda. Se bajan y te compran un montón de chucherías (el consumo del turismo).

Y como estás ya harto de decirle a tu mujer Ángela (Merkel) que la tienda va fatal (los datos estadísticos que se publican), haces la caja del semestre justo cuando se van los niños ingleses (sumas el consumo del verano por turismo con lo anterior para que la media salga más alta).

Entonces esa noche llegas pronto a casa para darle una buena noticia a tu mujer (Merkel), porque sabes que mañana le tienes que pedir algo del dinero que ella tiene ahorrado para extraordinarios.

Con voz entusiasmada le dices: Ángela, este año hemos vendido... ¡Un 0,2% más que el año pasado! Ella te mira con cara de resignación viendo que le toca volver a darte parte de sus ahorros. Y tú piensas: menos mal que no le he dicho lo de los niños ingleses...

- El crédito no fluye en nuestra economía, y los intereses son altos:

Heredas una huerta (un negocio) que tienes que regar cada mes (pedir crédito) comprando agua a la empresa gestora del agua (los bancos). Pero al lado tuyo tienes a un terrateniente (el Estado) que tiene una macro-huerta 10.000 veces más grande que la tuya.

Lo malo es que el vecino (el Estado) cada vez consume más y más agua (gasto de las administraciones), porque la usa para llenar su piscina (gastos en infraestructuras innecesarias), refrescarse con agua pulverizada (coches oficiales, hoteles, restaurantes) y dársela bajo cuerda a sus primos que tienen otras huertas (corrupción).

Y lo que es todavía peor: el vecino tiene las conducciones del agua (cuentas del Estado) llenas de agujeros, por los que se filtra el agua (gastos sin declarar que “afloran” al final).

Pero a tu vecino (Estado) le da igual tanto gasto de agua (deuda), porque la empresa gestora (los bancos) le dan todo el agua que pide, ya que como es tan grande saben que al final acabarán cobrando. Además el terrateniente paga el agua (intereses) a lo que sea; y la empresa gestora (los bancos) aprovecha para poner el precio del agua por las nubes.

Y cuando te acercas tú a la empresa de aguas (los bancos) a fin de mes, va y te dice que no tiene ya mucha agua para darte (crédito), y que además está más cara. Y tú te enfadas y dices: “¿pero cómo es posible? Si apenas gasto agua, y ninguno de mis otros vecinos pequeños tampoco (las pymes)…”

Pero claro, sabes que o el de la macro-huerta (Estado) deja de malgastar el agua, o no hay nada que hacer. Aunque mucho te temes que a estas alturas ya está tan mal acostumbrado que no es capaz ni de cerrar los grifos…

En resumen: Que el sentido común nos dice que es lo mismo dirigir una familia que un Estado, sólo que este último es más grande. Y lo que viene bien a una familia le viene bien al Estado, y lo que le viene mal a la una le viene mal al otro.

Y también sabemos que tanto hablar de Constitución, subir impuestos a unos pocos ricos, o estar pendientes de encuestas electorales, no nos soluciona el problema.

Y por supuesto nos damos cuenta de que lo que nos va a tocar es gastar menos, trabajar más y no tener tantas vacaciones, ni fines de semana de dos días.

Los que nos explican otra cosa no nos dicen la verdad. Y los que sólo nos hablan de grandes conceptos e ideas abstractas nunca han trabajado en la huerta. Ni pisado la tierra. ¿Alfombras?

lunes, 29 de agosto de 2011

DE PERDIDOS AL RÍO... Nuestra economía sin rumbo

Ya hemos comentado en varias ocasiones la necesidad de verdaderos líderes que miren mas allá de sus intereses, y tomen medidas realistas -tal vez dolorosas- sin mirar sólo los réditos electorales. Puede que así, con esfuerzo, salgamos a flote. Es lo deseable.

Pero me temo que el sentido común no impera en estos días cargados de prisas, tanto en las medidas económicas como políticas. Sin embargo, tiene mucha importancia distinguir las buenas intenciones de los hechos. Son estos últimos los únicos que nos sacarán del agujero en el que estamos metidos.

Así, la semana pasada se decidió reformar la Constitución, para poner un techo al gasto descontrolado de nuestras administraciones. Se trata de una buena intención, pero no supone un hecho de que nuestro ahorro estatal real. Y si no, una muestra:

Tras todo el revuelo constitucional, aparece una noticia que ha pasado casi desapercibida: ha “aflorado” ahora un gasto no detectado en las cuentas públicas de más de 1.000 millones de euros. Creo que será mejor ponerlo en pesetas, para darnos cuenta de lo que hablamos: ¡166.386 millones de pesetas!

¿Cómo puede 'aflorar' algo así? ¿Y cómo podemos tener un Ministerio de Economía, un Parlamento y sus comisiones de control, un Tribunal de cuentas, y “aflorar” 166.386 millones de pesetas?

Si ya resulta doloroso que tengamos que poner en nuestra Constitución algo obvio (que el Estado no debe gastar más de lo que tiene) porque nos lo impone una nación extranjera -Alemania-, más penoso se hace tener que reconocer que nos lo merecemos, observando nuestras alegrías y descontrol a la hora de disponer del dinero público y del que pedimos prestado a otros.

De todas formas, visto lo visto, no sé si una ley, un cambio constitucional, o cámaras en directo cada vez que se quiera disponer de los fondos públicos, harán que dejemos de tener el brazo mas largo que la manga. Pero mucho ojo, que aquí nos estamos jugando la vida. Ya nos ha amenazado dos veces Alemania con dejar de comprarnos la deuda (vease el articulo del día 27: “AGOSTO DE 2011: HEMOS QUEBRADO POR SEGUNDA VEZ. Y ahora a correr rápido...muy rápido”).

En estos días en que Ángela Merkel tiene encima a sus votantes -y hasta al Presidente de su país- por seguir prestando a los 'derrochadores estados del sur', el riesgo de que deje de apostar por nosotros vuelve a ser alto. Por tanto, hechos, hechos reales, y no buenas intenciones. Para que nos sigan prestando. Que lo necesitamos.

Pero vista la fiabilidad de nuestras buenas intenciones, pasemos a ver si impera en nuestros líderes el sentido común, y el realismo en estos momentos de emergencia. Y me refiero al realismo de verdad, al realismo de:

- El matrimonio que ha superado su vergüenza de ir a comer cada día al comedor de Cáritas, porque así puede costear los libros escolares de sus hijos.

- Los jubilados que, además de no llegar a fin de mes, ahora usan parte de su pobre jubilación para pasar una mínima ayuda a sus hijos ya mayores, que están en paro.

- La familia (como la de nuestro ya famoso Pedro del artículo del día 16 de agosto “EL RESCATE DE LA BANCA: La realidad al desnudo”), que se ha tenido que ir a vivir a la casa de los padres tras serle embargado el piso en el que vivían.

Y para todos ellos, ¿qué soluciones realistas, pegadas al terreno, urgentes y de sentido común escuchamos de nuestros líderes? ¿Qué acciones enérgicas, de cambio de rumbo, de impulso de nuestra economía?

Pues… la gran medida, fruto de un nuevo análisis en profundidad de nuestra situación, se centra en una competición a ver quién es el primero que… ¡sube los impuestos a los ricos!

Sin duda es un hecho de tal relevancia, y de tan gran esperanza y remedio inmediato de nuestros males, que harán que ese matrimonio que come en Cáritas, los jubilados que mantienen a sus hijos, y las familias que se han ido a vivir con los abuelos, vean sus problemas atajados o en vías de solucionarse rápidamente.

Es decir, que hemos necesitado quebrar dos veces, que Alemania nos imponga estrictas condiciones para rescatarnos, y que se modifique por la vía rápida la Constitución, para que ahora nuestros líderes anden enzarzados en ver quién sube antes los impuestos a los ricos.

Podríamos decir que el 3% que les quieren subir puede reportarnos como mucho 500 ó 600 millones de euros… (hace unos días el Estado emitió una nueva remesa de dedua de 5.000 millones)

Podríamos decir que la mayoría de los ricos no se verán afectados porque se llevarán o tienen ya sus fortunas fuera de España, en Suiza, Andorra y Luxemburgo (donde por cierto tenemos muchos lectores que saludamos desde aquí)…

Podríamos decir que los ricos son los únicos que tienen los medios para hacer ingenierías financieras de sociedades especiales que tributan a tipo prácticamente cero…

Pero no, diremos que ante tantas estrecheces, no llegar a fin de mes, contemplar cómo se cierran empresas y aumenta el paro, y en definitiva, viendo cómo perdemos el partido de la salida de la crisis… estamos profundamente consolados, porque nos han dicho que a los campeones les van a subir la cuenta de la fiesta de celebración de la copa.

Y nosotros oyendo la fiesta desde fuera, en el parking. Pero profundamente aliviados. Con esperanza. Política.

domingo, 28 de agosto de 2011

FIN DE SEMANA: Nuestro blog hasta el lunes

Dado que los domingos están cerrados los mercados, aprovecho para hacer un repaso del blog. Como he querido desde el principio haceros partícipes de su devenir, pienso que es bueno compartir algunos aspectos que pueden resultaros de interés.

Esta semana hemos tenido la alegría de incorporar lectores de países como Filipinas, República Dominicana, Finladia, Taiwán y Argelia. Se suma por tanto uno de los países inmersos en la denominada “primavera árabe”. Y hemos llegado ya a cincuenta países en 4 continentes.

Para los que se pregunten la mayor procedencia de nuestros lectores, por orden son los siguientes países: España, Reino Unido, Alemania, EEUU, Irlanda, Japón y Suiza. De todas formas, ya sabéis mi tendencia a sumar de uno en uno, y a no valorar sólo los grandes números. Por ello, tenemos en especial estima a pequeños grupos como los residentes en Zimbaue.

A los más tecnológicamente inquietos, les puede resultar ilustrativo saber desde qué sistemas operativos nos ven: Windows (84%), Macintosh (5%), Iphone (3%), Ipad (3%), Linux (1%), Android (1%), Blackberry (1%), Playstation 3 (1%), SymbianOS/9.3 (1%)

Esta semana, como autor del blog, también me han realizado la primera entrevista para un medio online, que se publicará en breve y ya os anunciaré. Le agradezco el interés del lector que acercó esta iniciativa, y sabéis mi total disponibilidad para todo aquello que sirva para difundir el contenido de nuestro blog.

Agradezco mucho vuestros emails, tweets y otras comunicaciones: buena parte de los artículos que se publican responden a cuestiones que planteáis. Además, son especialmente interesantes vuestros comentarios en el blog, que reflejan vuestro interés y gran sentido común a la hora de apreciar los acontecimientos que se suceden con gran velocidad estos días.

Continúa el gran éxito de la historia de Pedro del día 16 de agosto (EL RESCATE DE LA BANCA: La realidad al desnudo). Sigue siendo una de las entradas más vistas y discutidas cada día. Me habéis animado a seguir con su historia en Ávila, así que creo que ese relato habrá que continuarlo en un momento próximo.

Como siempre muchas gracias por vuestros mensajes comentando la utilidad del blog. Tal y como digo en la cabecera, vuestro seguimiento es lo que lo impulsa a diario. Sabéis que estoy a vuestra entrera disposición.

Saludos y nos seguimos viendo por aquí la semana que viene.

sábado, 27 de agosto de 2011

AGOSTO DE 2011: HEMOS QUEBRADO POR SEGUNDA VEZ. Y ahora a correr rápido...muy rápido

Cuando comenzamos con este blog, el título "Diario de la quiebra (de España) parecía algo alarmista. Fuimos recorriendo con los diversos artículos el lamentable estado de nuestra economía, así como las consecuencias próximas que ello nos iba a traer.

Pero los hechos posteriores han acelerado incluso el desenlace, en una quiebra y unas consecuencias que se vislumbran ya a diario. Incluso nos vamos acostumbrando a hechos sin precedentes en nuestra historia reciente.

Me temo que el “sangre, sudor y lágrimas” del discurso de Churchill que recogimos en el blog el día 17 de agosto (“DISCURSO DE WINSTON CHURCHILL A LA CÁMARA DE LOS COMUNES: 13 de mayo de 1940") ya se está cumpliendo. Pero la diferencia es que nadie nos ha avisado, sino que se está actuando a hechos consumados y saltándose la democracia, como comentamos ayer.

El año 2011 se recordará en los libros de historia como el año en el que España quebró de nuevo en dos años, tras la de mayo del 2010. Y mucho me temo que como el año en que nuestra democracia dejó de serlo, para convertirnos en un país tutelado política y económicamente por Alemania.

Es bueno que analicemos ahora esas dos fechas clave, que nos han llevado a la dura realidad presente, y que explican el porqué de nuestra pérdida de independencia y entrega de la soberanía:

MAYO DE 2010:

Repetidamente nuestro Presidente se ha referido a ese mes diciendo que “nadie sabe lo que le tocó vivir”. También para  tratar de explicar a los miembros de su partido el porqué de su giro político, y en definitiva su drástico choque con la realidad.

Un día de ese mes le comunicaron que España estaba en quiebra. Que nadie compraría los bonos del Estado que el Gobierno necesitaba colocar en los mercados para pagar su deuda. Algunos recordarán de los libros de historia las famosas quiebras y sucesivas ruinas de España en siglos pasados. Que unos reinados despilfarradores –incluso después de haberse traído ingentes cantidades de oro y plata de las américas- terminaban en una nación arruinada, diezmada por sus acreedores y con hambrunas en el pueblo.

Pues exactamente igual es el panorama que de repente se presentó como un monstruo ante nuestro Presidente:

- Un Estado despilfarrador: obras faraónicas, celebración de grandes y costosísimos eventos, subvenciones a todo tren, administraciones como pozos sin fondo de gastos…

- Una España que venía de vivir en la abundancia: esta vez en vez del oro y la plata, habíamos flotado en un boom inmobiliario que nos hizo pensar que éramos todos ricos.

- Ruina posterior: nos acostumbramos a vivir sin esfuerzo, el boom acabó, para mantener el ritmo de vida pedimos prestado, y al cabo de poco tiempo no podíamos pagar todo lo que debíamos.

Entonces el Presidente, como los reyes de entonces, viendo lo que se venía encima, intentó salvar la situación y tomar medidas drásticas. Pero las inercias de la buena vida eran tan grandes, que todo siguió prácticamente igual.

De nada sirvieron las llamadas de Obama tratando de animar a las reformas, ni las visitas de los ejecutivos del Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo a Madrid para tratar de que entrásemos en razón, ni los favores de China comprándonos hasta el 10% de nuestra deuda actual…

AGOSTO DE 2011:

Este mes ha sido el mes de la desaparición de la Unión Europea. La fulminó Alemania cuando descubrió que los males de Europa se le colaban en casa. Como comentamos el día 17 de agosto (“AYER SE ACABÓ LA UNIÓN EUROPEA: España, qué pena me das…”), Alemania se fue y se llevó con ella sólo a Francia.

En vez de adoptar de nuevo el marco como moneda, Alemania hizo suyo el euro: a partir de ese momento Merkel decidiría a quién, cuándo y en qué condiciones se le daría el dinero para sufragar su deuda. El Banco Central Europeo se convirtió de facto en el Banco Central Alemán.

Pero no pensemos que Ángela Merkel es la mala de la película… Pongámonos en la piel de los ciudadanos alemanes (por cierto, tras España y EEUU son los lectores más numerosos de este blog): tienen una gran productividad trabajando, un ahorro considerable, una deuda que nadie duda que vayan a pagar y con unos intereses bajos…

Y ahora resulta que como nadie quiere comprar bonos de deuda española (entre otros países), pues España acude al Banco Central Europeo (BCE) para que se la compre. Eso en teoría está prohibido, pues el BCE no puede comprar deuda de los países miembros, pero cede ante el riesgo de quiebra de nuestro país.

Pero ahora llega el mes siguiente, y España acude de nuevo al BCE, porque nadie quiere comprar su deuda. Y al poco otra vez...Hasta que Alemania, que es uno de los grandes surtidores de dinero del BCE piensa y dice: “de manera que yo trabajo con un gran ritmo y esfuerzo, ahorro, no hago grandes despilfarros… ¿Y tengo que pagar los excesos de los demás países, que viven en una continua fiesta? ¡Pues que paguen ellos su fiesta!”

Y entonces, cuando España acude de nuevo a que el BCE le compre su deuda, le cierra la puerta. Y España llama más fuerte, y grita, grita su Presidente, y hace que grite el líder de la oposición (que es amigo personal de Merkel)… Y al final nos dan una nueva oportunidad, pero esta vez –como no se fían de nosotros– nos exigen que conste por escrito al más alto nivel (la Constitución), y además que dejemos de inmediato de acudir con tanta frecuencia al BCE para que nos compre nuestros bonos de deuda.

Y se empieza a poner en práctica en cuestión de días y hasta de horas todo lo necesario para mostrar que a partir de ahora no vamos a pedir tanto dinero prestado:

1) Se reforma la Constitución con urgencia.

2) Se exige a las grandes empresas que adelante una parte importante de los impuestos del año que viene.

3) Se recortan los gastos farmacéuticos.

4) Se prolongan los contratos temporales y en prácticas: Se dice que es para reducir el paro –obvio-, pero la urgencia es por conseguir colocar a buena parte de los 900.000 jóvenes en paro, y que la Seguridad Social recorte su gasto social.

5) Tanta es la prisa y la urgencia por sacar dinero, que la Ministra de Economía intenta resucitar el impuesto de Patrimonio, y subir los impuestos a las rentas más altas, pero da un frenazo antes de salirse de la curva: le advierten que las grandes fortunas se llevarán su dinero fuera de España (son los únicos que tienen medios para hacerlo) y entonces decide parar de repente.

Y, aunque parezca mentira, todo ello en cuestión de unos pocos días.

Ahora se entienden las prisas, el gran consenso para adoptar las medidas, y hasta la eliminación de facto de la democracia en España: Un líder extranjero nos dicta lo que tenemos que hacer; y el Presidente actual y el Presidente que ese líder estima que será su sucesor, implementan lo que se les manda.

Y nos podemos preguntar: ¿para qué necesitamos entonces el Parlamento, Senado, Consejo de Estado, parlamentos autonómicos, etc.? Si hasta para una reforma constitucional nuestros líderes estiman que no es necesario más que reunirse entre ellos…

Nos hemos enterado ahora que la democracia sólo existe en la calma, pero no con las prisas. O eso dicen.

viernes, 26 de agosto de 2011

ESPAÑA SUPRIME LA DEMOCRACIA: Alemania ha dicho basta

Durante estos días se suceden hechos de enorme importancia, que se van incorporando a nuestras vidas casi sin darnos cuenta: se reforma la Constitución, el mercado laboral, se cambia el impuesto de sociedades, se quieren quitar las diputaciones…¿Qué está pasando? ¿Tan grave es la situación?

Aunque ya avisamos de lo que se nos venía encima el día 17 de agosto en el artículo “AYER SE ACABÓ LA UNIÓN EUROPEA: España, qué pena me das…”, creo que es bueno hacer una cronología de los hechos, y las graves consecuencias que están trayendo para nuestro país y su democracia, que -de facto- ha quedado en suspenso.

Hoy mismo, la portavoz de un grupo parlamentario minoritario decía en una entrevista que había tenido una alarmante sensación en el reciente debate sobre las nuevas medidas económicas. Parecía que todo era una pantomima, para declarar lo que habían acordado los dos partidos mayoritarios al dictado de Alemania: el cambio de nuestra Constitución.

Pero vayamos a los acontecimientos vividos estos últimos días:

1) Alemania ya llevaba tiempo dándose cuenta de que la situación de algunos países en Europa estaba realmente mal.

Pero cuando aún no se ha completado el rescate de Grecia y Portugal, la situación en España se pone aún más preocupante. Y de repente aparece el gran agujero de Italia.

2) Aunque Alemania descarta salirse del euro, ve que le es cada vez más difícil tirar del resto de Europa.

Las ventajas de tener un gran mercado europeo no le compensan las enormes desventajas de tener que cargar con la deuda del resto de países.

3) Se publica el dato de crecimiento de Francia, que es prácticamente cero.

En ese momento los mercados se lanzan a atacar a Francia, con la idea de hacer que el euro caiga. Al final aparece que el ataque era más especulativo que otra cosa, pero muestra que el euro podría caer si los envites de los mercados se siguen sucediendo.

4) Alemania descubre por sorpresa que su crecimiento en el segundo trimestre del año ha sido prácticamente nulo.

Ángela Merkel se da cuenta entonces de que el daño que le está haciendo a Alemania la mala situación económica del resto de Europa es más importante de lo que pensaba. Si se tiene además en cuenta que la economía germana no está creciendo, el ataque de los mercados a Alemania es sólo cuestión de tiempo.

5) Alemania decide salirse de facto de Europa, y actuar por su cuenta. No dejará el euro para volver al marco, pero actuará como si el euro fuera sólo suyo.

A partir de ahora no se prestará dinero del Banco Central Europeo a los países en dificultades -especialmente España e Italia- sin que cumplan las condiciones que imponga Alemania.

6) En un hábil movimiento, Sarkozy consigue que se forme un eje franco-alemán.

Esto conviene a Alemania, puesto que no aparece como la única que toma las decisiones.

Francia pasa así a formar parte del nuevo centro de poder. Y para entrar en ese eje adopta por sí misma y antes de que se lo pidan, todo lo que pretende Alemania:

- Pone un límite legal al déficit en el que puede incurrir cada año.
- Sube toda una serie de impuestos.
- Reduce el gasto público.
- No sólo no pide eurobonos, sino que indica a los demás países que no es lo adecuado.

Lo primero que hace el eje franco-alemán es poner las cosas claras a los dos países problemáticos -Italia y España-: No se les comprará más deuda si no cumplen unas duras exigencias que no admiten discusión alguna. Así que tienen dos opciones: o adoptarlas inmediatamente o irse a la quiebra.

Les hacen llegar además a los presidentes de ambos países las condiciones por escrito, aunque firmadas por el Banco Central Europeo por mantener las formas. El Presidente español, con cierta fama de un exceso de flexibilidad a la hora de adoptar medidas, hace llegar de inmediato a Alemania que dichas medidas se cumplirán.

¿Qué hace Italia?: Silvio Berlusconi comparece en público anunciando medidas dramáticas, que incluyen suprimir ayuntamientos y hasta regiones.

¿Y qué hace España? Pues decide un modo de proceder que reflejan la juventud de nuestra democracia: No habrá grandes discusiones políticas (Alemania dejó claro que no había tiempo, que las medidas tenían que tomarse inmediatamente); el Presidente no comparece en público para anunciar las fuertes exigencias que se nos venían encima; se decide que se harán las cosas de inmediato y sin debate, ni público ni en el Parlamento: No hay tiempo que perder.

El Presidente contacta con el líder de la oposición, que ya es consciente de la gravedad de la situación por su cercanía a Ángela Merkel. Le anuncia las medidas que hay que adoptar y que le ha hecho llegar el Banco Central Europeo. Son exigencias y no propuestas.

De manera paralela, el Presidente pone al corriente al candidato de su partido de lo que va a venir. Éste no tiene más remedio que avisar a los pesos pesados de su formación de las exigencias que se van a ir adoptando. Muchos deciden abandonar el barco, especialmente en cuanto aparecen las primeras medidas impuestas por Alemania.

¿Y qué ocurre entonces?:

1) Se convoca al Parlamento para aprobar una serie de medidas económicas sin mucha importancia.

Se anuncia entonces por sorpresa el cambio en la Constitución como algo necesario e irrebatible: se pondrá un techo al déficit. Se hará además siguiendo el modelo adoptado por Alemania en su Constitución.

Dado que la oposición se ha visto obligada a apoyar en todo al Gobierno por la mala situación económica, y sienten que no se les ha dado espacio más que para firmar, intentan que al menos el Presidente desvele que ha obrado al dictado de Alemania, y que refleje así sus errores ideológicos. No lo hace. Piensa que ya tiene bastante con actuar contra su voluntad por exigencias exteriores.

2) Se toman toda una serie de medidas para recibir ingresos a corto plazo, y no parecer que sólo vamos al Banco Central Europeo a lavar nuestra deuda sin exigir a nuestros ciudadanos:

- Se cambia el impuesto de sociedades, de tal forma que las empresas grandes paguen ya a cuenta una mayor cantidad del impuesto.

- Se está estudiando resucitar el impuesto de patrimonio y una subida de tipos a las rentas más altas.

- Se analizan otras privatizaciones que reporten altos ingresos, similares a las de Loterías y los aeropuertos de Barajas y el Prat.

3) Se flexibiliza el mercado laboral:

- Se amplía el contrato temporal de tal forma que se pueda encadenar más de dos años seguidos.

- Se extiende el contrato en formación y en prácticas.

4) Se estudia el adelgazamiento del estado a todos los niveles:

Se ha lanzado el globo sonda de las diputaciones, pero se espera una reforma de más calado, al estilo italiano.

¿Os imagináis todo eso sucediendo hace sólo un año, sin tener más debate que una convocatoria parlamentaria en agosto? ¿Dónde está la oposición política? ¿Y los sindicatos?

Y sobre todo: ¿dónde está la soberanía popular? Ni siquiera se le consulta para cambiar la Constitución, porque por un recoveco evita que sea estrictamente necesario…

Conste que no digo que la situación no sea de extrema gravedad. Tampoco creo que sea el momento de andar con dudas cuando caminamos por el borde del precipicio. Tal vez haya que poner nuestras voluntades en manos de los líderes elegidos, y que de facto la democracia quede en suspenso con el proceso que se está siguiendo con la Constitución...

Pero cuando dependemos exclusivamente de las decisiones de una nación extranjera -Alemania- y su líder, pienso que al menos hay que decir a los ciudadanos la verdad. Que alguien comparezca y nos diga que las cosas están mal, y que ya no es el momento de las culpas ni del titubeo, sino de las medidas extraordinarias. Que nuestro futuro va en ello y por eso se actúa de esa manera.

Tal vez no podemos esperar un discurso como el de Churchill (puede leerse en nuestra entrada del día 17 de agosto), pero sí deberíamos tener a alguien con la suficiente talla política para explicarnos qué está pasando y qué va a pasar, de verdad, sin componendas, y  sin que tengamos que descubrirlo cuando son ya hechos consumados. Sería lo deseable. También exigible. En democracia.

jueves, 25 de agosto de 2011

SERÍA UN DESASTRE QUE LOS BANCOS CAYERAN: ¿Seguro?

La historia de Pedro López, del martes 16 de agosto en nuestro blog ( EL RESCATE DE LA BANCA: La realidad al desnudo ), es una de las entradas más vistas. Ha provocado una avalancha de comentarios, emails, tweets, etc, demostrando que la situación y actuación de la banca es uno de los temas de más controversia. Sobre todo porque nos afecta a todos de un modo u otro.

Uno de los emails pedía la aclaración de por qué siempre se ha dicho y se sigue manteniendo que los bancos no deben caer, que las consecuencias serían desastrosas para el sistema financiero y la economía. Pero creo que es el momento de preguntarnos si eso ha de ser así, y si nuestro sentido común nos dice que debe mantenerse a toda costa.

Vayamos al final de la historia de Pedro y la situación de los intervinientes, que es la historia de los embargos:

- PEDRO: Se encuentra en Ávila sin su piso, que se ha quedado el banco porque no tiene dinero para pagar la hipoteca.

- BANCO: Se ha quedado el piso de Pedro. Lo ha puesto en su contabilidad a un precio superior del real. El Banco de España le obliga ahora a rebajar el precio de ese piso para que refleje el auténtico valor. El banco tiene 6.000 pisos como el de Pedro, y le faltan 84.000 millones de pesetas en su contabilidad.

- BANCO DE ESPAÑA: Como el banco no tiene esos 84.000 millones, no le quita el piso de Pedro (y los demás pisos), sino que rescata al banco y repone los 84.000 millones que faltan. Dinero que viene de nuestros impuestos, pero ése es otro cantar.

En definitiva, el banco le embarga el piso a Pedro porque no puede pagar la hipoteca, y el Banco de España rescata al banco porque no puede poner los 84.000 millones que le faltan en su contabilidad. Y todo ello, porque “los bancos no deben caer, ya que sería un desastre para el sistema financiero y la economía”…

Pero vayamos al origen del problema y a las preguntas fundamentales:

1) ¿Por qué el banco le da un préstamo a Pedro?

Para que se compre un piso que es claramente superior a lo que puede permitirse.

2) ¿Cuál es el negocio del banco?

Coger el dinero depositado por sus clientes y prestarlo a otras personas a cambio de que le paguen intereses. Para asegurarse de que le pagan, hace un estudio de estos clientes para evitar que sean morosos, y además les exige un aval para quedarse con él en caso de que no le paguen.

3) ¿Qué pasa si todo va bien?

El banco ganará dinero suficiente para devolver lo que ha tomado prestado de sus clientes y quedarse con un beneficio (los intereses que ha cobrado a los que ha prestado el dinero).

4) ¿Qué pasa si las cosas van mal?

Pues que el banco se quedará con el aval dado a cambio del préstamo, en nuestro caso el piso de Pedro.

Y ahora vienen las preguntas fundamentales:

- Si los bancos tienen tantos pisos en propiedad en estos momentos, ¿por qué es?

Porque han prestado mucho dinero a personas que no han podido devolverlo.

- ¿Pero a qué se debe? ¿Hemos de suponer que los bancos han sido muy malos detectando a los morosos?

Eso se hace difícil de sostener, porque los bancos tienen personas muy cualificadas que estudian al detalle a los clientes.

- ¿Entonces no será que los bancos quisieron hacer mucho dinero con los pisos, prestando a todo el mundo el dinero que necesitaba –y más del que necesitaban– con idea de que si no pagaban los mismos bancos se quedarían con esos pisos para luego revenderlos más caros?

Pues parece que los tiros pueden ir por ahí…

- ¿Y qué pasó cuando los pisos dejaron de subir y bajaron?

Pues lo mismo tanto para Pedro como para el banco:

Si Pedro vendía el piso o se lo daba al banco, no valía lo suficiente como para pagar el préstamo.

Si el banco se quedaba con el piso de Pedro, no valía suficiente como para poder cubrir lo que el banco le exigía en su contabilidad.

- Y si el banco le quita el piso a Pedro porque no puede pagarlo… ¿Por qué el Banco de España no le quita el piso al banco así como su licencia para seguir teniendo sucursales?

Pues sinceramente: no hay respuesta convincente.

- Y ¿por qué el Banco de España puede dar al banco 84.000 millones para rescatarlo y no puede ayudar a Pedro a pagar su hipoteca?

No estoy haciendo populismo, ni soy de los que creen que se debe echar toda la culpa a los bancos: Pedro hizo mal en tomar prestado un dinero que luego no pudo devolver. Pero, ¿no hizo mal el banco prestándole el dinero a Pedro?

- Además: ¿No fueron a hacer negocio tanto Pedro como el banco? ¿Por qué ayudar al banco y no a Pedro? ¿Por qué esperar a que el banco tenga un agujero de 84.000 millones de pesetas y no dar un plazo de pago más cómodo a Pedro, o incluso un retraso en los pagos de hipoteca hasta que consiga empleo?

No digo que esto tenga que ser lo normal, puesto que se hace un agravio a los que pagan religiosamente su hipoteca. Pero una vez hecho el mal: ¿no sería mejor ayudar un poco a los que de hecho tienen los pisos en vez de esperar a que los bancos tengan todos esos pisos y entonces rescatarlos?

- Y hablando de responsabilidades: ¿por qué el Banco de España no detectó o permitió que los bancos prestaran dinero con tanta facilidad a personas con riesgo de no pagar?

Vayamos ahora al axioma que dice que sería un desastre que los bancos cayeran:

- ¿Ha habido un pánico general en España porque se han cerrado oficinas bancarias?

No  mayor que el que ha producido el cierre de hoteles, restaurantes, concesionarios de coches, gestorías…

- ¿Se tiene que tutelar el sistema bancario en España porque es el principal negocio de nuestra economía?

El principal negocio es el turismo. Los hoteles, restaurantes, agencias de viajes, etc, han cerrado sin que nadie los rescatase. También las constructoras eran el motor (exagerado) de nuestra economía, y han caído…

- ¿Cundiría el pánico y la gente sacaría el dinero de los bancos?

Tal vez, pero… ¿no sería lógico que la gente sacara su dinero de las empresas -bancos- que usan su dinero para hacer negocio, si esos negocios son ruinosos porque se lo prestan a gente que no puede devolverlo? También la gente ha sacado su dinero de restaurantes y tiendas de ropa ruinosas (cerrando los negocios) y no ha pasado nada.

En conclusión, veamos lo que ocurriría si los bancos fuesen tratados como las demás empresas:

- Tendrían que publicar en qué emplean nuestro dinero, y entonces decidiríamos a qué banco confiar nuestros ahorros. Y si descubriésemos que nuestro banco es un desastre, los llevaríamos a otro.

- El Banco de España tendría o bien que garantizar –como hace ahora– que el dinero depositado en los bancos podrá recuperarse por los clientes aunque el banco caiga, u obligar a los bancos a que contraten seguros para que estos paguen a sus clientes si ellos van a la quiebra.

¿Y por qué no se hace?

Bueno, si tenemos en cuenta que ahora los bancos se dedican sobre todo a comprar la deuda que tiene el Estado, y que el Estado los necesita para colocar buena parte de sus bonos, esta pregunta no hace falta responderla...


miércoles, 24 de agosto de 2011

DEPOSITEN SU VOTO EN LA PAPELERA: Españoles, ¡estáis intervenidos!

Me ha mandado uno de los lectores un email para decirme -con algo de maldad- que en realidad no me he ido de vacaciones, que he dejado de escribir para esperar a que los hechos corroborasen los artículos anteriores.

Bueno, en realidad sí he estado de vacaciones cuatro días, pero hemos podido comprobar que a los lectores del blog no les han pillado por sorpresa los últimos acontecimientos:

- Ahora todo el mundo habla de que la Unión Europea se ha roto:

Se fortalece cada vez más el eje franco-alemán. También hay ya países en clara rebeldía, como Finlandia, que hace pocos días pidió unilateralmente a Grecia garantías de que le devolvería el dinero si le prestaba fondos para su rescate.

Como la UE en la práctica no existe, ha sido Merkel la que ha dado un toque a Finlandia para que retire la exigencia a Grecia: aquí la única que impone las reglas es Alemania.

- De los Eurobonos avalados por Alemania ya nadie habla en serio:

Como era de esperar, Alemania ha dicho que no piensa avalar a nadie más que a sí misma, y en todo caso a Francia. Y los demás que se busquen sus propias habichuelas.

- Algunos contemplan con sorpresa que vamos a cambiar la Constitución y ni siquiera hay votación popular. Y piden votar:

Ya anunciamos el día 17 de agosto que nos iban a obligar a cambiar la Constitución, nos guste o no, si queremos que nos sigan haciendo un mínimo de caso desde el eje franco-alemán. Pero es que además, ya desde que el Banco Central Europeo nos empezó a comprar nuestros bonos de deuda que nadie quería, nos impuso de parte de Alemania (que en el fondo es la que paga) toda una serie de condiciones a cambio.

Y ahora ya hemos empezado a vislumbrar esas condiciones, y las consecuencias de nuestro gran endeudamiento y de la necesidad de pedir prestado para poder sobrevivir:

1) España, ya que no puede estar en el eje franco-alemán, se va a dedicar a partir de ahora a ser la primera que obedezca las instrucciones de Alemania (que es quien manda en ese tándem), para al menos no quedar aún más descolgada del núcleo de poder y que nos sigan costeando la inmensa deuda que tenemos.

2) La primera imposición de Alemania ha sido que dejemos de tener un déficit galopante, es decir, que dejemos de gastar siempre más de lo que ingresamos, especialmente las Comunidades Autónomas.

Como el Gobierno no puede obligar a las Autonomías a dejar de gastar tanto, y además para hacerlo a nivel estatal tiene que cambiar la Constitución, ha actuado con la rapidez y firmeza que le piden desde fuera:

- Ha convocado al Parlamento en agosto, con la excusa de aprobar un paquete de medidas económicas de alcance limitado.

- Ha introducido por “sopresa” la nueva medida de limitar el déficit que se puede tener cada año (lo que se gasta de más respecto a lo que se ingresa).

- La medida de freno al gasto y al déficit se dice que afectará tanto al Estado central como a las autonomías. De esta forma, como por rebote, aparecen afectadas las Comunidades Autónomas, cuando en realidad son las primeras destinatarias de la medida impuesta por Alemania.

CONCLUSIÓN:

1) Se va a introducir en la Constitución la primera imposición alemana: limitar el gasto del Estado y Comunidades Autónomas.

2) Nuestros dirigentes no pueden hacer nada frente a eso, pues necesitamos que el Banco Central Europeo (dominado por Alemania) nos financie la deuda.

3) Hay unos cuantos españoles que andan revolucionados pidiendo votar dicha medida, porque las reformas constitucionales han de ser votadas por todos los españoles. Nadie a nivel político les hace caso (sólo se les deja montar un poco de jaleo en las redes sociales), porque frente a Alemania ahora nuestra situación es de simple acatamiento.

Éste ha sido sólo el primer asalto. Atentos porque en los próximos días y semanas aflorarán las siguientes medidas que nos han exigido y nos seguirán imponiendo. Acordaos del artículo del día 16: “QUÉ PREVISIBLE ES LA POLÍTICA: Exigencias no publicadas y la buena senda”.

Nos toca ahora obedecer. Porque debemos mucho a quien nos manda. Y al día siguiente de obedecer conseguimos que el Banco Central Europeo nos compre nuestros bonos de deuda. Y eso hoy por hoy lo necesitamos más que el comer.