ÚLTIMOS COMENTARIOS

lunes, 8 de abril de 2013

¿DÓNDE ESTÁN NUESTRAS PENSIONES?: Las tiene Juan Palomo


Hay un famoso dicho que puede aplicarse en gran medida a la economía, concretamente a las finanzas, y es aquel de "Juan Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como".

Puede servirnos de ejemplo lo que sucede con la ya gigantesca deuda del Estado, que hace pocos años era tan sólo el 36% de lo que España producía en un año, pero en breve llegará al 100%.

Para entendernos: si producimos aproximadamente un billón de euros todos los españoles juntos en un año, en breve el Estado va a deber un billón de euros.

Esto quiere decir que si quisiéramos pagar nuestra deuda de golpe, tendríamos que trabajar los más de 40 millones de españoles durante un año entero sin gastar nada, y no comer, beber, vestir... Por eso resulta casi impagable.

Sin embargo, el Estado sigue gastando a todo tren, lo cual significa que tiene que haber alguien que le preste dinero, ya que lo que ingresa por impuestos no es suficiente.

Para hacernos una idea: este año España tiene previsto gastarse 60.000 millones de euros más. Y esos millones se sumarán por tanto a los que ya debemos.

¿Quién será el atrevido que le preste ese dinero? ¿Quién le puede seguir prestando a un país con una deuda desbocada?: Aquí es donde el dicho "Juan Palomo, yo me lo guiso yo me lo como" entra en juego:

El Fondo de Pensiones, controlado por el Estado, contiene en teoría dinero con el que poder pagar a los pensionistas en caso de que lo que ingrese la Seguridad Social no sea suficiente. Se trata de una especie de reserva por si lo que todos cotizamos no da para pagar esas pensiones.

Pero ese dinero no se deja allí guardado (lo cual no estaría mal en los tiempos actuales), sino que se va inviertiendo.

Pues bien, ¿en qué invierte ahora el Fondo de Pensiones su dinero?: ¡En prestárselo a España!

Por tanto, si uno entra en la caja fuerte de ese Fondo, se encuentra con que un 97% de lo que había se ha invertido en financiar los gastos Estado.

Podemos imaginarnos entonces la escena cuando España necesita dinero como una especie de subasta:

- A ver, ¿quién de los presentes quiere prestarle dinero a España? ¿Alguien? ¿Nadie? A ver, sí, parece que hay una señora del fondo... ¿Cómo se llama usted? ¿España?

- ¡Adjudicado! España le presta a España con el dinero de los pensionistas españoles.


Todo es perfecto, salvo si uno se pregunta por qué nuestras futuras pensiones tienen que estar invertidas en algo que los demás no quieren tanto.

Si es algo tan bueno, ¿tendrán también los pensionistas alemanes, finlandeses y franceses invertido el 97% de su dinero en prestárselo a España? ¿O acaso en prestárselo siquiera sus propios países?

Porque si no es así, entonces no se está invirtiendo nuestro dinero futuro con criterios de seguridad y rentabilidad, sino de conveniencia...

... O en alimentar a las palomas. De un gasto del Estado desbocado. Que se lleva el dinero volando. Y nuestras pensiones. Y nuestro futuro.