ÚLTIMOS COMENTARIOS

jueves, 29 de septiembre de 2011

LA BOLSA ESTOS DÍAS (II): Soy un truhan, soy un señor


(Continuación del artículo de ayer)


Va a dar comienzo la carrera de caballos entre BOLSA, BONOS, ORO y EFECTIVO. Pero antes corres a la taquilla para poner tus apuestas.

Estos son los distintos tipos de inversores que hay:

A) Muy poco arriesgado:


Inviertes el 75% de tu dinero en ORO y EFECTIVO; un 25% en BONOS Y BOLSA.

De esta forma, cuando vaya pasando el tiempo, conservarás lo que tienes; y sacarás algo de beneficio por la subida del oro. Ganarás sólo un poco con tus bonos y la bolsa. Además, caso de que el país de donde son los bonos (Grecia, Portugal, España, etc.) quiebre, te quedarás sin una cantidad pequeña de dinero.

Siendo este tipo inversor, lo normal es que no pierdas dinero, y si lo haces es muy poco.

B) Riesgo medio:

Inviertes un 25% en cada lugar: BOLSA, BONOS, ORO y EFECTIVO.

De esta forma, si todo va bien, ganas un buen dinero. Además, si alguno de esos productos va mal, se compensará con otros que vayan bien. Podría suceder que todo bajase, pero es una probabilidad remota.

Así, este tipo de inversor lo normal es que gane más que el muy poco arriesgado, pero puede perder dinero si las cosas no le van bien.

C) Riesgo alto:

Inviertes un 75% en BOLSA Y BONOS; un 25% en ORO Y EFECTIVO.

De esta manera, puedes hacer mucho dinero si las cosas van bien. Pero siempre que la bolsa suba, y los países que han emitido los bonos que tú has comprado no quiebren.

Si todo va mal, al menos no perderás lo que tiene tienes en oro y efectivo. Pero como has metido en esto poco dinero, las pérdidas serán en general grandes.

¡Y salen los caballos! La carrera es muy interesante, porque está muy igualada; salvo la yegua BOLSA, bastante rezagada desde el principio.

Como la economía va mal, las empresas también. Si te has hecho con acciones de esas empresas en la bolsa, ves cómo van perdiendo valor. Así, cada semana vemos que la bolsa baja y baja. A veces sube un poco, para luego descender de nuevo.

El motivo reside en que ahora los dirigentes y agentes económicos hablan mucho de economía, pero toman pocas medidas. Y sobre todo, no se ocupan de la economía real: el crecimiento, creación de puestos de trabajo, tranquilidad social... Por tanto, las empresas y sus beneficios descienden; y tu dinero invertido en las acciones de esas empresas también.

ORO va el primero, tres cuerpos por delante del resto. El público grita de puro estremecimiento, porque la mayoría ha apostado dinero a ese caballo.

Como nadie se fía de la situación económica, la mayoría de inversores tiene algún dinero metido en oro. Así, hay una gran demanda del metal, y dado que su producción es bastante pequeña (lo que se extrae de las minas), el precio sube mucho.

EFECTIVO, como su nombre indica, no da sorpresas: marcha en segundo lugar, a un ritmo estable. Llegará seguro a la meta en los puestos de cabeza.

El dinero lo tenemos en una cuenta corriente en diversos bancos, y algo en billetes. Por tanto, no sufrirá pérdidas. No ganaremos prácticamente nada (sólo el interés que nos dé la cuenta corriente, que es muy poco), pero no perderemos.

Y BONOS causa inquietud entre sus apostantes, porque tras un inicio prometedor, ahora va casi igualado por atrás con BOLSA. Sus apostadores están temblando, ya que no saben si llegará a la meta.

Hasta ahora parecía que los bonos eran algo muy estable, porque consistían en prestar un dinero a los estados (Grecia, España, Alemania, etc.), para recuperarlo al cabo de pocos años con los intereses. Pero como algunos países están a punto de quebrar ahora, puede que se pierda el dinero invertido.

¡Y termina la carrera! Ha llegado OROS en primer lugar, EFECTIVO en el segundo, luego BONOS, y por último BOLSA muy rezagada.

La gente se agolpa en taquilla para recoger el dinero de sus apuestas. No ha habido grandes ganadores, pero muchos han recuperado lo que metieron, pues había pocos dispuestos a arriesgar.

Pero… Un momento… Hay una persona en el público que no para de dar saltos… ¡Qué raro! Pero si es Juan Lanzado... El hombre más arriesgado del hipódromo.

¿Se ha vuelto loco? Si todo el mundo sabe que siempre apuesta a ese desastre de yegua que es BOLSA, y ha llegado la última: ¡Con cuatro cuerpos de desventaja!

Este Juan está realmente ido... Se va para la taquilla diciendo que se ha "puesto corto"… Pero espera… ¡Que está cobrando mucho dinero!

Estos días se habla mucho de las “posiciones cortas” en bolsa. De hecho, ha habido una famosa aparición de un broker en la BBC (que luego ha resultado ser prácticamente un aficionado) diciendo que gracias a esas posiciones se estaba haciendo millonario con la crisis.

Las "posiciones cortas" o "ponerse corto", no es otra cosa que “apostar” a que la bolsa caerá. Es decir, apuestas a que el caballo pierda.

¿Qué pasa si el caballo no pierde, si la bolsa o las acciones por las que has apostado suben?: Que te quedas sin dinero. ¿Y si efectivamente la bolsa o esas acciones bajan?: Pues ganas; y puede que mucho dinero.

Como Juan Lanzado sabía que la yegua BOLSA era realmente penca, que no estaba bien cuidada, no le daban de comer casi ningún día, y parecía más un galgo que un caballo de lo delgada que estaba…

¡Apostó a que llegaba la última! Y como era de esperar, en ese puesto llegó. Y por esta vez, Juan ganó una montaña de dinero.

En estos momentos en que la economía está tan mal, y no se toman medidas reales que la mejoren, lo normal es que la bolsa y las acciones de la mayoría de las empresas bajen.

Los tachan de malvados, especuladores, carroñeros y otros adjetivos malsonantes; pero indudablemente hay inversores que apuestan a que la bolsa cae... Y ganan.

Cuando salía del hipódromo con los bolsillos llenos de dinero, la gente insultaba a Juan Lanzado.

Él ponía cara de “ande yo caliente y ríase la gente”, mientras murmullaba para sus adentros: “¡Que hubiesen cuidado y dado de comer a la yegua!”

Y Juan Lanzado fue desde ese día un villano, pero feliz.